miércoles, 13 de junio de 2012

MOTHER EARTH – The people tree (1994)

Publicado el  12/3/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. A Mother Earth siempre los traté de lejos, con cierta distancia, a pesar de que grabaran para el sello británico Acid Jazz, un sello que seguía con cierta expectación a comienzos de los 90, gracias a los discos de la James Taylor Quartet y Corduroy, entre otros. Pero sin embargo, por una u otra razón nunca llegué a hincarle el diente a niguno de sus discos. Sabía que su sonido era potente, por alguna versión suya de los Small Faces, que había escuchado, y que no eran precisamente el típico grupo del sello, que se alineaba con aquella etiqueta de acid jazz, tan de moda por aquellos días. Y desde luego, lo que nunca pude imaginar es el impacto que me ocasionaría tantos años después esta pequeña maravilla que se titula The people tree. Amigos, ¡lo que me estaba perdiendo!



Sin duda, una pasión intensa aunque contenida desborda cada uno de los surcos de este disco, que parece la encrucijada perfecta entre el funk, el folk y el rock. Un encontronazo apoteósico entre los Small Faces, Traffic, Sly & The family Stone y Curtis Mayfield, donde los guitarrazos se retuercen sombreados por un envolvente, más que chirriante hammond, entre adictivos medios tiempos de contagioso ritmo funky, y voces apasionadas, que sin embargo dejan algún resquicio para sorprendernos con algunas espléndidos ejercicios de lastimoso soul de aires folkies, como las deliciosas Jesse, y Apple Green que son de lo mejor del disco. Aunque eso si, sin olvidarnos de esos espléndidos e intensos medios tiempos, que aunque parecen desarrollarse perezosamente mantienen una intensa pulsión emocional, como Institution man, The people tree, Time of Future, Saturation 70, Stardust bubblegum o la exagarada A trip Down Brian Lane con sus 11 minutos de requiebros funkies. Una inesperada joya musical, con apariciones estelares de Paul Weller, James Taylor y la maravillosa vocalista Shauna Green, donde no faltan, ni los acertados temas para bailar sin remisión, como Illusions, y Mr Freedom, y que podría ser el perfecto eslabón perdido entre otras dos maravillas de los 90 como son Wild Wood, de Paul Weller, y Moseley Shoals, de Ocean Colour Scene.  Sin duda, tras este maravilloso disco, una de mis prioridades hoy en día es seguir escuchando el resto de su discografía, que ya os adelanto, promete bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada