jueves, 3 de abril de 2014

WILLIE B. PLANAS – Landscapes & Still-Life (2013) / Un auténtico soplo de rock añejo

Quizás sea esa ascendente intensidad que rodea sus melodías, su emoción contenida, o el añejo aroma a rock rancio y auténtico que desprende esta estupenda colección de canciones. No lo sé, pero lo que si os puedo asegurar es que una vez que lo pruebas, que desgranas con esmero cada una de las notas que componen estos intensos medios tiempos, ya no lo abandonas. Te sumerges una y otra vez en sus otoñales atmósferas, dejándote llevar por el devenir de esas guitarras de aires sureños, por el chispeante susurro de su cálido hammond, o por el blues desgarrado de su armónica. Eso si, no esperes un disco instantáneo, ni de pegajosos estribillos. Porque no, no se trata de eso, sino más bien de envolventes melodías que van conformando un universo muy particular y nostálgico, de paisajes algo decadentes , donde confluyen carreteras hacia ninguna parte, abstractas galerías de arte, playas desiertas, oscuros eclipses de luna, lejanas colinas, truenos ensoñadores, banderas que no volverán a ondear y estaciones que inevitablemente llegan a su fin, sin darnos tregua para recuperar aquello que tanto deseamos. Paisajes y naturaleza muerta, saturados de rock emotivo y descarnado salpicado por la intensidad del blues y del soul.
Si, así creo que podríamos definir este Landscapes & Stil-Life de Willie B. Planas. Un disco que nos acerca a sonoridades ya conocidas, y previamente degustadas junto a ilustres como Dylan, los Stones, o el mismísimo Graham Parker, pero que convence de principio a fin por el magnetismo de sus canciones, y la contundencia y frescura con la que están interpretadas. Algo que descubrirás cuando empieces a escuchar temas como Castaway o Running naked, dos medios tiempos en los que guitarra y hammond delinean unas evocadoras y hermosas melodías, y que junto a la melancólica Diamond eyes y las chispeantes y algo más rítmicas Living longer, moving faster y Modern art son mis temas favoritos del disco



Un logro en el haber de este guitarrista y armonicista, ex miembro de The Pauls, que se hace llamar Willie B. Planas, cantante y autor de los temas del disco, y cómo no, de ese excelente conjunto que le acompaña, formado por Mario Mietta (piano y hammond B3), Paul Zinnard (bajo) y Miquel Ferrer (batería). Un conjunto del que sin duda destacaría el cálido y chispeante hammond B3 de Mauro Mietta, que a mi modo de ver da el toque diferencial a este disco, sabiamente producido y grabado en directo en el estudio, por Paul Zinnard.

Otro emocionante disco producido por ese exquisito sello llamado Two Mad Records, que presume de seleccionar cada nota y cada frase que les mueve el ánimo, grabarla, empaquetarla, y ponerla al alcance del público. Sin duda, discos como éste dan fe de su buen hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada