sábado, 30 de septiembre de 2017

CHARLES BRADLEY – Changes (Daptone Records, 2016) / Soul clásico en el siglo XXI

Charles Bradley es uno de los principales agitadores del soul clásico del siglo XXI. Un “soul man” de otro tiempo, que ha recuperado con una intensidad inusitada el viejo aroma del soul sureño, de aquel soul del puño cerrado, de vientos afilados, guitarras “bluseras” y voces desgarradas, que enardeció la música negra durante la segunda mitad de los años 60, gracias al impulso de sellos como Stax y Atlantic. Un sonido explosivo y descarnado que protagoniza Changes, su tercera entrega, publicada en 2016, para el sello Dunham, subsidiaria de Daptone Records.


Changes es un disco en el que sobresalen sus baladas y medios tiempos, interpretados por Charles Bradley con la garra y emoción de los grandes maestros del soul. Y es curioso, pero a pesar de haberse labrado su carrera en modestos “shows” interpretando temas de James Brown, a nosotros nos parece que su estilo podría haber surgido más bien de un cruce imposible entre Otis Redding y Salomon Burke. Y Nobody but you podría ser un perfecto ejemplo de esto. Una bonita balada, en la que Charles Bradley comienza acaraciando cada nota para luego ir desgarrando su voz conforme los afilados vientos de los Dap Kings van subiendo de tono. Más tierna y envolvente resulta esa maravilla titulada Things We Do For Love. Mi tema favorito del disco, sinuoso, elegante y embaucador. Soul de finos trazos firmado por Thomas Brenneck, productor del disco, en el que sobresalen los cuidados coros The Sha La Das y el cálido hammond final. Algo más clásico pero igual de adictivo resulta ese otro medio tiempo de ritmo pegajoso titulado You Think I Don't Know (But I Know), esta vez con Saun & Starr a los coros, otra de las referencias básicas del sello Daptone. Medios tiempos y baladas como Crazy for your Love, Changes y Slow Love, que sin duda son lo mejor de este disco de emociones rasgadas, que quizás flojee en los momentos más funkies y vibrantes, con una rotunda excepción, el poderoso e intenso Ain`t it a Sin, un cóctel imponente entre Wilson Picket y los Temptations de los 70. 

 

Charles Bradley tiene la energía y el carisma de los viejos "soulmen", y en Changes vuelve recuperar con descaro y efectividad los parámetros más vitales del soul: su pasión, su crudeza y su emotividad. Y todo ello acompañado tanto en la composición como en la interpretación de los temas y en los coros, de gran parte del equipo que constituye la factoría de Daptone Records, y que forman sus principales grupos instrumentales y vocales como The Dap Kings, The Budos Band, Menahan Street Band, Saun & Sarr y The Gospel Queens. Un funcionamiento muy similar al que tenían sellos como Motown y Stax en los 60, y que es toda una garantía para las efectivas producciones de este sello, fundado en el 2001 por Bosco Mann and Neal Sugarman

Charles Bradley nos dejó tristemente el pasado 23 de Septiembre de este 2017, a la de edad de 68 años. Este luchador impenitente, que consiguió iniciar su carrera discográfica a la tardía edad de 62 años, tras una vida llena de obstáculos y múltiples ocupaciones, nos ha dejado algunos de los mejores temas de soul del siglo XXI, y tres discos repletos de intensidad y emoción: No time for dreaming (2011), Victim of Love (2013) y Changes (2016). Sirva este artículo como un pequeño homenaje de Sensaciones Sonoras a su figura. Descanse en paz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario