lunes, 16 de julio de 2012

DR. DOG - Shame, shame (2010)

Publicado el  23/1/2011 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Si señor, ahí siguen estos chicos erre que erre, con su pop bucólico y elegante, de irresistibles trazos clasicotes y sorprendentes melodías, demostrándonos que son una de las mejores propuestas de hoy en día, para saborear exquisitos retazos de aquel pop crepuscular y algo nostálgico que deslumbró a finales de los 60. Porque os aseguro que esta pequeña maravilla titulada Shame, shame vuelve a ser toda una conjunción de magia y precisión melódica. Un perfecto conglomerado de rotundas canciones pop, generadoras de intensas emociones, elaboradas con la ya habitual maestría que este combo de Philadelfia demuestra disco tras disco.
Dr Dog son especialistas en modelar melodías imposibles, repletas de matices e insospechados giros, con atractivas armonías vocales. Un elegante tratado sonoro, que deambula entre lo nostálgico y bucólico, y que a pesar de tener sus raíces en clásicos como los Beatles y los Beach Boys de finales de los 60, mantiene su propia ideosincrasia, mostrando todo su potencial en este estupendo Shame Shame, que vuelve a estar poblado de pequeñas gemas del mejor pop, como por poner algunos ejemplos Where'd All The Time Go?, Station, Unbearable Why, Shadow people, Shame shame, y Jackie Wants A Black Eye, donde las guitarras, el piano, las palmas y las armonías vocales comparten protagonismo, con esas rotundas melodías de las que ya hemos hablado.



Atrás quedaron sus artesanas primeras grabaciones en mesas de 24 pistas, rotundas y embaucadoras viñetas de ese pop sincero, nostálgico y descarnado, que pobló sus primeros discos para el sello Park the Van, los fantásticos mini-LPs Easy beat (2005) y Taker and Leavers (2006), y ese glorioso We all be long (2007) que confirmaba con creces todo lo apuntado, y que daría paso a esa maravilla de orfebrería pop titulada Fate, de la que ya hablamos por aquí, y que les consegraría definitivamente en 2008, ya con un sonido más pulido, y digamos “profesional”, que podría abrirles las puertas de escenarios algo más poblados sin perder un ápice de su frescura inicial. Shame, shame es el primer disco que la banda de Scott McMicken graba fuera de Philadelfia, y de su sello de toda la vida, Park the Van, pero afortunadamente en su estreno del 2010, para el sello Anti, mantienen intactas sus señas de identidad, aunque con un sonido más cuidado que quizás pueda abrirles las puertas de un público más amplio. Algo que merecerían totalmente, ya que Shame, shame es otro disco irresistible de estos chicos, que te atrapará desde la primera escucha.

Sin duda, Dr Dog ya han alcanzado el olimpo de Sensaciones Sonoras, convirtiéndose en uno de nuestros grupos de referencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada