viernes, 22 de junio de 2012

PETE DELLO & FRIENDS - Into Your Ears (1971)

Publicado el  2/2/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

Puede que parezca exagerado, pero Into your ears es una gozosa maravilla de aquel exquisito pop de cámara, bucólico, e intimista que alumbró a finales de los 60. Un dulce y embriagador compendio de emocionantes canciones elaboradas con una exultante sensibilidad. Un disco hermoso, nostálgico y evocador, de factura aparentemente sencilla, pero tremendamente barroco en su armoniosa belleza, que combina con sutileza, la calidez de lo acústico con la elegancia de los arreglos orquestales, y las cuidadas armonías vocales, esculpido con suma delicadeza por uno de los más sorprendentes y olvidados trovadores de los 60, el genial Pete Dello, que aquí se descubre como el perfecto eslabón perdido entre el mejor Mcartney, del album blanco, y el Ray Davies más bucólico del Village Green.

Kinks y Beatles, dos referencias que pueden parecer atrevidas si uno aún no se ha inmiscuido en el entramado sonoro de Into Your Ears, pero que empiezan a tomar cuerpo desde el momento en que empiezan a fluir los primeros acordes de It's What You've Got, y There's Nothing That I Can Do For You. Guitarras acústicas, cuidadas armonías vocales y melodías redondas. Pop con tintes folkies, en estado puro, que se embellece con acertados arreglos de cuerda en temas como la saltarina I’m Gambler, o las baladas Do I Still Figure In Your Life y Taking The Heart Out Of Love, y que no duda en salpicarse de ciertos juegos psicodélicos en las misteriosas Harry The Earwig y Uptight Basil, de acercarse al vodevil en joyas como A Good Song, o de ceder todo el protagonismo a un atractivo teclado en On A Time Said Sylvie. Delicioso de principio a fin.



Aunque fue publicado en 1971 por el sello Nepentha, podríamos decir que Into Your Ears es un excelente producto de la década de los 60, elaborado con las canciones que Pete Dello compuso antes y después de abandonar en 1968 a la banda, que casi le lanza al estrellato, los excelentes The Honeybus, con los que llegó a saborear las mieles del éxito, llegando a alcanzar el puesto número 8 en las listas británicas en 1968, de la mano de la bonita I Can’t let Maggie go”, y con los que tuvo una ruptura amistosa, ya que Ray Cane, el otro miembro fundador de The Honeybus colaboró con Dello en este disco, tocando y ayudando con los arreglos, junto con Mick Green, Bob Henrit y Russ Ballard.



En su momento pasó desapercibido, pero afortunadamente ahora empieza a valorarse en su justa medida. No lo dejes escapar, es un manjar irrenunciable si te gusta el buen pop de los 60.
Por cierto, no dejéis de leer la apasionada crítica que nuestro amigo “Mr. Glasshead” hizo de este disco en su excelente blog “En busca del vinilo perdido”. Yo lo descubrí gracias a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada