Love's So Far Away de Donald Byrd es un perfecto ejemplo de esa carnosa fusión que protagonizaron a comienzos de los 70, el jazz, el soul y el funk. Un irresistible engendro sonoro que generó torrentes de ritmos sincopados, cargados de groove, y de una sudorosa sensualidad. Sonidos de una intensidad brutal, que parecen brotar abruptamente de atmósferas cargadas, casi asfixiantes, dominadas por los más bajos instintos.

Love's So Far Away vió la luz en 1972 dentro del album Black Byrd del trompetista de Blue Note Donald Byrd. Un arrebatador aluvión de groove, a cargo de ese jugoso intercambio de golpes sonoros que protagonizan, trompetas, teclados y flauta, bajo un ritmo cadencioso pero intenso, arropado por unos sugerentes arreglos muy en la línea de las producciones de Curtis Mayfield. Una maravilla, que sin embargo supuso un auténtico sacrilegio para los puristas del jazz, que vieron como otro de los máximos representantes del hard bop se dejaba envaucar por los "facilones" sonido del soul, y el funk, obteniendo además, un éxito descomunal que lo colocó como el disco más vendido de Blue Note por aquellos días.
Algo que sin duda, hoy en día no deja de sorprenderme. Sí amigos, hubo un día en que estas cosas se vendían bien, eran superventas e incluso llegaban a ser tachadas de comerciales. Que cosas, ¿no?
Yo me encontré esta maravilla en el volúmen 4 de Pulp Fusion, Fully loaded, esa fastuosa serie que tan buenos ratos y descubrimientos me ha proporcionado . Espero que la disfrutéis.