Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2006

JAMES BROWN - Soul on the top (1970)

Soul on the top es ese disco que alguna vez intuiste que podía existir pero que nunca te atreviste a buscar. Si señores, el espectacular, frenético, explosivo y salvaje James Brown, padrino y garganta privilegiada del soul, inventor del funk, precursor del rap y referencia básica para la huestes del hip-hop, que tantas y tantas veces nos ha dejado exhaustos en la pista de baile con sus demoledores y espasmódicos ritmos, y su arrebatadora energía, adoraba el jazz. Aquel jazz desgarrado, repleto de swing, blues y poderosas voces, dominado por desaforadas orquestas de irreductibles vientos. Si, de aquel exuberante jazz que brotaba tórridamente de las big bands de Duke Ellington, Benny Goodman, Woody Herman, o Benny Carter, entre otros.

Si amigos, Soul on the top es una maravillosa anomalía en la discografía de James Brown, que a nuestro singular, prolífico y excesivo protagonista se le ocurrió lanzar nada más y nada menos justo en medio de la explosión funk, en pleno 1970, meses …

STAN GETZ - Big band Bossa Nova arranged and conducted by Gary McFarland (1962)

Bosa Nova, jazz-bossa y jazz-samba. Dulce y sensual bosanova. Una mezcla perfecta y embriagadora de sensualidad sonora y exquisitez melódica, con chispeantes momentos de máxima vitalidad es lo que desprende este olvidado disco de Stan Getz, titulado Big Band Bossa Nova, que vió la luz en la segunda mitad de  1962.

Un disco excelente, donde el saxo tenor de Stan Getz vuelve a deslumbrarnos con su pasmosa naturalidad y encanto a la hora de interpretar esos sinuosos y exquisitos acordes tan propios de la bossa, esta vez acompañados y potenciados por la exuberancia sonora de una gran big band, magistralmente dirigida por Gary McFarland, que además en este disco nos regala algunas de sus composiciones más inspiradas, y donde brillan con luz propia la guitarra de Jim Hall y el piano de Hank Jones.

Y la verdad es que este Big Band bossa Nova tiene bastante culpa de que en Sensaciones Sonoras hablemos insistentemente de este cálido sonido carioca, ya que fue el primer disco de bossa …

HUMBLE PIE – Town & country (1969)

Town & Country  de Humble Pie es una pequeña maravilla que irradia con intensidad una embriagadora dulzura salvaje, que compagina magistralmente deliciosos momentos acústicos, en la onda de The Universal de los Small Faces como Take me back y Every Mother’s son, con poderosos guitarrazos descarriados de rock grasiento al estilo de los Stones o los Faces como demuestran Down Home Again o The Sad Bag of Shaky Jake, aunque este último tema es algo más reposado y bluesy.

Sin duda, podemos afirmar que Town & Country es un disco sin desperdicio desde elprincipio al fin. Publicado en 1969, por el sello de Andrew Loog Oldham, Inmediate Records, es un disco en el que aún tienen cabida los últimos bellos coletazos de la psicodelia británica, como ese precioso medio tiempo dominado por el sitar de Marriot que se llama The light of love o ese otro ramalazo de psicodelia rock, liderado por un certero piano eléctrico, que es Cold Lady y que en cierta medida recuerda a los Trafficde Ste…

SMOKEY ROBINSON & THE MIRACLES - Puro ADN de Motown

¿Te interesa el soul, y el pop soul de comienzos y mediados de los 60, y no sabes por donde empezar? Pues no lo dudes, apunta a The Miracles en tu agenda y hazte con alguna de sus recopilaciones. Descubrirás parte del soul más emocionante y adictivo que se ha hecho hasta la fecha, un deslumbrante arco iris emocional distribuido en intensos pasajes de menos de tres minutos, que removerán todas y cada una de tus terminaciones nerviosas. Soul, o más bien pop-soul, exquisito e inmediato, pero sin fecha de caducidad. Y esto lo digo con auténtico conocimiento de causa. ¿Cuántas veces habré escuchado esa pequeña maravilla llamada You’ve really got a hold on me, versioneada por casi todos los grandes grupos británicos de los 60, Beatles, Small Faces y Zombies entre ellos? Os aseguro que muchísimas veces. Pues bien, el otro día cogí casi por casualidad una recopilación de Motown a la que hacía tiempo que no recurría y al llegar a este fantástico tema, volví a experimentar el mismo des…

DR. DOG - Takers & Leavers (2006)

Como si de un fantástico viaje en el tiempo se tratara, Dr Dog nos trasladan a aquel mágico momento de finales de los 60, en el que la psicodelia perdió sus efectos alucinógenos, descubriéndonos un pop de melodías exquisitas y ensoñadoras, dibujadas en base a cálidas guitarras que a veces parecen de chicle y que se diluyen entre sugerentes teclados. Y es que este Takers & leavers contiene toda la elocuencia melódica de aquellos años, consiguiendo ese sonido añejo tan característico que Dr Dog se esfuerzan en recuperar, grabando estas preciosas canciones en una vetusta mesa de 24 pistas.
Lo reconozco, estoy enganchado a este disco. Y para que os hagáis una idea de cómo suena este maravilloso EP de 6 canciones, editado este año por el sello Rough Trade, y que parece deshacerse deliciosamente en nuestros oídos, podéis pensar en un jugoso cóctel donde el sonido del doble blanco de los Beatles y ciertas armonías del Surf’s up de los Beach Boys se entrecruzan con melodías,…

THE RIFLES - No love lost (2006)

Pop rock urgente, de rabiosas guitarras envueltas en contagiosas melodías, y rotundos estribillos de fácil y directa asimilación, es lo que nos proponen estos cuatro chicos del norte de Londres, que responden al nombre de The Rifles, en su disco de debut, titulado No Love Lost, publicado en julio de este año por el sello Right Hook .  Pop rock con una clara denominación de origen británica, y cierta actitud mod que recupera en estos convulsos días, la frescura y descaro que poseían aquellas gloriosas bandas de finales de los 70 y primeros 80. Y es que al escuchar este disco me vienen inevitablamente a la cabeza aquellos pildorazos anfetamínicos que nos dejaron para la posteridad gente como The Chords, The Cortinas, The Squires, The Undertones y cómo no, los irrepetibles The Jam de Paul Weller.

No Love lostrecupera la esencia del mejor pop británico, pero no de cualquier manera y a cualquier precio. No estamos ante uno de esos hype de la prensa británica. La cosa promete. Aquí…

CANNONBALL ADDERLEY - Somethin' else (1958)

Adoro este disco, aunque reconozco que mi relación con el jazz es algo caótica y quizás un poco...desestructurada. Me gusta el jazz, o quizás un cierto tipo de jazz, casi siempre cercano al soul, al blues, al funk o a los sonidos latinos. Me gusta el cool jazz, mucho del swing de las big bands y la bossanova, de la que hablamos bastante por aquí. Y me encanta este Somethin' else, sus atmósferas humeantes de descuidada decadencia, sus ritmos contenidos , su rancio sabor a jazz con algún toque de perezoso blues, y esos vibrantes y embriagadores vientos, trompeta y saxo alto, que intercambian protagonismo y reparten vitalidad sonora en perfecta armonía. De verdad, es un auténtico placer dejarse embaucar y atrapar por esas sinuosas e intrincadas figuras sonoras, que dibujan la deliciosa trompeta de Miles Davies y el cálido saxo de Julian Cannonball Adderley, adornadas por las misteriosas y elegantes notas del piano de Hank Jones.


Y es que estamos hablando de uno de los gra…