martes, 3 de abril de 2012

WILSON PICKETT - Excitante soul sureño de los 60

Publicado el  27/11/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Wilson Pickett es uno de los mejores ejemplos de aquel soul aguerrido e impetuoso, visceral y primario de mediados de los 60. Un baluarte del viejo soul de puños cerrados y emociones al límite, de aquel soul orgulloso y desgarrado que brotaba majestuoso de los estudios Soulsville o Fame de Atlantic Records y Stax, donde nuestro protagonista encontró el acomodo perfecto a su fiereza vocal, en aquel áspero pero contundente sonido de vientos punzantes, y ritmos sincopados de irresistible gancho.
¿Quién puede sino, resistirse a esa maravillosa 634-5789 , que su viejo amigo de los Falcons, EddieFloyd, fabricó para él, junto a esa gloria del Memphis Group que es Steve Cropper, con su ritmo trotón y pegajoso, salpicado de incisivos vientos, que dan una réplica perfecta a la desgarrada y emotiva voz de Pickett , arropada por esos intensos coros femeninos de profundo aroma gospel? Yo no. Sin duda un tema sudoroso aunque de ritmo algo contenido, que define con claridad parte del sonido más característico que Picket desarrolló para el sello de Jerry Wexler, Atlantic Records, entre 1965 y 1967, años en los que fue acumulando un éxito tras otro, y donde florecieron mis temas favoritos de su discografía, o lo que es lo mismo un puñado de clásicos imperecederos del soul sureño, incluidos en un jugoso recopilario de Wilson Pickett que el sello Atlantic/WEA publicó en 1984 y que deberías degustar, si empiezas a descubrir que lo tuyo podría ser ésto del soul.



Ahí van estos clásicos, que me ayudaron a descubrir y profundizar en esta maravillosa música:

- In the midnight hour (1965, Pickett/Cropper), un clásico entre los clásicos, mil veces versioneada y que un servidor ha bailado innumerables veces hasta la extenuación. Irrepetible. Un tema que le colocó irremediablemente en el Olimpo del Soul y que escuché por primera vez de la mano de los Jam de Paul Weller.

- Don’t fight it (1965, Pickett/Cropper): más ritmo y desgarro con todo el Memphis Group arropando con contundencia a Pickett, que en este tema se acerca a los registros del gran Otis Redding.

- Mustang Sally (1966, Rice): otro rotundo llenapistas de ritmo trotón cercano al funk, con un chispenate hammond, y los correspondientes abrasivos vientos, donde Wilson Pickett aumenta el desgarro y la fiereza de su voz, acercándose al padrino del soul, James Brown.


 - I Found a Love (1967, Picked, Schofield, West): emocionante en sumo grado, con un desgarrado Picket rememorando los tiempos del soul vocal de comienzos de década en compañía de los Falcons. Una de mis favoritas desgarradas baladas de soul.

- Land of the 1000 dances (1966, Kenner/Domino): arrolladora, vibrante, enérgica, tribal, vital, y desgarrada. Soul y espectáculo en estado puro, y uno de los temas más salvajes en la historia del soul.



- I’m in Love (1967, Womack): Tras la tempestad viene la calma. Tierna, cálida, y muy sentida. Una de esas tórridas baladas que ponen en vilo hasta al más adormecido de tus sentidos.

- Funky Broadway (1967, Christian): dicen las crónicas de la época que su directo era casi tan arrollador y espectacular como el de James Brown y aquí se marca un vibrante tema que desborda ritmo funk por los cuatro costados.
Soul primigenio y en estado puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada