jueves, 6 de octubre de 2011

HENRY MANCINI Y SU ORQUESTA - Desayuno con diamantes - (1961)

Publicado el 14/10/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


Me voy unos días de vacaciones y por ese motivo dejaré un poco desatendido el blog durante los próximos días, pero a la vuelta seguiremos esparciendo sensaciones sonoras por estos lares.
Y quizás por el aire festivo que se me avecina, no he podido evitar pinchar o mejor dicho, poner un CD muy especial para mi, la banda sonora de Desayuno con Diamantes, interpretada por la orquesta de Henry Mancini.
Disco importante para mi, porque me abrió otros caminos musicales. Hasta el momento en que compré y escuché este disco, hace ya unos cuantos años a finales de los 80, mi deambular musical aún no se había topado con las orquestas, con la bossa, el jazz, y el latin-soul-jazz o como queramos llamarlo. Y con este disco, entré en ese otro mundo musical, ajeno a la new wave, el pop rock, el soul más clásico, la psicodelia, el beat, el garage y el pop de los 60, que eran mi guarida musical por aquellos días.

¿Cómo me acerqué a este disco? Inevitablemente a través de la película que le da título. Mi admiración por Audrey Hepburn ascendía y ascendía en aquellos días. Hoy está en lo más alto. Vi la película tantas veces que la música empezó a ser algo más que el fondo de esta estupenda película. Uno de aquellos días, hablando de música con un gran amigo, de repente nos preguntamos el uno al otro, ¿qué música pondrías en una fiesta este fin de semana? Y la respuesta no fue beat, soul o algo por el estilo. Mi amigo dijo: la banda sonora de Desayuno con Diamantes. Flipé....., pero que me quedé con la película rondando mi cabeza. Días más tarde me dejó el disco y flipé aún más...



El disco tiene diferentes registros sonoros, ritmos latinos muy cercanos al boogaloo o al mambo en temas como Latín Golightly, Loose Caboose, Moon River Cha Cha o Something for Cat, toques del jazz más cool próximo a la bossa en temas como Holly, Sally’s Tomato, The Big Heist e incluso temas propios de los años del swing y las grandes orquestas como The Big Blow Out, Hub Caps and Tail Lights, sin olvidarnos de deliciosas baladas orquestadas, hoy clásicos estandards, pero imperecederos como Moon Rver y Breakfast At Tiffany’s . Como veis toda una maravilla de disco que me apetecía recordar y que haréis bien en reponer en vuestras discografías. Por supuesto, no dejéis de ver la película.

2 comentarios:

  1. Platónicamente enamorado de la bellísima Audrey. saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya somos dos...Encantadora, elegante y de una belleza diferente y tan atemporal que pervive a pesar del paso de los años.

    Saludos

    ResponderEliminar