lunes, 17 de marzo de 2014

SIMON WELLS – Sometimes in the morning (2011) / Pop de tintes folkies con sabor añejo

Así, a primera vista, podríamos decir que Sometimes in the morning es un disco acústico y reposado, de atmósferas nostálgicas, tintes folkies, ligeros aderezos psicodélicos y alma descaradamente “soul”. Un evocador boceto sonoro de esos sinuosos paisajes que dominan la campiña británica, tan pastoril y bucólica. Un disco cautivador, de producción cristalina, y eminentemente británico, que aunque transita a su modo, por terrenos ya explorados por Paul Weller, Donovan, Traffic u Ocean Colour Scene, irrumpe y se desarrolla con una inusitada frescura desde el principio hasta el fin.

Editado en 2011 por el sello británico 208 Records, Sometimes in the morning supone el debut discográfico del escritor británico Simon Wells, un profundo conocedor de la cultura pop británica, y autor de éxito en su país con libros como “Your Face Here: British Cult Movies Since Sixties", o biografías sobre The Beatles, The Rolling Stones y Charles Manson, que inicia de esta forma su andadura musical.


Un inicio sorprendentemente atractivo, que arranca vivaz y soleado con el chispeante hammond de la vibrante Sometimes in the morning, quizás el tema más luminoso del disco junto a la pegajosa y algo bluesy Harry Greaves, una auténtica delicia que podría haber formado parte del Kinks Kontroversy de los Kinks. Dos pequeñas maravillas, que conforman los momentos más animosos de un disco más introspectivo y melancólico, en el que sobresalen emotivos medios tiempos como la delicada Harmony Groove, otro tema que bebe de los Kinks más bucólicos e ingeniosos, aquellos que florecieron a mediados de los 60, entre el Something Else y el The Village Green Preservation Society. Una influencia, la de los Kinks, que aunque presente en varios temas del disco, se ve ampliamente superada por la de Paul Weller, tal y como se aprecia en The Saturday Girl, The Angel of the Hillside, Cinamon Cinder, Just a moment, o You made me Strong, todos ellos medios tiempos predominantemente acústicos, de poderosa intensidad melódica y prfunda alma “soul”, que podrían haber formado parte de discos de Paul Weller como Will Wood, Stanley Road, o Illumination. Sonidos predominantes en un disco, que sin embargo completa brillantemente su gama de matices sonoros con las maravillosas Road y Celia Moon (single que precedió al disco), dos temas que parecen gravitar bajo la influencia de Van Morrison y Donovan.


Un sabroso conglomerado de influencias afines, preparado por un profundo conocedor de la cultura pop británica, que conforma un disco bastante homogéneo, de emotivo tono acústico, y cuidada producción, en la que destacan los acertados arreglos de cuerda de Just a Moment y The Angel of the Hillside, el elegante acordeón que acompaña la melodía de Harmony Grove, la punzante armónica de Harry Greaves, el sugerente piano de You made me Strong, y el centelleante hammond de Sometimes in the morning.

Un disco sobresaliente, tan extraño en estos tiempos que corren, que parece salido de otra época, de aquellos 60 que nunca nos cansaremos de reivindicar, y que puedes escuchar y comprar en la web del sello 208 Records.


2 comentarios:

  1. thank you for your very warm review! I have another album out too! Much love from the UK - Simon Wells... http://simon-wells.208records.co.uk/

    ResponderEliminar
  2. Thanks for your comment, Simon. I'm very excited to listen your new album. Please, keep making good music!!

    Regards!!

    ResponderEliminar