lunes, 5 de marzo de 2012

THE BEATLES - Rubber soul (1965)

Publicado el  19/6/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Una debilidad? Rubber soul . El beat explosivo y juvenil empezaba a quedar atrás y comenzaba a aflorar ese pop atemporal y lleno de matices, que caracterizaría el resto de la carrera de los Beatles .
1965 daba sus últimos coletazos. Un año que había visto como la inocencia del Merseybeat, dominante hasta esas fechas, perdía empuje en medio mundo, en favor de sonidos más aguerridos y comprometidos. Un año en el que Bob Dylan sorprendía al mundo entero electrificando su folk en ese fantástico Bringing it all back home, donde los Who y los Kinks enardecían a la juventud británica con poderosos y anfetamínicos riffs de guitarras, los Byrds inventaban el folk rock con su eléctrica lectura de los temas de Dylan y los Beach Boys dejaban entrever lo que sería y llegaría a ser su Pet sounds. Un año así requería una contundente respuesta de los Beatles, que en ese mismo año ya habían publicado Help!. Y la respuesta no fue otra que este espléndido Rubber soul

 

Y así, en este difícil contexto, vío la luz en Diciembre de 1965 este flamante Rubber soul . El auténtico punto de inflexión en la carrera de los Beatles. Un disco innovador, y de elásticos sonidos que amplió en gran medida su paleta sonora que se desarrolló a través de sus crecientes inquietudes sonoras en el estudio y de una amplitud de miras en las influencias recibidas de contemporáneos suyos, influencias que dejaban entrever cierta admiración por las maneras de Dylan y la electrificación del mismo que los Byrds habían llevado a cabo ese mismo año. 
Pero bueno, digámoslo de una vez y sin cortapisas. Adoro este disco. Puede que no sea el mejor disco de los Beatles, pero Rubber soul es un disco fabuloso con un sonido muy particular, muy sesenta y pre-psicodélico. Drive my car es irresistible con esa guitarra elástica que fluctúa chillona a lomos de ese bajo trotón con esos pegajosos golpes de piano. You won`t see me, que deja entreveralgode lo que será la psicodelia pop es un medio tiempo perezoso, repleto de lalalalas que sobrevuelan una deliciosa melodía dominada por una extraña mezcla de piano y órgano hammond. The word parece un saltarín R&B reconvertido en un arrebato de garage psicodélico, con esos impetuosos golpes de harmonium. Norwegian wood tiene tintes de folk lisérgico, acústico y misterioso, bañado por los novedosos acordes del sitar que George nos presenta.Think for yourself, que es uno de los primeros temas escritos por Harrison, y que además es una de mis favoritas, coquetea de nuevo impúdicamente con el garage, mediante ese revoltoso fuzz. I’m looking through you, bebe de las enseñanzas de Dylan. In my life es uno de esos enormes y atemporales temazos de pop que siempre sonarán actuales. Wait es redonda e irresistible, puro beat enrarecido y alborotado con panderetas y platillos. Y Girl es una preciosa balada acústica muy en la línea de los primeros “beatles” al igual que Michelle, tema éste, quejunto a What goes on (proveniente de las sesiones de Help) son los que menos me gustan del disco.
Tenía una deuda con ellos. Llevamos ya algún tiempo hablando de música, de grandes discos de los 60, nombrándoles una y otra vez y sin embargo sin destacar ninguno de sus discos. Si amigos, los Beatles son uno de los grandes clásicos en Sensaciones Sonoras y Rubber Soul uno de nuestros discos preferidos de su discografía. Mucho se habla últimamente del Sgt Peppers, pero si desempolvas el Rubber soul a lo mejor te llevas una sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada