jueves, 10 de noviembre de 2011

THE YOUNG RASCALS - Excelente soul de ojos azules

Publicado el  16/03/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Good Lovin' de The Young Rascals fue sin duda alguna una de mis canciones favoritas, en aquellos días en los que andaba descubriendo las excelencias de la música de los 60, y aún hoy es uno de mis temas de cabecera. Aquel Good Lovin’ fue uno de los grandes éxitos del 66, número 1 en USA, un tema trepidante, lleno energía y vitalidad, pleno de soul-beat (por llamarlo de alguna manera), con una arrolladora voz que traslada a todo el tema una fuerza inusitada, que te invita a no parar de bailar y brincar hasta el final.
 Tras esta fantástica canción, pronto me topé con el otro gran clásico del grupo, editado en el 67, el bucólico y melodioso Groovin’. Todo lo que era ritmo y energía en Good Lovin’, es delicadeza y sensibilidad en Groovin’, una atemporal maravilla de pop soul , capaz de emocionar a los ánimos más rígidos.
Y así fue como Good Lovin' y la delicada y bella Groovin', sus dos números 1 entre el 66 y el 67, me llevaron irremediablemente a buscar más temas de The Young Rascals, temas que me descubrirían a una excelente banda, que mezclaba como pocos el soul con el pop y el R&B. Una banda, un grupo, que pasaría a formar parte de mi batallón de indispensables de los 60, sobre todo gracias a las memorables canciones que editaron entre el 66 y el 68. Canciones que discurren, como antes hemos dicho, desde el R&B primario de sus comienzos, hasta el elegante y emotivo pop-soul de bellos arreglos de finales del 67.



The Young Rascals cuando iniciaron su recorrido, allá por el 66, ya mezclaban con acierto el soul y pop. Fueron la primera banda blanca que firmó para el sello Atlantic y podemos decir que junto con grupos como los Box Tops inauguraron esa curiosa categoría de grupos de “soul de ojos azules”. Sí, ojos azules, y tez blanca, pero sólo hay que escuchar sus versiones de clásicos de la música negra como Slow Down, Mustang Sally y In the Midnight Hour, incluidos en su primer disco, para descubrir a una poderosa voz y un gran organista, Felix Cavaliere, junto a un grupo con mucho soul.

Pero sin duda, su gran acierto fue la gran facilidad con que mezclaban diferentes estilos, casi siempre con grandes resultados. Soul salvaje y emotivo como demuestran las versiones de clásicos que ya hemos citado. Garage con toques psicodélicos del calibre de temas como Find Somebody o la desgarrada You Better Run, con un ritmo frenético, de guitarras desmadradas y un hammond ardiente. Y como no, pop soul elegante, exquisito, dulce y emotivo (me quedé sin adjetivos) tal y como demuestran monumentos del pop como A place in the sun, A Girl Like You, Groovin’, Baby Let’s Wait y la fantástica I belive, donde la emoción contenida se palpa desde el suave comienzo hasta el estallido final, a través de esa preciosa guitarra que lidera la melodía, la desgarrada voz de Cavaliere y el intenso hammond que arropa todo el tema.
En definitiva, exquisitas melodias de pop soul acompañadas de grandes armonias vocales, e inspiración a la hora de componer. Grandes, grandes.

1 comentario:

  1. Si os interesa esta fantástica banda de soul, pop y psicodelia luminosa, que todo hicieron, no debéis dejar pasar ese tremendo paquete con sus 5 primeros albumes en CD, a un precios asequible, que ha sacado recientemente el sello Warner. Una auténtica gozada disponible en la tienda de Amazon.

    http://www.amazon.es/Original-Albul-5-Cds-Rascals/dp/B003UF01VU/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1320962401&sr=8-1

    Saludos

    ResponderEliminar