miércoles, 19 de diciembre de 2012

BOBBY WOMACK - Deep river (2012)

Si señor, aquí lo tenéis en su más pura esencia, demostrándonos las bondades del soul más desgarrado, ése que perfora sin piedad tus más bajas emociones y revoluciona con virulencia tus sentimientos. El soul más quebradizo y austero que se basta de una guitarra, una poderosa voz y una sentida y añeja melodía para amplificar su valor, frente al descomunal vacío de muchas de las actuales propuestas musicales. Ahí quedan la fuerza que transmite, la autenticidad de sus acordes, la desnudez de su talento, la magia de lo más primario y directo. Tres minuntos escasos de pasión  y soul con mayúsculas, en los que Womack parece homenajear las enseñanzas de sus grandes maestros, Sam Cooke y Otis Reeding.



 Deep River se llama esta pequeña maravilla repleta de intensidad emocional . Un sobresaliente fragmento de esa sorprendente reaparición en forma de disco, titulado The Bravest Man In The Universe, que el maestro Bobby Womack nos ha entregado en este 2012 que se nos va, y que nos recuerda que Bobby Womack es uno de los grandes, un artista indispensable para entender la grandeza del soul.

miércoles, 10 de octubre de 2012

DIGI G'ALESSIO - Shiny Brazils (2009)

Me encantan estas ensoñadoras y envolventes propuestas electrónicas a medio camino entre el hip hop instrumental y el lounge, con suaves beats, ligeros toques jazzys y adictivas melodías.

Música electrónica de ritmos pausados, y ambiente chill con un irresistible toque kitsch, que desprende un extraño aura de efectos kaleidoscópicos que incitan al más absoluto de los abandonos y del disfrute. Música colorista y seductora, exenta de pretensiones, que coquetea con aquel easy lounge de los 60, y que puede convertirse en tu ansiolítico más efectivo, sin necesidad de prescripción facultativa.

Una seductora píldora musical grabada por este inquieto músico italiano llamado Digi G'Alessio, bajo licencia Creative Commons para el netlabel alemán IdEology en 2009 y que se compone de 9 sugerentes, hipnóticos y juguetones instrumentales que apenas superan los 2 minutos.

Un minutaje y una estructura sonora que convierte a este disco más en una experiencia pop, que en una entrega ambient, y en la que sobresalen esos maravillosos tres temas con los que se inicia el disco y que se denominan Lo french touch, Shiny y Love interlood.


Una cápsula sonora relajante, aunque al mismo tiempo sugerente y estimulante, que no podrás dejar de saborear y que seguro te lleva a husmear en la fructifera carrera de este interesante músico italiano, que comenzó su andadura musical en 1999 tocando el saxo por los clubs de jazz de la Toscana italiana, para posteriormente introducirse en el mundo de la producción y de la electrónica, terrenos en los que ha desarrollado desde el 2003 una amplia discografía con multitud de proyectos en un buen número de “netlabels”, que abarcan desde performances interactivas relacionadas con las artes gráficas hasta música para niños y que podrás descubrir, escuchar y descargar gratuitamente en su bandcamp  o en Soundcloud


martes, 2 de octubre de 2012

¡ Pop soul from the groove! . Sensaciones sonoras en Spotify


Llevaba tiempo queriendo rescatar estas deliciosas gemas de soul, o pop soul si preferís, extrañamente dispersas por el interior de algunos de mis discos favoritos de ese vibrante y órganico acid jazz contemporáneo que protagonizan bandas como The James Taylor Quartet, The Bamboos, The New Mastersounds o The Link Quartet, o tipos como Andy Lewis y Nicola Conte.

Y aquí están por fin, conformando esta seductora lista que supone la undécima entrega de Sensaciones Sonoras en Spotify. Una entrega de elegante pop soul de ascendencia retro, con exquisitos vocalistas, y un curioso origen : vibrantes discos de acid jazz o deep funk repletos de hammond. Preparate para disfrutar de una adictiva sesión de ¡Pop soul from the groove!

Aquí os dejo la lista de canciones que podéis escuchar en el enlace de abajo de Spotify

  1. Andy Lewis – (Love Is) Alive In My Heart
  2. James Taylor Quartet – Why Can't We Get Along 
  3. Frank Popp Ensemble – You've Been Gone Too Long 
  4. The Link Quartet – If I Could Only Be Sure 
  5. Nicola Conte – Do You Feel Like I Feel
  6. The Haggis Horns – On The Edge 
  7. The New Mastersounds – Your Love Is Mine 
  8. The Bamboos – I Don't Wanna Stop 
  9. Speedometer – You've Made Me So Very Happy featuring Ria Currie 
  10. The Sweet Divines – Money Tree 
  11. Smoove & Turrell – You Don't Know 
  12. Baker Brothers – If You Want Me To Stay featuring Hamish Stuart 
  13. The Sweet Vandals – Every Woman Is A Diva 
  14. Lefties Soul Connection – You Don't Know

martes, 25 de septiembre de 2012

KEITH – 98.6/ Ain't gonna lie (1967)



Si buscas una perla escondida de aquel juvenil, desenfadado y colorista pop de mediados de los sesenta, de efecto inmediato, voces cálidas, bonitos arreglos de viento y cuerda, e insuperables melodías, éste podría ser tu disco. Una pequeña joya rebosante de frescura, que a pesar de incluir singles memorables y con éxito de ventas como Ain't gonna lie, top 40 en USA , y el irresistible 98.6 que en España llegaron a popularizar los granadinos Los Ángeles, y que alcanzó el top 20 en USA y el 24 en UK, no consiguió el éxito necesario para consolidar a este intérprete americano llamado Keith entre la aristocracia pop de mediados de los 60, quedando relegado a un segundo plano, e inmerso en ese batallón de ilustres y olvidados “perdedores” de la música pop que componen el variopinto club de los “one hit-wonders”.

Un catalogación que no hace justicia a la calidad discográfica que Keith exhibe en los dos LPs que publicó a comienzos y finales del 67 para le sello Mercury, el excelso “98.6/Ain't gonna lie” del que hoy hablamos por aquí, y el no menos acertado, aunque quizás menos brillante “Out of Crank”. Dos discos de cuidada producción y elegante sonido, que nos descubren canción tras canción fantásticos destelllos de aquella irrepetible y maravillosa explosión pop que aquí no dejaremos de reivindicar.


Y dicho todo esto, creo que estamos en condiciones de volver a proclamar a los cuatro vientos que 98.6/ Ain't gonna lie es una pequeña maravilla. Si, una pequeña maravilla en la que tuvo mucho que ver su afamado y experimentado productor Jerry Ross. Un tipo que en aquellos días gozaba de los parabienes de la industria discográfica gracias a los éxitos que había conseguido años atrás con grupos como The Shapphires, Candy and the kisses y más recientemente con temas como ese sinuoso y fantástico Sunny que Bobby Heb llevó al número 2 en USA y Georgie Fame al top 20 en UK. Éxitos que permitieron a Jerry Ross rodearse de buenos compositores como Powers/Mischief ,autores de 98.6 y Ain't gonna lie, y llevar a Keith a grabar este fantástico disco a los estudios Bell Sound de New York con parte de los mejores músicos de estudio del momento, dotándole de ese sofisticado y elegante sonido que envuelve a la pícara voz de Keith y que sin duda amplifica el poder adictivo de unas irresistibles canciones que convierten este disco en una auténtica explosión de pop escultural, pegadizo y animoso, plagado de melodías infalibles, y perfectas armonías vocales.


Pop exquisito e impactante, de fácil asimilación y variados perfiles, ya que aunque coquetea majestuosamente con el uptown soul de ojos azules en muchos de los temas del disco, como en las maravillosas Ain't gonna lie, You'll come Running To Me, y Mind If I Hang Around, retrata magistralmente el sunshine pop en el clásico 98.6, y no duda en retozar con el garage más liviano en la poderosa White Lightnin', con el incipiente bubblegum en Sweet Dreams, con el doo wop en The Teeny Booper Song y hasta con el beat de última generación en esa acertada versión del tema Tell Me To My Face, que los Hollies le cedieron en su visita a las Islas Británicas durante la promoción del single 98.6 a comienzos del 67.

Otro disco excelente que un servidor pudo recuperar y disfrutar gracias a la excelente reedición en CDque el sello RPM Records lanzó en 2004 incluyendo los dos discos que Keith grabó para el sello Mercury entre el 66 y el 68, y cómo no, gracias también a ese libro de Juan Rivera que no dejamos de citar por aquí y que se titula Discos Ocultos,

martes, 18 de septiembre de 2012

KURT BAKER - Rockin' for a living (2011)

¿Te acuerdas de aquella gloriosa new wave, de aquellos aguijonazos de pop-rock vitaminado de no más de tres minutos, de sus adherentes melodías, de sus pegajosos estribillos, de su revoltoso descaro y arrogancia juvenil? Pues bien, aquí está de nuevo  de la mano de Kurt Baker en su versión más anfetamínica, melódica y enérgica, revoloteando salvajemente alrededor de los surcos de este impresionante mini-lp titulado Rockin' for a Living publicado en el 2011 por el sello Oglio Records. Un disco excitante, un tremendo pildorazo de efectivo power pop que sorprende por sus irresistibles canciones y ese intachable acabado nuevaolero que recupera de una forma tan exuberante aquella inolvidable explosión de adictivos guitarrazos y rotundas melodías con los que nos deleitaron personajes del calibre de Elvis Costello, Paul Collins, o grupos como los Plimsouls, los Knack, o los Romantics.

Y todo ello a cargo de este compositor y cantante americano de Portland, al que habrá que seguir la pista a partir de ahora, y que responde al nombre de Kurt Baker. Un tipo que según leemos en su web, no duda en definir acertadamente su música como un jugoso coctél de los siguientes elementos: Una cucharadita de Elvis Costello, media pinta de Paul McCartney, un galón de Joey Ramone y sólo una pizca de Rick Nielsen. Un cóctel sonoro adictivo y arrebatador que inunda Rockin' for a Living y es capaz de producirte punzantes descargas de adrenalina con temas tan vibrantes como ese Just Forget About It, que abre el disco, arrogancia vocal y excelencia melódica que parece extraída del This Year's Model de Costello, o como ese impetuoso y fantástico Don't Steal My Heart Away en el que parecen entrecruzarse las influencias de Costello con las de los Beat de Paul Collins, y que eleva un grado las revoluciones de un disco, cuyo ritmo se hace más rocoso e incisivo con la poderosa Can't Have Her Back (en el vídeo) en la que Kurt Baker no duda en recuperar la energía de los mejores temas de los Knack o los Romantics. Una energía siempre acompañada de buenas melodías y adherentes estribillos como los que protagonizan Kiss me, y Why You Gotta Lie, quizás los temas más americanos del disco y de los más deudores del sonido que engendraron Paul Collins y Peter Case en los Nerves, Beat o Plimsouls. Temas que dan forma a un disco rotundo, vitalista y rebosante de frescura que finaliza casi sin que te des cuenta con ese arrebato de punk-rock acelerado titulado The Problem, muy en la línea de lo que hacía Kurt Baker con su banda The Leftovers.


 

Sus detractores dirán que Kurt Baker no aporta nada y que repite clichés del pasado. No nos importa, a nosotros nos parece que aporta ingentes cantidades de energía bien canalizada a través de unas excitantes canciones, de esas que te impiden parar de saltar y cantar, y que insuflan una necesaria bocanada de frescura a ese power pop nuevaolero que no habría que dejar de reivindicar. Pop-rock directo, efusivo y efectivo el que se incluye en este extenuante mini-lp de 6 canciones, a pesar de sus escasos 16 minutos. Lo dicho, un disco vitaminado y vibrante para no parar de brincar, perfectamente descrito en esta apasionada reseña de
la web de Power Pop Actions

 

miércoles, 12 de septiembre de 2012

MICHAEL KIWANUKA – Home Again (2012)

La verdad es que uno siente una debilidad muy especial por este tipo de lamentos sonoros recubiertos por la emotividad del soul más clásico y depurado. Y no deja de sorprenderse gratamente cuando estos sonidos tan añejos afloran en pleno siglo XXI con el éxito y la repercusión mediática que ha tenido, al menos en Inglaterra, este fantástico disco de Michael Kiwanuka, titulado Home Again.

 Un melancólico y elegante ejercicio de soul clasicote de tintes sureños, algo pausado y sin estridencias, que revolotea con sumo acierto alrededor del jazz, el folk y el blues más taciturnos, con una intensidad tal, que denota ese plus de autenticidad tan necesario y vital a la hora reutilizar estos viejos cánones sonoros.

Sólo hay que escuchar las canciones que brotan de la guitarra y la profunda voz de Michael Kiwanuka para darse cuenta de que en Home Again, este joven compositor e intérprete británico de origen ugandés, ha sabido recuperar aquella tensión emotiva que caracterizaba los viejos discos de soul. Canciones que aunque giran principalmente alrededor de su guitarra y su voz, no prescinden ni de los cuidados arreglos de cuerda y viento, ni del magnetismo de unos envolventes teclados que aparecen en muchos de los temas del disco.


Unos temas llenos de matices y recovecos sonoros, que uno va descubriendo y disfrutando placenteramente con cada escucha, y que destapan sin rubor ese cúmulo de influencias que parecen haberles dado forma. Así, vemos cómo esas dos maravillas de cálido soul y tonos jazzys tituladas Tell me a Tale y I'll Get Along, en las que la  voz y los vientos rivalizan en protagonismo, podrían proceder de alguna sesión perdida del fantástico Moondance de Van Morrison, o cómo esos nostálgicos y desnudos medios tiempos de bellos arreglos de cuerda titulados I'm getting ready, Rest, Home Again y Bones siguen los cánones con los que Bill Withers nos deslumbró con su fantástico Just as I Am a comienzos de los 70, o cómo la dulce melancolía de Always Waiting y Any Day Will do Fine podrían provenir de algún recopilartorio olvidado de aquel fantástico soulman de aires sureños llamado Arthur Alexander, o incluso podríamos adivinar su admiración por el gran Otis Redding al escuchar esa balada desgarrada titulada They Say I'm Doing Just Fine.

Influencias todas ellas que alumbran un gran disco de soul, con los matices antes mencionados, y con la intensidad y emoción necesarias para remover emociones. Home Again es un disco embriagador aunque en algunos momentos pueda parecer demasiado lineal y homogéneo, y al que posiblemente le falte ese tema rompedor y definitivo que le sitúe definitivamente en lo más alto de las listas británicas.

jueves, 6 de septiembre de 2012

PAUL ZINNARD - Orbit One (2012)

Orbit one es una impecable propuesta de Paul Zinnard de sonidos añejos y emociones contenidas. Una exquisita simbiosis entre lo acústico y lo eléctrico donde reinan las melodías y el buen hacer. Amigos, se nota que aquí hay pasión y entusiasmo detrás de cada acorde, algo de agradecer hoy en día, y que dota al disco de una cautivadora autenticidad y cercanía, que te invita a escucharlo una y otra vez, a adentrarte en esa atmósfera algo taciturna y crepuscular, que brota de esas viñetas cotidianas que dan forma a cada canción y en las que aunque priman el desencanto y la nostalgia, se vislumbra un intenso sentimiento de rebeldía contra ese incierto devenir.

Insisto, estamos ante un disco cautivador, intenso y emocionante que combina con maestría arrebatos del rock más descarado y grasiento, con medios tiempos de rock acústico, cercano al folk, y con exquisitos arreglos de cuerda a cargo de violines y chelo. Un sonido atemporal, y primario, de raíces americanas que nos devuelve con una sorprendente frescura el sonido de Dylan, de los Stones o los Faces de los primeros 70 y que sobre todo nos deja una estupenda colección de canciones.


Canciones de esas que te tocan la fibra sensible por su lado más acústico, como esos adictivos medios tiempos plenos de emotividad que se titulan Listen everybody (en el vídeo de abajo), Beyond the moon, Shoes, When things go wrong o Man for you, uno de mis temas favoritos del disco.Y canciones punzantes, eléctricas, desgarradas, directas, y llenas de esa energía rebelde y algo decadente, tan propia del rock de los primeros 70, que supondrán un auténtico fogonazo sobre tu estabilidad emocional, como demuestran temas como Away from home, Just the way I am, o las expléndidas A good thing that you know (también con versión acústica y en el vídeo de arriba) o Listen everybody en su versión eléctrica.

Orbit One es un gran disco publicado en este 2012 por el sello independiente Two Mad Records, a cargo de este artesano del pop y del rock español que responde al nombre de Calos Oliver alias Paul Zinnard, autor de indudable talento, que ya nos deslumbró a comienzos de la década pasada con la frescura de los dos primeros discos que publicó con su grupo The Pauls, The Champion of the world (2002) y Last Sunday (2004), pero al que sin embargo habíamos perdimos la pista tras el irregular Miss Tokyo de 2007.


Un gratificante reencuentro que nos ha permitido descubrir su interesante carrera en solitario con un perfil más acústico e intimista y discos redondos como este Orbit One, o el que fue su primer disco en solitario Songs of Hatred and Remorse. Un reencuentro que además nos ha permitido disfrutar de los últimos discos de The Pauls, A Flair for Dancing (2009) y Miss Tokyo Meets Her Lover (2010) donde vuelve a aparecer su valía y su frescura compositiva. En definitiva, un reencuentro inesperado pero enormemente satisfactorio que nos ha permitido reponer a The Pauls y Paul Zinnard en la agenda de Sensaciones Sonoras.

lunes, 3 de septiembre de 2012

LUCA MUNDACA - Day by Day (2004)

No lo dudes, Day by day es un auténtico regalo para los sentidos. Un disco sinuoso, seminal, delicado, y algo nostálgico, de tonos agridulces y entramado acústico, en el que podrás encontrar una exquisita colección de canciones que pululan entre la  nova bossa más íntima y elegante, el cool jazz más noctámbulo y alguna que otra sorpresa de tintes eléctricos, aunque de “tempo sosegado”, a medio camino entre el folk y el pop rock. Una irresistible y adictiva combinación a la que debemos sumar la emotiva y seductora voz de su protagonista,Luca Mundaca, cantante y compositora de raíces brasileñas, aunque de origen chileno, afincada actualmente en Nueva York y que inició su carrera discográfica en 2004 con este fabuloso disco grabado en Brasil, pero publicado por el sello neoyorquino Lumeni Productions.


Day by Day es un disco de una enorme belleza melódica y aspecto minimalista, que transita delicadamente alrededor de la cálida voz de Luca, y de los acordes y melodías que desgrana elegantemente su guitarra acústica, acompañada en la mayoría de los temas exclusivamente por suaves percusiones, un sinuoso bajo y refinadas notas de piano. Un atrayente guión musical, centrado en la nova bossa, que ya se empieza a vislumbrar desde el principio, desde las primeras notas de ese fantástico, noctámbulo y humeante Nao se apavore, uno de los temas con más sabor “jazzy” del disco, y cuyos acordes de guitarra me traen a la memoria al inolvidable Grant Green. Un aroma jazzy que comienza a rodearse de rasgos brasileros en esa delicada y nebulosa Cidades, y que ya abraza de forma descarada la bossa más clásica, emotiva y sensual en esos seductores Minha flor, Deixa, Day by day, tema que da título al disco y donde nos encontramos un majestuoso chelo remarcando la melodía , o la fabulosa Ha dias, con una producción algo más “moderna” y que el sello Putumayo Records incluyó en ese fantástico recopilatorio de música brasileña titulado Brazilian Lounge
 

Un cálido sabor brasileño que finaliza con en esa deliciosa y saltarina samba titulada Berenguendem, ya que a partir de aquí no encontramos con inesperado cambio sonoro, ya que Luca saca a relucir su lado más pop-rockero en dos medios tiempos eléctricos que cierran el disco, y que se titulan Me faz bem y Quase nada. Dos temas que quizás rompen la uniformidad sonora del disco pero que sin embargo amplían sus registros y nos presentan otro interesante perfil de esta inquieta y talentosa cantante y compositora chileno-brasileña que además de cantar y tocar la guitarra de forma sublime, firma y produce la totalidad de los temas de este deslumbrante disco.

Una pequeña joya que amplía el caudal sonoro de esa vertiente de la música brasileña que sigue reivindicando sus raíces más melódicas y orgánicas,  ésas que giran alrededor de la bossa nova, y el jazz samba y que ahora se hace llamara nova bossa.

lunes, 27 de agosto de 2012

Sensaciones sonoras en Spotify (10) - Latin-Soul, Boogaloo and latin jazz


Aquí os dejo la nueva sesión de Sensaciones sonoras en Spotify, una alocada mezcla de frenesí latino y sensuales curvas musicales aderezadas con ingredientes propios de eso que llamaron en su día Latin Soul o Boogaloo (pronunciado bugalú). Otro cajón de sastre sonoro donde puedes encontrar abrasivos y seductores cócteles de  soul,  mambo, cha cha chá, salsa y hasta jazz latino. Soul aderezado con percusiones latinas, congas, bongos, vientos abrasivos, y ritmos sabrosones que te harán palpitar con excitación. Tórridos sonidos que vivieron sus años dorados en la segunda mitad de los 60, gracias a vibrantes composiciones de músicos de la talla de Ray Barreto, Joe Bataan, Hector Rivera, Pucho & His Latin Brother y Jack Costanzo. Música hecha para el goce y el desparrame que podéis escuchar y disfrutar en la siguiente lista de distribución que hemos preparado en Spotify.



jueves, 23 de agosto de 2012

DEXYS - One day I'm going to soar (2012)

Increíble pero cierto. Los Dexys han vuelto, 27 años después. ¡Y de qué forma amigo! Si eres de los que degustaste y aún saboreas con cierta vehemencia cualquiera de los tres excitantes discos que la banda de Kevin Rowland firmó a comienzos de los 80, estás de enhorabuena, porque en esta sorprendente reaparición titulada One day I'm going to soar, vuelve a florecer con toda su intensidad el soul más desgarrado, vital y emotivo, ése que se olvida de manierismos varios y ataca directamente la línea de flotación de tus instintos más primarios. Soul directo, incisivo y tremendamente embriagador, facturado con total elegancia y precisión por este viejo y rejuvenecido combo británico, que nos vuelve a demostrar que aquella particular visión del soul que nos presentaron años atrás sigue siendo rotundamente válida.

Porque aunque Kevin Rowland no ha dejado de repetir en diversas entrevistas que con este disco no intentan volver a ser los Dexys de los 80, es obvio que en este One day I'm going to soar suenan a aquellos Dexys, y que continúan la senda musical que desarrollaron en sus dos últimos y excelentes discos, donde confluían de forma exuberante el soul más descarnado con el folk de raíces celtas, los vientos afilados con vivaces violines, delicadas flautas y la especial fuerza vocal e interpretativa de ese pequeño genio que lidera esta banda y que responde al nombre de Kevin Rowland. Y quizás esta continuidad y la forma tan brillante de llevarla a cabo, sea a nuestro entender el gran acierto de este disco, un disco del que podríamos decir que aunque mantiene la elegancia visual y sonora del ahora laureado Don't Stand me down, recupera parte de aquella vitalidad y del desgarro emocional que predominaba en el fantástico Too-rye-ay.


Si, porque quizás ésa sea otra de las señas de identidad de este fantástico  One day I'm going to soar, ese desgarro emocional tan típico en los temas de Kevin Rowland, tan propenso a enfatizar y teatralizar cada nota que interpreta, modulando con su voz, con esa fuerza vocal que le caracteriza, ese constante ir y venir de emociones que fluctúan entre la alegría y la tristeza, y que puede conseguir que una dulce melodía como la que inicia Now desemboque repentinamente en uno de los temas más vibrantes del disco, o que la sinuosa melancolía con la que arranca Lost, con ese dulce arrullo de violas y piano se transforme en una desgarrada declaración de principios. Algo por otro lado típico en los Dexys de antes, al igual que esos fraseos tan característicos que más bien parecen monólogos teatrales, y con los que reafirma la intensidad y cercanía de sus temas, y que aquí aparecen en en el ya citado Lost, en la nostálgica It´s ok John Joe que cierra el disco de forma majestuosa, en ese medio tiempo de emoción desbordada que es I'm thinking of you, o en ese fantástico Me, el tema más jazzístico y noctámbulo del disco, donde el piano de Mike Talbot toma un protagonismo especial acompañando de forma magistral con una seductora melodía, a una de las interpretaciones más contenidas y sentidas del disco.



Desgarro emocional decíamos antes. Si, pero sumado a rotundas melodías y a una exuberante vitalidad como la que muestra ese fantástico I'm always Going to love you de irresistible ritmo, cercano al sonido Philadelfia, sí has leído bien sonido Philadelfia, la antesala de la música disco, y donde Kevin Rowland se marca un arrollador duelo vocal con Madeleine Hyland, actriz del vodevil británico y rasgada voz que Rowland ha reclutado acertadamente para estos nuevos Dexys, y con la que interpreta algunos de los temas más vibrantes y teatrales como ese otro Incapable of love de vientos alborotados y ritmo trepidante, pegajoso e irresistible que se reproduce en otro de los grandes temas del disco, ese Free, de fogosos chelos, violas y violines que nos devuelven al ritmo más trepidante de aquel Too-rye-ay, y que nos confirman la variedad de ritmos y emociones que discurren por este enorme disco que nos han vuelto a entregar los ahora denominados Dexys.
 


Una gloriosa resurrección, que Kevin Rowland ha ido fraguando en los últimos 5 años y para la que no ha dudado en rodearse de tres viejos compañeros de fatigas que formaron parte de las primeras formaciones de los Dexys Midnight Runners: el bajista Pete Willians, el trombonista Big Jim Paterson y el teclista Mike Talbot, los dos últimos con un gran peso específico en la elaboración del disco ya que componen junto a Rowland la música de gran parte de los temas, ya que las letras son exclusivas de Rowland. Un trío al que ha añadido con un éxito rotundo la poderosa voz de Madeleine Hyland, el contrapunto perfecto para su carismática voz, así como la sabia y elegante producción de Pete Schwier que coproduce el disco junto Kevin Rowland y Mike Talbot.

One day I'm going to soar es un  disco sobresaliente que nos ha sorprendido hasta en los créditos, donde nos hemos topado con firmas inesperadas colaborando en la creación de la música de los temas, como la de Alex James, bajista de Blur, en Lost, la de Glen Matlock de Sex Pistols en Nowhere is home, o la de Simon Dine, productor y colaborador destacado en los últimos discos de Weller, en Me.

Sin duda, un disco maravilloso que ya forma parte de nuestra discoteca más selecta.

jueves, 16 de agosto de 2012

Lyres - She pays the rent (single, 1985)

Tras un par de semanas de desconexión, volvemos con esta maravilla que el grupo bostoniano Lyres nos entregaba en pleno 1985, justo cuando aquello que llamaron revival garagero explotaba con toda su intensidad. She pays the rent tiene todo lo que debe tener un buen tema de garage: energía, descaro,desfachatez, cierta rabia al cantar y una melodía demoledora. Esta es la versión, digamos que  acelerada de este tema ya que posteriormente en su disco Lyres Lyres nos entregaron un versión más lenta e intensa, y con un ritmo más arrastrado muy cercano al sonido de los Them de Van Morrison.

domingo, 29 de julio de 2012

Sensaciones sonoras en Spotify (8) – El efervescente pop de la new wave

Octava sesión de Sensaciones Sonoras en Spotify, esta vez dedicada a la explosión pop de la new wave, que tuvo lugar entre finales de lo 70 y los primeros 80. Un momento en el que volvió a reinar ese pop directo y efectivo, repleto de estribillos pegajosos, y adictivas melodías. Pura arrogancia juvenil que se reflejaba en palabras como las de Nick Lowe: No me interesa el arte, lo que quiero es hacer canciones con estilo, chispa e imaginación, o lo que es lo mismo, el “pop de toda la vida”.
Una hora de pop arrogante y sin complejos. No están todos los que fueron, pero si una parte importante de ellos. Al resto los rescataremos en una segunda edición de esta sesión.
Si tienes instalado el cliente de Spotify, puedes escucharla pulsando en los siguientes enlaces: El efervescente pop de la new wave


Aquí os dejo la lista. Y como siempre, espero que la disfrutéis.
  1. The Boomtown Rats – When The Night Comes
  2. Any Trouble – Second Choice
  3. Joe Jackson – Kinda Kute
  4. Elvis Costello – The Beat
  5. Squire – Modern Love
  6. The Boys – Weekend
  7. The Knack – That's What The Little Girls Do
  8. Nick Lowe – Cruel To Be Kind
  9. Pretenders – Kid
  10. The Nerves – When You Find Out
  11. The Only Ones – Another Girl, Another Planet
  12. The Rubinoos – Make It Easy
  13. Marshall Crenshaw – There She Goes Again
  14. Graham Parker – Love Without Greed
  15. Mink De Ville – Spanish Stroll
  16. Shoes – Cruel You
  17. The Records – Starry Eyes
  18. The Romantics – She's Got Everything
  19. The Jam – That's Entertainmen

viernes, 27 de julio de 2012

THE RED BUTTON - As Far As Yesterday Goes (2011)

Publicado el  26/7/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Sonidos añejos de los 60 y primeros 70. Beat efervescente. Pop rock clásico. Canciones repletas de melodías de finos trazos, rotundos estribillos y gloriosas armonías vocales, esculpidas bajo los patrones que nos dejaron incunables de la talla de los Beatles, Zombies, Hollies, Todd Rundgrent, Mcartney, Chad & Jeremy, George Harrison...¡Uaaau! ¿Que te parece? ¿Un cóctel atractivo, verdad?
Pues bien, los protagonistas de este disco, Seth Swirsky y Mike Ruekberg, o lo que es lo mismo, The Red Button. ya hicieron algo similar en aquel fantástico She's About to Cross My Mind del 2007, y ahora para nuestro disfrute, repiten la maravilla, con las misma magia e inspiración en este fantástico As Far As Yesterday Goes. Pura alquimia pop, que explota desde el inicio con esa irresistible Caught In The Middle, uno de los irresistibles y alborotados ejercicios de vibrante beat, que iluminan este disco de guitarras centelleantes y pulcro sonido. Porque eso sí, no estamos ante un disco de pop rock distorsionado. Aquí hay ritmo, y un cierto alboroto, que como decíamos antes resplandece en los temas más beat del disco, pero sin embargo predominan los medios tiempos de cuidadas melodías y arreglos, bajo una elegante producción, que prima los matices, y donde las guitarras, los teclados y las armonías vocales intercambian su protagonismo a lo largo de una espléndida colección de canciones, que son sin duda el gran bagaje que nos deja este disco.

On A Summer Day - The Red Button from Seth Swirsky on Vimeo.


Unas canciones que suenan muy actuales, a pesar de sus añejas y variadas referencias, que discurren entre la elegancia beat de los Zombies que se vislumbra en ese fabuloso medio tiempo que da título al disco, As far as yesterday goes, con ese teclado tan característico en la banda de Argent, la ensoñadora instropección de Harrison en la tierna Easier, la luminosidad pop del bubblegum en la pegadiza You do something, con un ligero guiño jamaicano, el intenso arrebato beat de I can't forget y Girl Don't, el siempre embriagador y melodioso pop de marca Mcartney que fluye por los acordes de Picture, y One a Summer day (que puedes escuhar en el vídeo de arriba), un sonido que encaja perfectamente con la elegancia pop de ese medio tiempo con nombre de mujer, titulado Genevieve, que a mi me trae a la memoria los momentos más pop del genial Todd Rundgren, a comienzos de los 70 en aquel maravilloso Something/Anything.

Sin duda, este As Far As Yesterday Goes, publicado en este 2011 por el sello Grimble Records, nos demuestra que el buen pop rock sigue vivo, muy vivo, y que sigue siendo capaz de generar intensas emociones, a pesar del maltrato y el aislamiento al que está siendo sometido por las discográficas y los medios generalistas.
This is pop !, que dirían XTC.

jueves, 26 de julio de 2012

FLUXO - Previa do Amanha / Instrumental Session (2008)


Casi podríamos decir que este interesante dúo brasileño, procedente de Río de Janeiro, llamado Fluxo y compuesto por Arthur Moura y Wallace Carvalho, son una extraña anomalía en Sensaciones Sonoras, ya que a pesar de su origen carioca, la música que inunda este Previa do Amanha no discurre bajo el influjo de la bossa o la samba, sino que transita por otras sugerentes atmósferas sonoras, compuestas por una brillante amalgama de sinuosos instrumentales de cuidadas melodías, reposados beats sampleados y ritmos sincopados, que fluctúan entre el jazz funk más cinemátográfico, el acid jazz más melódico, el hip hop, el neo soul, el trip hop, el dub, e incluso el lounge más ensoñador. Un conglomerado aparentemente disperso, que sin embargo conforma un envolvente y atractivo disco, de ésos que aunque funcionan perfectamente en un segundo plano, mantienen tu atención a base de eficaces melodías y contagiosos ritmos.

Y para muestra ahí quedan esa vibrante Introduçao, una animosa introducción de ritmo funky que bien podría ser la sintonía de alguna de esas fantásticas series de comienzos de los 70; ese retazo de pausado acid jazz y envolvente groove que son Balança y Visionario; el sincopado y adictivo ritmo de ascendencia neo soul de Prévia do Amanhã, Equilibrio y la deliciosa Sem Definição, una de mis favoritas del disco; el magnetismo lounge de Romance Perdido; y el vaporoso dub de Prece.
Dale una oportunidad, escuchalo, degustalo con calma y si te convence no dudes en descargartelo gratuitamente del enlace que incluyo de la web de Jamendo, porque Previa do Amanha / Instrumental Session fué grabado en 2008 en el Studio 202 de Niteroi, Rio de Janeiro, bajo licencia Creative Commons, y es una de las últimas pequeñas joyas que hemos descubierto en la web Jamendo.
Por si os interesa, Previa do Amanha también tiene una versión vocal, de estilo hip hop, que también podéis escuchar en la web de Jamendo, pero que a nosotros nos parece bastante menos interesante que la que conforma su esqueleto instrumental.

Y como apunte final, indicaros que Previa do Amanha, es el tercer disco en la carrera de Fluxo, penúltimo que han publicado hasta la fecha, ya que el año pasado editaron, también bajo licencia Creative Commons, Visões Remanescentes, un ejercicio de hip hop que hasta ahora no ha conseguido engancharnos. Esperaremos a la versión instrumental para retomarlo.

 Publicado el  21/7/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

miércoles, 25 de julio de 2012

SAM COOKE - Ain't That Good News (1964)


Siempre es un placer tremendamente gratificante recuperar y escuchar los viejos discos de Sam Cooke como este Ain't That Good News . Escuchar esa voz tan poderosa como tierna, que es capaz de revivir el sistema nervioso más adormecido. Deleitarnos con la calidez de su voz, que tan emotivamente sobrevuela cada uno de sus intensos fraseos y magistrales desgarros vocales. Disfrutar de sus exquisitas composiciones, repletas de melodías inolvidables, que amplifican la grandeza del soul, de aquel excitante soul primigenio, que volteó la historia del rock & roll a comienzos de los 60. Aquella primera definición de soul, llevada a su máxima expresión, capaz de enardecer todo tipo de pasiones, que protagoniza con descaro este fantástico disco de Sam Cooke, publicado en 1964, sólo unos meses antes de que nos dejara, y de que el soul perdiera lamentablemente, a uno de sus principales abanderados.


Y te aseguro que Ain't That Good News es una gozada mayúscula, que te permitirá alejarte de sus tradicionales grandes éxitos, y descubrir nuevos matices en su sonido, aunque eso si, disfrutando de algunos de sus clásicos más atemporales, tal y como podrás apreciar desde su inicio, con ese espectacular arranque, que protagonizan (Ain't That) Good News, Meet Me at Mary's Place, Good Times, Rome (Wasn't Built in a Day), y Another Saturday Night, cinco joyas compuestas por Sam Cooke, que sin duda encontrarás en cualquiera de sus recopilatorios, junto a la nostálgica, descarnada e imprescindible A Change Is Gonna Come, que todo el mundo sitúa como una de sus obras cumbres, también incluida en este disco. Seis maravillas, conocidas seguramente por casi todos, que dan fe de la calidad de este disco, y que tienen su contrapunto perfecto en esos otros 6 temas que lo componen, menos conocidos y oídos, adaptaciones y versiones de otros compositores, entre los que predominan los medios tiempos de cuidadas orquestaciones, donde Cooke con cierto aire a lo “crooner” integra y modula su voz con una elegancia suprema, como en las deliciosas There'll Be No Second Time, y Home (When Shadows Fall), redescubrimientos muy recomendables, junto a ese trepidante twist titulado Tennessee Waltz (en el vídeo de abajo), y esa deliciosa tonada, de tierna acústica y envolventes cuerdas titulada The riddle song (en el vídeo de arriba) , tan ideal para susurrar en la oscuridad.

Ain't That Good News es un disco completísimo, editado en un momento en el que aún todo rondaba alrededor del single, y donde no se cuidaba en exceso el contenido de los LPs. Un dato más a su favor, ya que Cooke, siempre intentó tener el mayor control de sus producciones.

Publicado el 16/7/2011 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

martes, 24 de julio de 2012

THE JAMES TAYLOR QUARTET – The template (2011)


Lo siento, pero no puedo evitar sumergirme una y otra vez en esa subyugante atmósfera retro, de elegantes viñetas cinematográficas, emotivo soul, e intenso groove que la James Taylor Quartet nos entrega en este pequeña maravilla titulada The template.

Si, porque ya desde los primeros acordes de esa cinematográfica píldora que lo abre  titulada Template (en el vídeo), uno ya intuye los intensos y adictivos escarceos sonoros que le esperan. Un trepidante ritmo, avivado por unos vigorosos vientos, y una desmadrada flauta, matizados sorpresivamente por un elegante fraseo de hammond, marca de la casa. Un explosivo instrumental repleto de groove, que proyecta seductoras imágenes de aquellos gloriosos telefilmes, que protagonizaron la década de los 60, y que ya forma parte de la idiosincrasia de la banda, de ese arrebatador jazz-soul con ramalazos funkies, que ha protagonizado sus mejores discos, a lo largo de estos 25 años de carrera, y que aquí comparte protagonismo con emocionantes ejercicios de pop soul británico, de ascendencia Motown, interpretados por ‘John Turrell'. Todo un descubrimiento para nosotros, y un excelente vocalista británico, que sabe imprimir a sus interpretaciones aquella pulsión tan especial, mezcla de dulzura y energía, que el gran Red King   imprimía a los temas de The Actions.



The template es una gozosa propuesta, que conmemora el 25 aniversario de The James Taylor Quartet , con un sonido directo y desnudo de artificios, grabado en directo en el estudio analógico que la banda tiene en su ciudad natal de Rochester, y en la que este exquisito alquimista del hammond, desarrolla con suma magia y precisión, su especial destreza para producir intensos pasajes instrumentales repletos de abrasivos hammonds y vigorosas guitarras como las poderosas Koko, Lucky Jim y Pressure Gauge (atención de nuevo a la flauta de Gareth Lockrane omnipresente en el disco), emotivas baladas de jazz-soul como la deliciosa Autumn River, irresistibles momentos de mod jazz como la frenética Song for my Dad, emocionantes baladas soul como la nostálgica Woman, e incluso vibrantes ejecicios de pop soul al estilo Motown como esa adictiva Why Can't We Get Along, estas últimas ambas interpretadas por ‘John Turrell'. ¡Más groove por favor !




 

Publicado el 12/7/2011 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

domingo, 22 de julio de 2012

SABRINA MALHEIROS – Equilibria (2005)

Te diría que Equilibria de Sabrina Malheiros es una apuesta segura si te interesa la nova bossa, es decir, la bossa y la samba actuales trufadas de ligeros beats y arreglos electrónicos, con sorprendentes y elegantes incursiones en el neo soul actual. Que es un ensoñador viaje a través de un sensual recorrido sonoro, donde añejas influencias parecen rejuvenecer voluptuosamente, demostrándonos toda su vigencia. Y que no te defraudará. Que lo disfrutarás de igual forma, deleitándote con cada acorde mientras lo escuchas tumbado en el sofá, o mientras lo bailas en tu club favorito. Canciones hay para ello, y si no sólo tienes que escuchar el irresistible arranque de disco con esos dos temas de pegajosa electro nova bossa, Terra De Ninguem y Love Sorte, que junto a Capoeira Vai, la groovy Eu Sous Mais Eu, con su expléndido hammond, y a esas deliciosas Estrada de Chao, y Estacao Verao, que puedes ver en el vídeo, son mis temas favoritos del disco, eso si con sabor a bossa, porque luego está esa otra vertiente neosoul, que primero sorprende, y luego te atrapa irremediablemente con sinuosos temas como Vibrasson, Passa, Saudade Rio, o Equilibria, ese excepcional instrumental susurrado que da nombre al disco.



Publicado en el 2005, por el reputado sello británico Far Out, todo un referente de la nova bossa y la música brasileña actual, que se oye en Europa, Equilibria fue el disco de debut de esta compositora y seductora vocalista brasileña llamada Sabrina Malheiros, que llegó a firmar hasta 9 temas del disco, sola o en compañía de su padre, Alex Malheiros, bajista del grupo Azymuth, que colaboran tocando en casi todas los temas del disco, y que son otro de esos grandes grupos brasileños, que iniciaron su carrera en los 70 y que hoy día gozan de una segunda juventud, grabando excelentes discos que pululan entre el jazz, el funk, y el lounge más calmado y experimental.

Tras esta maravilla, SabrinaMalheiros grabó en 2008 un segundo disco menos “moderno” y más “brasileño”, titulado New Morning, que aunque desde mi punto vista no alcanza el nivel de Equlilibria, si contiene algunos excelentes ejercicios de nova bossa.

Sin duda, ya se ha ganado un lugar destacado junto a ilustres de la bossa actual, como Celso Fonseca, Claudia Moreno, Marcos Valle, Toco, Rosalia da Souza, y el tristemente desaparecido Suba, por poneros algunos ejemplos.


Publicado el 6/7/2011 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

STEVE CRADOCK – Peace City West (2011)

Publicado el  3/7/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Afortunadamente Steve Cradock sigue a lo suyo, al margen de modas y modismos. En sus discos, tanto en solitario como con Ocean Colour Scene, se aprecia que ha mamado hasta la última nota de aquel rock y pop británico y pos-psicodélico, que finalizó la explosiva década de los 60, y demuestra un talento muy especial a la hora de trasladar aquellos añejos sonidos a nuestra realidad sonora, a pesar de que esto último no esté muy bien visto por gran parte de la prensa musical actual, más preocupada en buscar el último “hype” o la penúltima extravagancia, que en disfrutar de buenas canciones desprovistas de artificios.
Y os aseguro, que en este Peace City West, su segundo disco en solitario, producido en su propio sello, The Kundalini Music y distribuido por EMI en mayo de 2011, hay un buen puñado de eso, de buenas canciones, dónde las melodías, los estribillos y las armonías vocales, juegan un papel primordial alrededor de esas guitarras de variados matices, que hacen que la tonalidad sonora del disco oscile entre el pop directo y descarnado, y el folk de tonos psicodélicos. Y todo ello, en un disco donde vuelven a predominar esos embriagadores medios tiempos, que constituyen sin duda lo mejor del mismo, ya que los guitarrazos de I Man, y sobre todo los de The Pleasure Seekers no encuentran el magnetismo de aquellos poderosos riffs que protagonizaban aquel fantástico Mosely Shoals de Ocean Colour Scene.



Y entre esos medios tiempos, destacan sin duda el pastoral y psicódelico Kites Rise Up Against The Wind, las nostálgicas Finally Found My Way Back Home y My Scooter Sits Idle, que bien podrían ser dos bellos tributos a la memoria de Ronny Lane, y cómo no, esos deliciosos ejercicios de atemporal pop de dolientes acústicas que son Only look up when you're down (en el vídeo), Little Girl, y Ring the changes, tres embriagadoras “cancioncillas” que no dejarás de tatarear. Todas ellas, pequeñas joyas, que dan lustre a un disco exquisito, en el que además no debemos olvidar ni la curiosa y poppie Steppin' Aside, que interpretan y componen a medias Steve Cradock y su mujer Sally Cradock, ni esa oscura balada titulada Lay Down Your Weary Burden, que Cradock firma junto a Weller y que bien podría haber formado parte del fantástico 22 dreams de Weller.



En definitiva, te aseguro que Peace City West es altamente recomendable, aunque no te va a soprender si conoces la trayectoria de Cradock, ya que continúa la línea de trabajos anteriores suyos con Ocean Colour Scene, y eso sí, quizás suene algo más compacto y variado que The Kundalini Target. Algo normal si tenemos en cuenta que en esta ocasión, Cradock ha abandonado el “háztelo tu mismo” de su anterior trabajo, para componer y tocar junto a su mujer Sally Cradock y algunos ilustres amigos como Paul Weller, Charles Reese, Tony Griffiths, PP Arnold y sobre todo, Andy Crofts cantante y compositor de The Moons, que toma un gran protagonismo en este disco al componer junto a Cradock cinco de los mejores temas, el single inicial Last Day Of The Old World, Finally Found My Way Back Home, Kites Rise Up Against The Wind, Only look up when you're down y Little Girl.

sábado, 21 de julio de 2012

THE QUIET BOYS - Righteous (single, 1996)




 Si, volvemos. Aquí estamos de nuevo. Tras un largo paréntesis, retomamos Sensaciones Sonoras, con una ligera ansiedad por volver a desparramar sobre la música que más nos gusta. A fin de cuentas de eso se trata, ¿no? De dar rienda suelta a nuestros instintos más musicales.

 Y que mejor manera de arrancar, que dejándonos llevar por esta sensual erupción de aquel acid jazz que vió la luz a mediado de los 90. “Righteous” se llama esta pequeña delicia sonora, de sinuosos trazos jazzys y escurridiza melodía. Un instrumental de atmósfera cinematográfica, donde confluyen con suma sensualidad el jazz y el funk más groovy y elegante, aderezado con ligeros toques electrónicos, que se produjo alrededor del sello británico Acid Jazz. Sonidos deudores de aquel jazz-funk instrumental, que alumbraron Grant Green, Wes Montgomery y Roy Ayers a finales de los 60, y principios de los 70,y donde la guitarra, acompañada de una sólida base rítmica, tomaba un especial protagonismo, frente a saxos y teclados, tal y como podréis apreciar en este espléndido tema, que de The Quiet Boys, aquella banda liderada por DJ Chris Bangs, incluían en su segundo y fantástico disco del 96 titulado Bosh!

 Publicado el  29/6/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

viernes, 20 de julio de 2012

Sensaciones sonoras en Spotify (6) - Nova bossanova


Creo que está claro que el viejo aroma de la bossa perdura, y que nos siguen deslumbrando su sinuosa sensualidad y sus nostálgicas y bellas melodías, ahora acompañadas de suaves beats, y espectrales envoltorios electrónicos, que mantienen un cuidado equilibrio entre lo acústico y electrónico.

Y hoy en Sensaciones Sonoras nos adentramos en esos nuevos sonidos que mantienen su esplendor. La bossanova del siglo XXI, Nova bossa producida e interpretadsa desde los lugares más variopintos. Canciones e intérpretes que ya han dejado su huella por aquí, y que hoy recuperamos en una sesión muy especial en Spotify.Un refrescante y sugerente recorrido que puedes comenzar a escuchar pulsando en el enlace o enlaces siguientes:Nova bossa  en Sensaciones Sonoras.


Aquí os dejo la lista de canciones:
  1. Bossacucanova & Roberto Menescal – Just A Samba
  2. Rosalia De Souza – Mar Azul
  3. Celso Fonseca – Perdi
  4. Paula Morelenbaum – Tomara
  5. Katia B – Parece Mentira
  6. Eletrobossa – Esperando - Waiting
  7. Toco – Zum Zum
  8. Nu Braz – Barboleta Da Cidade
  9. Bossa Nostra – Inverno
  10. Soul Quality Quartet – I'm Not Here
  11. Apollo Nove – Traz Um Alivio - 20 Ways Edit
  12. Zuco 103 – Humana
  13. Marcos Valle – Escape
  14. Clan Greco – Bossa Beach
  15. Nicola Conte – Forma 2000
  16. S-Tone Inc – Rendez-vous A Minuit

 Publicado el  28/10/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

KÄMMERER - Rhodes to Wisdom (2010)

Publicado el  28/2/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Un extraño sosiego recorre los surcos de este hipnótico disco, que discurre placenteramente a través de un misterioso ecosistema sonoro repleto de claroscuros, donde lo abastracto y lo surreal conforman una envolvente atmósfera de suaves beats, sinuosos grooves y dulces melodías. Un electrónico paisaje, de ensoñadores efectos, gélida apariencia y elevado magnetismo, que bien podríamos englobar bajo las etiquetas de chill out o down tempo. O lo que es lo mismo, ese lounge perezoso y desacelerado, ese “smooth jazz electrónico” que de una forma tan eficiente nos libera del vértigo y las estridencias de una existencia tan acelerada.

Rhodes to Wisdom es una de las entregas que el sueco Kämmerer nos dejó en el pasado verano de 2010. Un disco que el mismo califica como “chilloutloungegroovestuff “ y en el que rinde tributo al que califica como uno de sus instrumentos preferidos, el piano eléctrico Fender Rhodes, con su especial sonido electromecánico. Un disco cautivador, compuesto por diez temas instrumentales, de corte minimal, con ligeros apuntes vocales, que incide en esa atmósfera chilled de la que hablábamos antes, pero con algunas percusiones y ritmos tremendamente grooves, como los que se aprecian en esa maravilla titulada Kinda Sandy, o el mismísimo Take left que abre el disco.


“Nordic lounge” de espirales sinuosas y ritmos relajados, a cargo de un apasionado de la música, que se nos acaba de trasladar a Vietnam, y que aunque dice preferir los sonidos uptempo y downtempo de marcado tono jazzy con un toque moderno, reconoce no tener problemas en imbuir a su música de tonalidades provenientes del soul, jazz o el pop contemporáneo. Un intérprete y compositor que apuesta por la distribución libre dela música en Internet bajo licencia Creative Commons. Música de calidad, que por este motivo podrás descargarte libremente y legalmente desde la web de jamendo

Kämmerer dispone de una amplia discografía que ha ido generando desde el pasado 2008. Una discografía realmente interesante que puedes descubrir en su página de Jamendo, y que posiblemente te interese si te gustó este fantástico Rhodes to Wisdom (no dejes de escuchar el también magnífico Sir Agent Chill).

Post Modern Bossa (Recopilación 2004)


Post Modern Bossa es un exquisito cóctel sonoro servido con suma elegancia y “savoire fair” por el sello italiano Schema Records. Una sensual combinación de nova bossa, lounge y éxotico “easy listening”, aderezada por suaves beats, y ligeros adimentos electrónicos. Un sinuoso soplo de esa cálida brisa marina que parece arropar todos y cada uno de los delicados acordes de esos añejos estilos, y que aglutina a una dispar representación de inquietos intérpretes y compositores, que aunque repartidos por distintos lugares del globo, como Estados Unidos (Thievery Corporation), Alemania (Mo' Horizons), Japón (Jun Miyake) Suiza (Audio Lotion) , Inglaterra (The Herbaliser, Arkestra One ), Francia (Helena Noguerra, Coralie Clement), Brasil (Bebel Gilberto) y Canadá ( The Big Bossa), comparten un especial interés por recuperar los delicados aromas de esos viejos estilos, ya sea con deliciosos temas vocales o instrumentales.



Soprende, que en este fantástico recopilatorio llamado Post Modern Bossa, el sello Schema haya optado por no incluir a grupos e intérpretes de su propia casa, que con tan buen gusto redefinen hoy en día aquellos sonidos. Algo que sin embargo, uno acaba agradeciendo, ya que de esta forma, hemos podido ampliar nuestro particular catálogo de la nova bossa y del easy listening actual, con muchos de los nombres que aquí aparecen, entre los cuáles no puedo dejar de destacar la sensualidad de los temas vocales protagonizados por Coralie Clement, y Helena Noguerra, que en su deliciosas Samba De Mon Coeur Qui Bat y Vida Nunca Tera Fim, combinan magistralmente el ye-yé francés con la bossa, o lo que es lo mismo a France Gall con Wanda Sa.

Una sensualidad que resplandece igualmente en ese pedazo de bossa  pos-moderna o "Post Modern Bossa", que Thievery Corporation y Bebel Gilberto, bordan en el inicio del disco, y que se titula So com Voce. Nova Bossa de carácter vocal y algo más orgánica, que alterna protagonismo con sugerentes instrumentales de nostálgicos teclados y extraños beats, como ese Giraffe In Grenn del japonés Jun Miyake, el Carnival de Barrio de Carioca Soul, o el Prince Charles Latest Affair de Mo'Horizons. Y todo ello sin olvidarnos de exóticos retazos de easy listening vocal de estilo Mancini, como los que nos dejan The Herbaliser con su Something Wicked This Way Comes; de pinceladas de elegante lounge con aromas de bossa como el de The Big Bossa y su Getaway, y cómo no, de esa soprendente versión en clave bossa del Paris Match de Weller, que realizan Superpulse.

 Publicado el  24/2/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

jueves, 19 de julio de 2012

THE NIPS – Gabrielle (Single, 1979)

Publicado el  20/2/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 




La new wave era esto. Pop-rock descarnado y visceral. Pegadizas melodías e irresistibles estribillos. Guitarras juguetonas y uooos por doquier. Un enloquecido aguijonazo a tu sistema nervioso. Un rotundo estallido de energía juvenil, capaz de revolucionar todos tus sentidos en un abrir y cerrar de ojos. Un frenesí melódico que nos dejó gemas ocultas del calibre de este maravilloso tema de The Nips, titulado Gabrielle. Una pequeña joya de ritmo contenido, que acaba disparándose, con cierto trasfondo nostálgico, en el que un enrabietado Shane MacGowan rememora aquellos tiempos de efervescencia juvenil junto a ella. Una maravilla que vió la luz en 1979, en plena explosión nuevaolera, que no obtuvo el éxito que sin duda merecía, y que algunos coetáneos suyos consiguieron. A pesar de ello, siempre la incluiré entre mis singles favoritos de aquella época, ya que es un tema vital, rotundo y adictivo, uno de esos que nunca te cansarás de tatarear.


 Los Nips comenzaron su andadura en 1977 como The Nipple Erectors, un combo de aguerrido punk rock, capitaneado por un jovencísimo Shane MacGowan, si el mismo que años más tarde triunfaría con The Pogues. Tras un single sin demasiado éxito, publicado en 1978 (King of the bop), deciden cambiar de nombre, convirtiéndose en The Nips, y amortiguar algo su energía dando un toque algo más pop a su sonido, para entregarnos dos nuevos singles All the time in the world y Gabrielle, con el que consiguen desde mi punto de vista conjugar en menos de tres minutos todo lo bueno que apuntaba la new wave. Dos singles con los que cerraron su carrera ante la falta de éxito. Estábamos en 1979 y The Nips conseguían un sonido irresistiblemente melódico y rebelde. La respuesta británica al sonido que los Beat de Paul Collins esbozaban en su fantástico primer disco, al otro lado del Atlántico. Una auténtica gozada que no deberías perderte. Publicado en UK, noviembre de 1979 por el sello Chiswick Records.Producida por Stan Brennan

Letra:

Let's go down to the old West End
Where we used to go when you were my girlfriend
Take the 73 to the city
With you sitting there, looking so pretty
I'd take you where you could shake it down, now
To the rocking part of town

A shake it up
A shake it up
A shake it up
A shake it up Gab-Gab-Gab-Gabrielle
A shake it up Gab-Gab-Gab-Gabrielle
A shake it up Gab-Gab-Gab-Gabrielle
A shake it up Gab-Gab-Gab-Gabrielle

Let's down to the old West End
Where we used to go when you were my girlfriend
Take a seven and breeze through the city
With you sitting there, looking so pretty
And though you never once gave it away
I can still remember those crazy days
We'd dance all night and sleep all day
In the old West End everybody was dancing
Dancing, Ow!

And though you never once gave it away
I can still remember those crazy days
We'd dance all night and sleep all day
In the old West End everybody was dancing
Dancing, Ow!

Do you remember? Ohhh
Do you remember? Ohhh
Do you remember? Ohhh
Do you remember?
Do you remember?

A shake it up
A shake it up
A shake it up
A shake it up Gab-Gab-Gab-Gabrielle
......

THE STRANGE BOYS – Be Brave (2010)

Publicado el  16/2/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Tienen la frescura y el desparpajo de las bandas de garage y R&B de mediados de los 60, y supuran una energía realmente contagiosa, con ese sonido metálico y chirriante que combina arrítmicos guitarrazos, demoledoras melodías y un arrogante desparrame vocal. Si, no cabe duda, su bullicioso sonido me trae a la cabeza la arrogancia e intensidad juvenil del mejor garage que pobló aquellas maravillosas series tituladas Pebbles y Nuggets, porque aunque a veces moderen el ritmo, parezcan pendencieros y se pongan arrogantemente babosos en alguna balada chulesca al estilo de los Stones, lo que aquí trasciende es primario, visceral, y rematadamente intenso. Doce temas en poco más de media hora. Puro alboroto para tus sentidos, y todo un incendio para tus emociones.


Si señor así es Brave, el disco que estos tejanos llamados The Strange Boys, liderados por Ryan Sambol, publicaron en el 2010 para el sello Rough Trade. Segundo disco de la banda tras el también muy recomendable And Girls Club, publicado en el 2009.



Un estimulante pildorazo de sonido añejo, y primitivo, donde la armónica, las guitarras, y el hammond esculpen perlas de garage dylaniano tan convincentes como I see, Be brave y Friday in Paris, sacudidas stonianas tan demoledoras como Night Might, o vibrantes cataclismos de aceleración garagera al estilo de los Sonics, aunque con un lánguido inicio, como el de A walk on the beach. Ritmo e intensidad que predominan en el comienzo del disco, y que poco a poco van cediendo protagonismo a desgarrados medios tiempos de R&B sincopado, con algunas reminiscencias de los Kinks, como Between us, Da Da, Laugh At Sex, Not Her y Dare I say, para posteriormente finalizar con una serie de temas más pausados, y de tono acústico, como las preciosas All You Can Hide Inside y You Can't Only Love When You Want To. Y todo esto sin olvidarnos de esa descarnada balada titulada The Unsent Letter, en la que una desnuda melodía va tomando forma a golpes de piano sobre un sinuoso fondo de hammond. En definitiva, una gozada de disco, que podríamos decir que suena como lo harían el Dylan, los Kinks y los Stones del 65, en un destartalado garage de la costa oeste americana.

miércoles, 18 de julio de 2012

GARY WALKER & THE RAIN – Album Nº1 (1968)

Publicado el  12/2/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Gary Walker & The Rain son el penúltimo descubrimiento de la escena británica de los 60, que irrumpe salvajemente en el universo estelar de Sensaciones sonoras, con este variopinto y espléndido disco, donde conviven las distorsiones psicodélicas, el R&B salvaje, el elegante pop soul y hasta el beat más desgarrado, conformando un intensa sesión de lo que podríamos llamar “sonido mod tardío”, a medio camio entre los Creations, los Troggs y los Roulettes.
Un disco de extraño título, Album Nº1, recuperado del olvido por el sello Lost Tunes en el pasado 2009, y que es una auténtica rareza, publicada originalmente en 1968 exclusivamente para el mercado japonés por el sello Phillips, y con el que intentaban aprovechar la inercia del rotundo éxito, que en quel país tuvieron los Walker Brothers, de los que Gary Walker fue su batería. Quizás un disco de encargo, realizado por una banda algo forzada  y con un corto periplo (duraron algo más de un año), que sin embargo supo sacar el máximo partido de la calidad que atesoraban todos los miembros de los que supo rodearse Gary Walker para la ocasión, casi todos provenientes de grupos de la escena beat británica, como Joey Molland de The Masterminds y Paul Crane de los Cryin' Shames. De ahí el trasfondo beat de algunos de los temas del disco, y esa fuerza melódica que irrumpe incluso en los temas de envoltorio más distorsionado.



Una pequeña joya que nos dejó un clásico de la psicodelia británica, presente en muchas recopilaciones de la época, el obsesivo Magazine woman, irresistibles retazos de pop soul como la bailable I Can`t Stand To Lose You, o la sinuosa Spooky, beat de trazos psicodélicos como las intensas Doctor Doctor, The View y Thoughts of and old man, latigazos de R&B distorsionado como la demoledora If you don't come back,de Leiber y Stoller, psicodelia enloquecida con agresivos riffs como Francis, pop folkie y acústico como la deliciosa Whatever Happened to happy y hasta pop barroco de la mano de una espléndida versión del tema de los EasyBeats titulada  Come In You'll Get Pneumonia. Además, la reedición publicada por Lost Tunes incluye un single, previo al LP, y firmado por Gary Walker & The Carnabeats, Cutie Morning Moon, que un poderoso híbrido de beat y R&B. Toda una gozada de disco.

JOSE MARIA GRANADOS – 29 escalones (2007)

Nunca me cansaré de reivindicar a José María Granados, que casi como quien no quiere la cosa, ha esculpido a lo largo de los últimos 30 años, bien con Mamá o en solitario un buen puñado de las mejores melodías realizadas por aquí, de eso que llamamos pop rock, y además en castellano.
Y para muestra, y mientras esperamos con cierta ansiedad alguna nueva entrega suya o de los renovados Mamá, aquí os dejo está pequeña joya titulada 29 escalones, una de esas nostálgicas y punzantes viñetas en las que José María Granados disecciona perfectamente esa incomprensión e incomunicación que suele rodear una relación de pareja ya algo deteriorada. Una bocanada de pop por la cara, melódico y efectivo, que recuperamos del disco que editó para Rock Indiana en el 2007, titulado En Madrid.





Publicado el 7/2/2011 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

CLARA MORENO - Meu Samba Torto (2007)



Toda la nostálgica y mágica sensualidad de la bossa nova  actual, o nova bossa,  resplandece majestuosamente en cada uno de los surcos de este maravilloso Meu Samba Torto,  interpretado con suma delicadeza y elegancia por esta nueva musa de la bossa brasileña, que responde al nombre de Clara Moreno

Si amigos, Meu samba torto, publicado por el sello Far out en 2007 es un soberbio tratado de nova bossa en su máxima expresión. Un delicioso disco, donde priman lo directo y espontáneo frente a los artificios sonoros, protagonizado por una embaucadora y sensual voz, que derrocha delicadeza y ternura alrededor de unos embriagadores acordes de guitarra, que modelan evocadoras y bellas melodías con un ligero tono nostálgico e intimista.

Grabado en vivo en el estudio, sólo con bajo, guitarra y batería, este disco rebosa toda la frescura y espontaneidad de las primeras grabaciones de la bossa, siendo tremendamente adictivo, gracias a la maravillosa colección de canciones que lo componen, una acertada mezcla entre viejas, oscuras y preciosas composiciones junto a nuevas creaciones de talentos actuales de la bossa, que colaboran en el disco como el genial   Celso Fonseca, el guitarrista Nelson Ansrdgelo y Joyce, la madre de Clara Moreno, con un importante currículo en la música brasileña, y supongo que la gran culpable de que Clara Moreno haya mamado e interiorizado estos maravillosos sonidos de una forma tan exquisita.



Aunque deslumbran el encanto y la belleza de todos y cada uno de los temas del disco, no puedo dejar de resaltar la adicción que me generan las composiciones que Celso Fonseca ha cedido para este disco: su dueto con Clara Moreno en la sinuosa Litoranea, que lo abre con esa batida tan característica de la bossa, la sensualidad de la delicada Ela Vai pro Mary,  y el chispeante ritmo del tema que da título al disco, Meu Samba Torto. Y Todo esto, sin olvidarnos de los temas compuestos por Joyce (Sabe Quem?) y Nelson Ansrdgelo (Sei Lá) dos jugosos y pegajosos híbridos entre la bossa y la samba, que me han descubierto a dos nuevos e insteresantes baluartes de la música brasileña a investigar.  Cinco nuevas creaciones que comparten protagonismo con un fabuloso ramillete de estupendas versiones de oscuras, pero deliciosas gemas de los inicios de la bossa y la música brasileña de los 60, que en su día interpretaron clásicos y menos clásicos como Joao Gilberto (Morena Boca de Ouro, Bahía com H), Jorge Ben (Vem Morena Vem ), el Tamba Trío (Moça flor), Clementina de Jesus & Aracy Cortes (Rosa de Ouro) y Elza Soares (Copacabana), además de sorprendentes versiones perfectamente adaptadas al sonido bossa del disco, como la jazzy Tenderly y la seductora Mon Menage A Moi que en su día interpretó Edith Piaf.

Meu Samba Torto es todo un sencillo y directo homenaje a la bossa nova que asombró al mundo a comienzos de los 60. Un respetuoso tributo a aquel sonido, a Joao Gilberto, a Jobim, a Bonfá, y a aquellas musas que aún hoy siguen embelesándonos como Astrud Gilberto y Wanda Sa.

Desde mi punto de vista, un disco realmente imprescindible y muy disfrutable si te gusta la bossanova, Una de las obras cumbres de esto que llaman la Nova Bossa y un importante toque de atención para descubrir a esta nueva musa brasileña que cuenta ya con 6 discos en el mercado.




Publicado el 3/2/2011 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera