miércoles, 10 de septiembre de 2014

LEE FIELDS & THE EXPRESSIONS - Emma Jean (2014) / Un carnoso ejercicio de soul sureño

En este emotivo y visceral Emma Jean de Lee Fields, publicado por el sello Truth & Soul, sorprenden la densidad emocional que emana de sus surcos, su poderío vocal y el descarnado y afilado sonido que lo envuelve, y que conforman un emotivo y sincero alegato del viejo soul, de aquel soul de alma sureña y profunda espiritualidad, que bullía alrededor de sellos como Stax y Atlantic a finales de los 60, y comienzos de los 70.

Un sonido que podía llegar a ser tan áspero y punzante como tierno y sensual, y al que hoy en día, este viejo trotamundos del soul, llamado Lee Fields, junto a The Expressions, la excelente banda que lo acompaña, han sabido dotar de la frescura e intensidad de antaño. Y no sólo eso, sino que además se animan ha aderezarlo exitosamente, con algunos novedosos ingredientes, como ese delicioso y sinuoso órgano que modela la melodía del adictivo Just Can't Win, un irresistible medio tiempo de indudable atractivo vocal, que se acerca a los parámetros del “modern soul” de comienzos de los 70, con sus cuidados y envolventes arreglos, y que sin duda es uno de mis temas favoritos de este fabulosos disco.



Un disco que a pesar de sus claras raíces sureñas, como decíamos, está lleno de pequeños y variados matices que enriquecen su conjunto. Ahí quedan el irresistible ritmo, de ese cinematográfico instrumental titulado All I Need, que parece extraído de alguna de las Blaxploitation de mediados de los 70. El aroma country que desprende en algunos pasajes esa intensa balada titulada Magnolia. Esos coros de cierta ascendencia gospel que amplifican la emoción contenida que envuelve ese ramalazo de soul-funk trotón que es In the woods, un tema que me trae a la memoria al genial Donny Hathaway. O la elegante sensualidad de Stone Angel, una envolvente balada de sofisticados arreglos y delicados coros, que me recuerda en su cadencia a aquel Starting All Over Again que Mel & Tim lanzaron para Stax en 1972.


Referencias, todas ellas, que se escapan en mayor o menor medida de esa carnosa etiqueta de soul sureño que rodea al disco, y que aparece en temas vibrantes, de vigorosos vientos y afiladas guitarras como esos pegajosos Standing by your side, y Talk to Somebody. O quizás más aún en esas tórridas baladas de emoción desatada y desbordante intensidad que son Eye to Eye y Don't leave me, donde Lee Fields nos muestra todo su poderío vocal, ese palpitante y desgarrado estilo con el que aborda cada sílaba y cada palabra que interpreta, para transmitirnos toda la fuerza espiritual del mejor soul.

Un disco redondo, que puede volver a relanzar la carrera de este viejo corredor de fondo del soul, que se ha mantenido en un segundo plano desde sus comienzos, allá por 1969, cuando le apodaban The Little James Brown, a pesar de haberse pateado medio mundo y haber publicado a lo largo de estos años, un buen puñado de discos en más de 12 compañías. Al final, su alianza con The Expressions y el productor Leon Michels, productor y copropietario del sello de Brooklyn Truth & Soul, parece haber dado sus frutos, afianzando y personalizando un estilo que en los últimos años ha sabido ganarse la admiración y el respeto de los amantes de la música soul con discos como My World (2009), Faithful Man (2012), o este maravilloso Emma Jean (2014), que para mi es sin duda el mejor de los tres, así como el mejor disco de soul, hasta la fecha, de este 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada