jueves, 13 de marzo de 2014

THE SUGARMAN 3 – What the worlds needs now (2012) / Rotunda explosión de intenso soul jazz

Puede sonar excesivo, pero sin duda, The Sugarman 3, como si de unos remozados Booker T & The MGs se tratara, han recuperado en este exuberante disco, titulado What theworlds needs now, la esencia del sonido más groove y abrasivo del soul jazz de mediados de los 60, junto a la intensidad y el desgarro instrumental que sustentaban aquellos volcánicos temas de sellos tan carismáticos como Stax y Atlantic. Y todo ello, gracias a este excitante conjunto de canciones instrumentales, en su mayoría temas originales, de vibrantes melodías, y un sonido demoledor, cimentado en una poderosa base rítmica, rugosos hammonds, crudas guitarras e impetuosos saxos.


Un disco trepidante, aunque no acelerado, que invita al baile desde el primer momento, con ese contagioso ritmo que lo envuelve, y que acaba conformando un irresistible combinado de soul, jazz, y funk, desbordante de pasión. Algo que queda patente desde el inicio, con las infecciosas Rudy's Interventions y Your Friendly Neighborhood Sugarman, dos poderosos brebajes de sofocante soul-funk, dominados por unos impetuosos vientos y un tórrido hammond. Puro alboroto emocional que repite intensidad en ese explosivo arrebato de jazz-soul con toques de boogaloo, titulado Witches Boogaloo, donde el hammond B3 eclosiona brutalmente a lo largo de una irresistible melodía, que podrían haber firmado a comienzos de los 60 los mismísimos Jimmy Smith o Jimmy Mcriff.

)

Una energía, que sin duda, también modela los momentos más bailables y pegajosos del disco, aquellos que se acercan más al sonido que los Mar-keys o Booker T & The MGs hicieron dentro de Stax a lo largo de los 60, y que se ven reflejados en los irresistibles But it's alright, Love went away, y en ese fantástico Mellow meeting que parece una relectura aventajada del inolvidable Melting Pot de Booker T. Y todo ello, claro, sin olvidarnos de la sorprendente versión que The Sugarman 3 hacen del Dirty Water de los Standells, un clásico del garage de los 60, que ellos convierten en una contagiosa pieza de bailable soul. Un ritmo vivaz e intenso que se ve atemperado por los temas más sinuosos y jazzys del disco, ésos que reducen revoluciones , te alejan de la pista de baile, pero incrementan notablemente su intensidad emocional. Temas como Got to get back to my baby, Brother T., Jealous Moon, o la canción de Burt Bacharach que da título al disco, What the world needs now, en los que el hammond se vuelve más serpenteante , la guitarra más sensual y el saxo más cálido y envolvente.


What the world needs now fue publicado a finales del 2012, por el sello de Nueva York Daptone Records, uno de los últimos reductos para artistas con inquietudes por el soul y funk de raíces, eso que algunos llaman retrosoul. Un disco que supuso la inesperada vuelta a la actividad, tras diez años de parón, de esta banda compuesta por el saxofonista Neal Sugarman, el batería Rudy Albin y el organista Adam Scone. Trío base de la formación, que para esta ocasión se han dejado acompañar de Dave Guy (trompeta) Fernando Velez (conga), Joe Crispiano (guitarra) y Bosco Mann (bajo) todos elllos componentes a su vez de los Dap-Kings, la banda que sustenta las grabaciones del sello Daptone y acompaña a esos artistas que hoy en día siguen reivindicando el sonido más primario y orgánico del soul, gente como Sharon Jones, Charles Bradley o Lee Fields, esta último fuera del catálogo de Daptone Records.

Un disco irresistible, que hará las delicias de todos aquellos que gusten de desenpolvar los viejos discos de Booker T Jones, o Jimmy Smith, y que sobre todo, puede ser un buen punto de arranque, para los que quieran iniciarse en estos sonidos llenos de matices y desbordantes de pasión, pero alejándose del estruendo del deep funk que en los últimos años dominaba la escena

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada