jueves, 20 de octubre de 2011

OTIS REDDING - Soul, soul, soul y nada más que soul


Publicado el  13/12/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Hoy retomamos el soul de la mano de uno de los clásicos, el gran Otis Redding, un personaje entrañable según cuentan las crónicas, que tuvo la suerte de escribir una de las páginas más memorables de lo que hoy llamamos soul. Admirador de otro grande, Sam Cooke, del que ya hemos hablado por aquí, Otis Redding, unió al dominio de su voz, profundamente rasgada y lastimosa, un talento compositor envidiable y el acompañamiento musical de los Bar-keys, maravilloso grupo instrumental del sello Stax que dotó a la voz de Otis del dramatismo más crudo en la sentidas baladas que interpretó, y de la energía y poderío soul más efectivo en sus temas más bailables.

En sus composiciones sobraban los arreglos y el barroquismo del sonido Chicago o Motown, aquí el acompañamiento es crudo y efectivo, dando preponderancia a la voz, a la base rítmica de bajo y batería y a unos vientos afilados que matizaban el ritmo con violencia o una cruda suavidad. Otis Redding, al igual que Cooke, sabía retorcer su voz hasta extremos insospechados, dotando a su canciones de una intensidad emocional, que pocos conseguían en aquellos días. Y de esta forma, surgieron preciosas melodías, negras como el azabache, del calibre de These Arms of Mine, Paint My Heart, Come To Me, That’s How Strong My Love is, Cigarettes & Coffe, For Your Precious Love, I’ve been Loving you Too Long, The Dock Of The bay,Try a Little Tenderness y un motón más de sentidas baladas soul que le mantienen en el panteón sagrado del género. Pero Otis no era un baladista, era un animal del soul, que estaba definiendo junto a otros contemporáneos este tipo de música, y además de emotivas baladas, también nos enseñó la fuerza y energía que el soul podía desprender, en temas tan bailables y explosivos como Mr. Pitiful, Respect, Love Man, I Can`t Turn You Loose, Security , Hard To Handle , y hasta se permitió el lujo de versionear el Satisfaction de los Stones para casi hacerlo suyo.

Un tipo increíble que empezó su recorrido musical en el sello Stax, allá por 1962 con su maravillosa These Arms Of mine, tremenda balada en la línea del mejor Cooke, y que a pesar de la calidad de sus temas, no obtuvo el reconocimiento general y masivo del público hasta 1967, cuando su atemporal The Dock of the bay llegó al número 1 de las listas de pop y soul en USA, unas semanas después de que un trágico accidente de avión nos privara de él y cuatro de los músicos de su banda, los Bar-Keys. Un triste acontecimiento, que sin embargo no nos pudo alejar de su música que perdurará a lo largo del tiempo.

Si no lo conocéis, para entrar en contacto con su música, os recomendaría cualquier recopilatorio que incluya la mayoría de las canciones indicadas antes, para posteriormente degustar algunos de sus LPs más carismáticos. Mis favoritos Otis Blue y The Great Otis Redding sings Soul Ballads.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada