lunes, 25 de junio de 2012

THE PRIMARY 5 – Go (2007)

Publicado el  18/2/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Go es un excitante y soleado viaje a través del sendero más melódico del clásico pop de guitarras. Un elegante ejercicio de melodías absorbentes, pegadizos estribillos, certeras guitarras, y armonías vocales por doquier, que dan forma a diez flamantes canciones pop, en su mayoría medios tiempos de nervio contenido, interpretados con intensidad y convicción por una de las mejoras bandas del género de hoy en día, The Primary 5. Convincente pop rock y adictivo power pop embebidos en unas canciones que sin duda harán las delicias de todos aquellos que gusten de sintonizar el añejo y excitante sonido de bandas como Big Star, Badfinger, Byrds o los más recientes Teenage Fanclub, por poneros algunos memorables ejemplos. Atractivo ¿no?
Y todo ello, gracias al talento y entusiasmo de estos The Primary 5, el sorprendente grupo que a comienzos de la década pasada fundó Paul Quinn, tras su exitoso paso por los imprescindibles Teenage Fanclub, donde colaboró en joyas del calibre de Grand Prix (1995) o Songs From Northern Britain (1997).


Jugosas reminiscencias que aparecen reflejadas con rotundidad en algunos de los momentos más deslumbrantes y vitáminicos del disco, protagonizado por las vibrantes y emocionantes Off Course, 2 AM, Out in the cold, Make Believe y Great Escape, cinco estimulantes aguijonazos de excitante pop rock, que definen la grandeza y espontaneidad de un sonido, que parece que seguirá vigente pese a la desidia de la industria discográfica.



Un alboroto sonoro, que se ve apaciaguado en la globalidad de este fantástico disco, gracias a excelentes bocados de exquisito pop, que me recuerdan al mejor Nick Lowe, en las deliciosas Sunsets y Reach for the ligh, además de por la aparición de tiernos medios tiempos de guitarras critalinas como Lost in Space (en el vídeo) , Window Shopping y Stars and Stripes, que cierra un disco que irrremediablemente tendrás que volver a pinchar.

The Primary 5 se han convertido por méritos propios en un referente básico de la escena pop rock actual, gracias a los tres excelentes discos que han publicado hasta la fecha: North Pole (2004) , High Five (2008) y el aclamado Go (2007). No les pierdas las pista.
Por cierto, nuestro amigo Kiko en su blog My back pages ya hablaba de este disco hace un par de años, y es uno de los culpables de que un servidor descubriera a esta estupenda banda.

Puedes escucharlo en Spotify en los enlaces siguientes

THE ISLEY BROTHERS – Brother, brother, brother (1972)

Publicado el  11/2/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

Con los primeros acordes de Brother, Brother, el tema que abre este excelente disco, ya intuyes lo que se te avecina, un auténtico torrente de soul en estado puro, salpicado de acertadas y pequeñas dosis de sudoroso funk, a lo largo de tiernas baladas, e intensos medios tiempos, de contenida excitación. Y claro está, la constatación de que Ronald Isley es un fabuloso vocalista, uno de los mejores vocalistas de la historia del soul. Un personaje capaz de jugar con cada nota, de acariciarla y mimarla, de romperla y rasgarla, transmitiendo siempre la máxima intensidad emocional.

No cabe duda, The Isley Brothers fueron muy grandes en los 60. Fueron parte del nacimiento del soul, participaron en la explosión del sello Motown, y nos dejaron algunos de los singles más memorables de la década, como Shout, Twist & Shout, This old heart of mine, I guess I’ll always love you... Siempre con una personalidad muy definida y un vocalista enorme. Fueron tan grandes en aquella época, que durante mucho tiempo un servidor obvió en cierto modo su obra posterior, tras dejar el sello Motown. Pues bien amigos, craso error, porque entre el 69 y el 73, The Isley Brothers facturaron algunos de los mejores discos de su carrera.


Brother, Brother, Brother vió la luz en 1972, y os aseguro que a día de hoy es mi disco preferido de la banda. Un maravilloso disco de soul y funk sin fisuras, que prescinde de los vientos, y donde sorprende el protagonismo y la perfecta sintonía, que hay en muchas de las canciones entre el piano y el hammond, que junto la hendrixiana guitarra del Ernest Isley dotan de un poderoso armazón sonoro, y de mucha intensidad al disco.



Un disco en donde los hermanos Isley componen 5 de los temas. El clásico y funky Work to do, de irresistible ritmo trotón, un ritmo que comparte con la sudorosa e intensa Lay Away, y el soul-funk casi abrasivo de Pop That Thang. La absorbente y melodramática balada titulada Love Put Me on the Corner y el soul envolvente y más pop, de la preciosa Sweet Season/Keep on Walkin'. Cinco joyas a las que acompañan 3 excelentes versiones. Dos de su venerada y contemporánea Carole King, la fabulosa y tierna Brother, Brother que abre el disco de una forma excepcional, y la más desgarrada y dramática It’s to late, donde hammond y guitarra comparten un acalorado protagonismo. Y la tercera versión que incluye el disco es  la pegadiza y soul Put a Little Love in Your Heart del otro clásico de los 60, Del Shanon. En definitiva, un emocionante disco de soul y funk en estado puro.

viernes, 22 de junio de 2012

Sensaciones sonoras en Spotify (2) - Sesión de jazz soul, nu jazz y acid jazz repleto de hammond

Publicado el  6/2/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Nueva sesión en Spotify de los sonidos que alberga Sensaciones sonoras. Esta vez, nos hemos decidido por una mezcla de jazz soul de los primeros setenta, con acid jazz de los 60 y 90, junto al nu jazz más elegante de estos últimos años. Aquí os dejo la lista. Y como siempre, espero que la disfrutéis.

Si tienes instalado el cliente de Spotify, puedes escucharla pulsando en el siguiente enlace o bien directamente sobre los enlaces de abajo: Sensaciones sonoras en SPOTIFY




 La lista comeplta de canciones es la siguiente:

  1. Melting Pot que Booker T. & The MGs
  2. Coffy is the color - Roy Ayers
  3. Everything I Do Gonna Be Funky (From Now On) - Lou Donaldson
  4. Sweet Tater Pie - Dave Pike
  5. Lead the way - Soulstance
  6. Good & Bad - Povo
  7. Every day is d-day - Marc Moulin
  8. Cost of livin’- Break Reform
  9. Chicago Serenade - Jimmy Smith
  10. Picking Up Where We Left Off finds – James Taylor's 4th Dimension
  11. All about my girl - Jimmy McGriff Strip Tease Organ - Sam Paglia

PETE DELLO & FRIENDS - Into Your Ears (1971)

Publicado el  2/2/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

Puede que parezca exagerado, pero Into your ears es una gozosa maravilla de aquel exquisito pop de cámara, bucólico, e intimista que alumbró a finales de los 60. Un dulce y embriagador compendio de emocionantes canciones elaboradas con una exultante sensibilidad. Un disco hermoso, nostálgico y evocador, de factura aparentemente sencilla, pero tremendamente barroco en su armoniosa belleza, que combina con sutileza, la calidez de lo acústico con la elegancia de los arreglos orquestales, y las cuidadas armonías vocales, esculpido con suma delicadeza por uno de los más sorprendentes y olvidados trovadores de los 60, el genial Pete Dello, que aquí se descubre como el perfecto eslabón perdido entre el mejor Mcartney, del album blanco, y el Ray Davies más bucólico del Village Green.

Kinks y Beatles, dos referencias que pueden parecer atrevidas si uno aún no se ha inmiscuido en el entramado sonoro de Into Your Ears, pero que empiezan a tomar cuerpo desde el momento en que empiezan a fluir los primeros acordes de It's What You've Got, y There's Nothing That I Can Do For You. Guitarras acústicas, cuidadas armonías vocales y melodías redondas. Pop con tintes folkies, en estado puro, que se embellece con acertados arreglos de cuerda en temas como la saltarina I’m Gambler, o las baladas Do I Still Figure In Your Life y Taking The Heart Out Of Love, y que no duda en salpicarse de ciertos juegos psicodélicos en las misteriosas Harry The Earwig y Uptight Basil, de acercarse al vodevil en joyas como A Good Song, o de ceder todo el protagonismo a un atractivo teclado en On A Time Said Sylvie. Delicioso de principio a fin.



Aunque fue publicado en 1971 por el sello Nepentha, podríamos decir que Into Your Ears es un excelente producto de la década de los 60, elaborado con las canciones que Pete Dello compuso antes y después de abandonar en 1968 a la banda, que casi le lanza al estrellato, los excelentes The Honeybus, con los que llegó a saborear las mieles del éxito, llegando a alcanzar el puesto número 8 en las listas británicas en 1968, de la mano de la bonita I Can’t let Maggie go”, y con los que tuvo una ruptura amistosa, ya que Ray Cane, el otro miembro fundador de The Honeybus colaboró con Dello en este disco, tocando y ayudando con los arreglos, junto con Mick Green, Bob Henrit y Russ Ballard.



En su momento pasó desapercibido, pero afortunadamente ahora empieza a valorarse en su justa medida. No lo dejes escapar, es un manjar irrenunciable si te gusta el buen pop de los 60.
Por cierto, no dejéis de leer la apasionada crítica que nuestro amigo “Mr. Glasshead” hizo de este disco en su excelente blog “En busca del vinilo perdido”. Yo lo descubrí gracias a él.

jueves, 21 de junio de 2012

Putumayo Presents: Brazilian Lounge (Rec. 2006)

Publicado el  25/1/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Es curioso, e incluso podría parecer extraño, pero no cabe duda de que los sensuales y cálidos sonidos de la bossanova han vuelto a florecer con toda su primigenia belleza, alrededor de suaves beats, y espectrales envoltorios electrónicos. Una mezcla perfecta entre lo acústico y lo electrónico, realzada por la calidez y exquisitez vocal de unas composiciones que cuidan las melodías y mantienen el seductor encanto de la bossa.

Y sin duda, éste fantástico Brazilian Lounge, publicado por el sello Putumayo, en el ya lejano 2006, es una magnífica muestra de lo dicho. Un recopilatorio de finos trazos, sinuoso, cálido y envolvente, y con mucho “groove”, que combina con maestría el sofá y la pista de baile, con sus delicados susurros sonoros e impulsivas melodías. Un conglomerado sonoro, montado alrededor de nuevos músicos brasileños por descubrir, (con alguna loables excepciones como el clásico Marcos Valle y los asentados Bossacucanova y Bebel Gilberto) de Río de Janeiro y Sao Paulo,  y que definen un atractivo espectro musical, explotando con elegancia y mucha inspiración el maravilloso legado de clásicos como Jobim, Bonfá, Joao Gilberto...



Ahí quedan la enigmática y nostálgica Como vou fazer, una especie de bossa galáctica interpretada con una exquisita dulzura por Mariana DeMoraes, nieta del gran Vinicious de Moraes, uno de los padres de la bossa. La belleza y frescura de la clásica bossanova, que brilla sensual y esplendorosa en Ha Dias, de Luca Mundaca, otra chica a la que hay que seguir el rastro. El encanto envolvente de esas otras bossas “modernas” de beats sinuosos, Mariana de Bia, Parece mentira de Katia B, otra voz cálida a la que seguir, e incluso el August Day Song de Bebel Gilberto, donde parece resurgir el áurea de sus padres, que en tan pocas ocasiones suele aparecer en sus comerciales discos.
Y temas más trepidantes y soleados como la deliciosa Brigas Nunca Mais, de la ya veterana Paula Morelenbaum que acompañó a Jobim en los 80. La pegajosa Meu Esquema de Mundo Livre S/A con su envolvente saxo. El Previsao de los imprescindibles Bossacucanova. El clásico Agua de Coco de Marcos Valle, fijo en tantos recopilatorios de nueva bossa. O ese inclasificable E Depois... de Seu Jorge. Y la vibrante samba Saudade Fez Um Samba de Marissa.
Simplemente delicioso.

martes, 19 de junio de 2012

THE MAJESTICS – (I love her so much) It hurts me (single,1966) / Irresistible pildorazo de northern soul





¿Qué podríamos decir de esta pequeña joya? ¿Qué es irresistible? ¿Qué es un exuberante aguijonazo de elegante soul con deliciosos toques latinos? No sé. Quizás. Podría ser. Pero, creo que los adjetivos se me escapan, mientras mis pies se disparan. ¡Uau! ¡Que gozada! ¿Dijiste que te gustaba el soul? ¿Estás escuchando? ¡Qué pedazo de melodía! ¿Has oído esos vientos, esa cálida voz llena de desgarro y emoción? ¿Sus coros, y voluptuosas cuerdas ? Lo sé, el corazón se dispara mientras el ritmo enloquece, y el frenesí se apodera de ti. Esto es soul amigo, puro soul. Munición infalible para la “allnighter” más excitante y sudorosa.

Ellos son The Majestics y la canción que acabas de disfrutar (I love her so much) It hurts me. Una auténtica maravilla rescatada del más absoluto de los olvidos, por la escena Northern Soul, y de la que lo poco que os puedo contar, es que la firma un tal Arthur Robles, y fue grabada y editada por el sello Linda Recording en pleno 1966. Escueta información procedente del disco donde me la encontré hace ya algunos años, “The Essential Northermn Soul Story”, del sello Goldmine, una de esas recopilaciones de Northern soul, que proliferan por ahí, y que aunque casi nunca acaban de convecerme plenamente, siempre incluyen un buen ramillete de oscuras perlas del mejor y más bailable soul.

 Publicado el  18/1/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera

MAMÁ – La mejor canción (2009)

Publicado el  10/1/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  
No hay duda. Y lo digo con toda la rotundidad que puedo. En La Mejor Canción de Mamá, resplandece el efervescente pop rock que marcó una época en la música española, y que aún sigue produciendo irresistibles destellos de emoción. Ése adictivo y descarado pop rock de guitarras tintineantes, con su justa dosis proteínica, capaz de dibujar pegadizas melodías de una sorprendente frescura. Melodías que irremediablemente acabarán apoderándose de ti tras la primera escucha. Melodías que persiguen obsesivamente alcanzar el mito de la mejor canción. Porque única y exclusivamente se trata de eso, de buenas canciones, o mejor dicho, de muy buenas canciones, interpretadas con grandes dosis de pasión y entusiasmo. Sin trampa ni cartón. Pop rock sin tapujos.
Casi nada más se puede decir de esta vibrante colección de canciones. Sólo queda dejarse llevar por ellas, disfrutar con su enorme espontaneidad y frescura, tararear sus adictivos estribillos y degustar con intensidad este fabuloso menú de pop por la cara. ¿Mis favoritas? Casi todas. El arrollador comienzo que componen Botellas, Estoy seguro, y Lo que pueda sentir. Luna llena con sus resonantes guitarras,que me recuerdan tanto a los mejores Byrds. Las agridulces y nostálgicas Muñeca de reyes y Tiovivo, que continúan la línea seguida por José María Granados en sus fabulosos discos en solitaro. En el centro del vendaval, uno de los pocos temas no compuestos por Granados, que firman Carlos Rodríguez y Manolo Mené,y que recupera ese fantástico sólo central del añorado Manolo Mené. Y cómo no, la dylaniana La mejor canción, toda una declaración de principios, que cierra el disco de una forma colosal.

Mamá fueron grandes a comienzos de los 80. Sus maquetas, su EP de presentación y su primer LP están entre lo mejor de aquella época, la tan manida nueva ola madrileña. Y ahora, casi 30 años después, cuando ya casi nadie se acordaba de ellos, van y nos sorprenden con esta pequeña maravilla de auténtico pop rock, publicada por Rock Indiana en el 2009, titulada La Mejor Canción. Un disco que sin duda recupera el mejor sonido de aquellos lejanos días. No lo dudes y acércate al MySpace de Mamá para degustar estas canciones y convercerte por ti mismo.

lunes, 18 de junio de 2012

SAUDADE COCOMO – VA (Compilado por Pandeiro) (2008)

Publicado el  5/1/2010 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  

Aunque su portada parece insinuar febriles sonidos de profundo sabor negroide, sus surcos te envuelven en una sugerente amalgama de hipnóticas melodías y reposados “beats”. Música ensoñadora, y minimalista, de elegante factura, y lujuriosa concepción, que revolotea ambiguamente entre conceptos sonoros, tan apreciados por aquí, como el trip hop, el jazz, el easy listening, el lounge, la bossa, el hip hop, el funk y el soul.
Saudade Cocomo es un inesperado, y sorprendente cóctel musical, mezclado con un gusto exquisito, para el mercado japonés, por este genial dj que responde al nombre de Pandeiro. Alguien que a pesar de la diversa fusión de estilos, que aparentemente recorren el disco, consigue mantener una insinuante y evocadora atmósfera, de ciertos tintes cinematográficos, desde el principio hasta el final.



Algo que Pandeiro consigue gracias a la excelente selección de temas que pululan a través de estos surcos. ¿De donde narices ha sacado este tipo estas pequeñas joyas, que no dejan de embaucarte una y otra vez? Ahí quedan la dulce belleza jazzy, de Slow down, ese sugerente susurro soul de Jazz Liberatorz. La emoción cósmica de ese nostálgico teclado de Creper (dj deckstream feat junji chiba). La lujuriosa algarabía de teclados y saxo que protagonizan Walking (Valentin). El minimal encanto de la repetitiva melodía de Take my hand de Imán. El misterio ensoñador de Aquarium (Mood bulljun). La envolvente dulzura de Round trip (diytokion), y de la maravillosa Lost Vibes (45), con su sugerente teclado y delicada atmósfera. Y cómo no, el sensual ritmo de esa bossa teñida de funk que cierra el disco, la excepcional Solidao Gasoline del brasileño Curumin, un tipo al que sin duda hay que seguir la pista. Y Todo ello salpicado por dos punzadas de hip hop, Love de The globetraddas, y No te enamores de Elefante Mecánico, que agitan el resultado final.



Un disco excepcional, curioso y adictivo, que nuestro amigo Segmento, en cuyo excelente blog descubrí este recopilatorio, cataloga como Jazzy Hip Hop, y que a pesar de haberse editado en 2008 ha sido uno de los discos del 2009 en Sensaciones Sonoras.

QUANT - New adventures in Full Colour (2009)

Publicado el  15/9/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  


Hace ya tres años que disfruto de la frescura, y desparpajo pop de Quant. De sus diáfanas melodías, sus coloristas portadas y sus pegadizos estribillos, de intachables reminiscencias sesenteras. Me crucé con ellos, casi sin querer, en esa estupenda web llamada Pop thing, y desde ese momento ya no pude perderles la pista. En sus maquetas, colgadas en su web para el disfrute general, siempre encontré destellos de aquel añejo pop al que nunca pude resistirme, y al que ellos veneran con bastante acierto, exclamando que adoran a los Beach Boys, Teenage Fanclub, Elvis Costello, Rubinoos el sonido Motown… y que quieren conseguir la canción pop perfecta. Y doy fe de que andan muy cerca de ello en este vitalista primer LP, titulado New adventures in Full Colour, que se autoeditaron y lanzaron a la calle en febrero de este 2009.

Catorce temas de pop por la cara, sin dobleces ni pretensiones, directos, y tatareables desde principio a fin, moldeados bajo los viejos e infalibles cánones de la epoca dorada del pop, e impulsadas con grandes dosis de entusiasmo. Ese entusiasmo tan necesario en la música y tan olvidado en muchas de las vacuas producciones de hoy en día. Ese entusiasmo que fluye, y se transmite de un modo natural cuando uno disfruta con lo que hace, y cuando sientes lo que tocas.



Quant son un grupo gallego, de El Ferrol, liderado por un alquimista del pop, que responde al nombe de Óscar Quant, guitarra, teclado y voz del grupo, al que acompañan, Alberto Amigo en el bajo, Rubén Coca con la guitarra, y Miguel Fuentes a la batería, según leo en esta interesante entrevista, que le hacen en la web de Netclub. Cantan principalmente en inglés, y aunque no quieren encasillarse como un grupo de pop sesentero o de revival, saben manejar como pocos los registros del buen pop de toda la vida, tal y como se aprecia en este New adventures in Full Colour, donde encontramos aceleradas píldoras de melódico pop nuevaolero, con coros arrebatadores y llenos de “eyeyeysss”, como Hey Mr.Dj drop the needle, Dollar in her eyes, Girsls, Girls, Girls, y ¿Sabes guardar un secreto?, deliciosos acercamientos al pop post-sicodélico como We´ll make you smile, Cloudless sky on winter solstice, Marta, it won't last long y Tell your mama(casi, casi, mis favoritas del disco), guiños a los Brincos en gallego como Ninguen parece escoitar, y dulces medios tiempos orquestados y en francés, como Ta liste des amitiees brises.

Todo un soplo de aire fresco en estos tiempos que corren. Venga, no te lo pienses más y acércate por su web, para escuchar, descargar gratis o comprar este refrescante disco de pop por la cara.

domingo, 17 de junio de 2012

CHAMAELEON CHURCH – Chamaeleon Church (1968)

Publicado el  12/9/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  

Hay una extraña y nostálgica belleza otoñal, revoloteando alrededor de esta onírica colección de canciones, conformadas bajo el exquisito patrón de la psicodelia pop más barroca. Aquí no hay excesos lisérgicos, ni estridencias disonantes, sino más bien luminosas melodías de aparente sencillez, envueltas en cuidadas armonías vocales y preciosos arreglos con cuerdas, pianos, flautas, oboes, clarinetes y hasta algún sitar. Algo así como si envolviéramos el majestuoso sonido de Burt Bacharach bajo un colorido manto de flower power. Toda una pequeña sobredosis de emociones sonoras, que sin lugar a dudas acrecienta cada vez más mi profunda debilidad por el caleidoscópico pop de la segunda mital de los 60.
Algo fácil, muy fácil, cuando escuchas temas tan redondos y adictivos como Spring this year, Blueberry Pie, Here’s a song, o las deliciosas In a kindly way y Off with the old (¡como me gusta el sitar de este tema!) que esta banda americana denominada The Chamaeleon Church incluía en este su primer y único disco, publicado por el sello MGM en 1968. Una banda semiolvidada, que descubrí, gracias al libro Discos Ocultos de Juan Vitoria, cercana a los británicos Nirvana y englobada en ese interesante movimiento pop, surgido en Boston en la segunda mitad de los 60, llamado Boston sound, que fluctuaba entre el pop barroco, con ligeros toques de psicodelia, y el “sunshine” pop, y donde aparecen otras bandas a revisar como Orpheus, Bagatelle, y Ultimate Spinach III, y del que podeis encontrar un interesante artículo con su historia, a cargo de su creador, Alan Lorber, en la web “Something Called the BOSTON SOUND” .


Aquí os dejo una de mis grandes debilidades del disco, Off with the old, espero que la disfruteis




y un vídeo, de uno de sus mayores éxitos Camillia is changing 



También podéis disfrutar de este disco en Spotify

HelioMendes, seu piano, seu conjunto - Weekend no Rio (1963)

Publicado el  1/9/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  

Este disco quizás podría ser la perfecta banda sonora de una de esas geniales películas de Black Edwards de comienzos de los 60, con su melodioso enfoque e irresistible mezcolanza de elegantes ambientes sonoros. Un placentero brebaje de irresistibles instrumentales que giran alrededor del jazz de las big bands, la bossanova, y el swing, con algún toque latino, repleto de standars (que en su mayoría un servidor no conocía), y que este sorprendente combo brasileño de los 60, “HelioMendes - Seu piano - seu conjunto”, liderado por el pianista y organista, Helio Mendes, interpreta con una inusitada calidez y frescura.

Porque este Weekend no Rio es un exquisito compendio de “Easy listening” envolvente y adictivo, desprovisto de todo ese empalago comercial, que a veces caracteriza y ensombrece el resultado final de las producciones etiquetadas bajo este controvertido apelativo, que engloba música de fácil escucha, dúctil y maleable, que amplifica el bienestar de los sentidos.

Algo que sin duda en este disco descubres en cuanto dejas caer la aguja sobre sus primeros surcos, y donde encontramos el sugerente encanto de esa bossa titulada Samba Em Preludio, la calidez de ese cuasi bolero titulado Speak Low, y la agridulce nostálgia de las preciosas Stella By Starlight y Dans mon lie, esta última con un indudable aroma parisino a cargo de un inusual acordeón. Un delicioso bagaje que no cesa hasta el final con más temas llenos de sensibilidad como Corcovado, Nancy, o con algunos vibrantes ejercicios de jazz samba como Volta por cima, Na Cadência Do Samba y O Samba Brasileiro Nº 2.



En definitiva amigos, un maravilloso y olvidado capricho de serie b orquestal, que vió la luz en 1963 al abrigo de la explosión musical, que vivió en aquellos años el jazz brasileño, de la mano de la exitosa irrupción de la bossanova, y que jamás hubiéramos descubierto de no ser por el fantástico blog de Zecalouro, Loronix (tristemente desaparecido), un tremendo baluarte de la música brasileña, donde uno no deja de descubrir pequeñas gemas como esta, y don de por cierto podéis obtener el disco.

sábado, 16 de junio de 2012

MIKE VIOLA - Lurch (2008)

Publicado el  24/6/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera  
Es asombrosa la frescura y elegancia melódica que desprende este exquisito disco de pop-rock sin complicaciones, repleto de matices, y certeras canciones de no más de tres minutos, tan directas y llenas de vida como de emoción. Si, porque si hay una palabra que podría definir perfectamente a este disco es ésa: emoción. Esa transmisión inmediata de emociones que este conjunto de canciones inyecta espontáneamente en el centro neurálgico de tu sistema nervioso, cautivando irremediablemente tu lado más sensible, ése que tantas veces nos empeñamos en ocultar y que Mike Viola consigue sacar a la luz con inusitada destreza en esta pequeña y oculta joya titulada Lurch.

Si amigos, y os digo todo esto con la convicción de quién adora, y no puede evitar adorar este tipo de música. Pop y rock, ese pop-rock donde priman las melodías y en el que las guitarras más o menos distorsionadas se dejan rodear de deliciosos coros repletos de uooohhhss. Pop-rock de corte anglosajón, que uno ha mamado y disfrutado desde hace ya unos cuantos años, y del que os aseguro que Mike Viola, es hoy en día uno de sus mejores alquimistas sonoros, alcanzando cotas muy cercanas a las de auténticos clásicos del género como Nick Lowe, Graham Parker, Elvis Costello, Marshall Crenshaw, los más recientes Fountains of Wayne o hasta el mismísimo Todd Rungrent en los inicios de su carrera en solitario allá a comienzos de los 70. De verdad, no lo dudes, y si alguna vez te quedaste enganchado con ese pop-rock que pulula entre el desgarro y la ternura, prueba este Lurch. Creo que no te defraudará.



En Lurch encontrarás delicadas y ensoñadoras tonadas de corte acústico como Good Ideas Grow On Trees y Dangerously Close, saltarinas melodías de irresistibles melodías pop como Maybe, maybe not y The Strawberry blonde, perlas de pop casi psicodelicas al son de sincopados pianos como Girly Worm (los Beatles y los Kinks se palpan aquí), perfectos ejercicios de pop rock nuevaolero como las desgarradoras When I Hold You In My Arms y So much better y otro buen puñado de memorables temas interpretados con ganas y convicción. Si, porque a lo largo de todo el disco se nota que a Mike Viola le gusta lo que hace, y que tras haber protagonizado en los 90 algunos discos de cierta relevancia, aunque algo irregulares, con su banda, The Candy Butchers, ha enfilado la nueva década pleno de inspiración, regalándonos discos tan memorables como el que sacó en 2004 con The Candy Butcher, titulado Hang on Mike o este maravillosoLurch publicado bajo su propio nombre, que se ha autoeditado este año 2008, y del que hasta ahora sólo se han distribuido 1000 copias en CD desde su propia página web, estando a la espera de publicarse en vinilo este verano con una distribución y una tirada más amplia. Sin duda el disco lo merece. ¿Te lo vas a perder?

Nota: La foto está tomada de su página web http://www.mikeviola.com/ donde puedes escuchar su música al igual que en su My Space http://www.myspace.com/mikeviola.

Si tienes una cuenta en Spotify podrás escuchar el disco en el enlace siguiente:



viernes, 15 de junio de 2012

THE ISLEY BROTHERS – My love is your love (Forever) (1967)

Publicado el  22/6/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 



¿Quién puede resistirse a cosas como ésta? Yo no, desde luego. Sólo hay que escuchar esos suntuosos primeros acordes, de ritmo tan contagioso, magistralmente dominados por esos bellos arreglos de cuerda, y ese lastimoso y tierno aullido que nos deja el gran Ronald Isley, para darnos cuenta que estamos ante algo grande, muy grande. Perdona, pero déjame que lo diga muy alto. Este My love is your love que los Isley Brothers grabaron para Motown en pleno 1967 ¡es una auténtica maravilla! ¡ Algo realmente fascinante !

¿Cómo es posible que esta gozada quedara casi oculta en ese oscuro disco de descartes titulado Tamla Motown Presents The Isley Brothers, que Motown lanzó al mercado una vez que la banda dejó el sello de Gordy a finales de 1967? ¿Cómo es posible que ese fantástico vocalista llamado Ronald Isley no esté en boca de todo el mundo como uno de los más grandes y excitantes cantantes de soul?
Seguro que después de escuchar esta joya te surgen dudas parecidas, porque en este My love is your love resplandece con una violencia casi dañiña la más pura esencia del sonido Motown, ya que es un soberbio ejercicio del soul más elegante, y vivaz, pletórico de emoción. Un tema que firman a medias dos monstruos sagrados del sello, Ivy Jo Hunter y Stevie Wonder, que fue grabado en Agosto de 1967, y que sin duda está a la altura de esas dos gemas imprescindibles del sonido Motown, grabadas previamente por los Isley Brothers, como This Old Heart of Mine o I Guess I'll Always Love You, y que he descubierto gracias a esas fantástica recopilación denominada Tamla Motown Connoisseurs, muy en la línea de la ya comentada  A cellar full of Motown!

No sé, pero creo que definitivamente uno de los más grandes misterios de la música soul es el poco partido que el señor Berry Gordy y su sello, Motonw, supieron sacar a una banda tan genial y excitante como los Isley Brothers.

jueves, 14 de junio de 2012

LUKAS SHERFEY - Soul vacation (2008)

Publicado el  19/5/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

Hay discos que se adueñan irremediablemente de ti, gracias a su aparente factura liviana, a su frescura inusitada y a su sorprendente poder adictivo. Discos vacíos de pretensiones pero repletos de emociones, que transpiran entusiasmo por los cuatro costados. Discos como este espléndido Soul vacation de Lukas Sherfey, donde el pop, y el soul de trazos finos, conforman una vez más una perfecta y radiante sintonía de bulliciosas sensaciones.
Sensaciones impregnadas de un ligero tono nuevaolero con cierto regusto mod, que me retrotraen a aquellos añejos años 80, donde los fantásticos Truth y los primeros Style Council de nuestro admirado Weller ya hacían discos como éstos, repletos de adictivas melodías pop, e irresistibles estribillos, modelados bajo los parámetros del efectivo y pegajoso sonido Motown. Una conjunción que acompañada de las necesarias dosis de entusiasmo e inspiración, da como resultado pequeñas joyas del calibre de las que se incluyen en este disco.
Canciones que entusiasman e incitan a bailar, como esas rompedoras I won’t be crying, Spend my days, Broken hearts, I will Give my Heart to you, y Soul Vacation, que tan brillantemente abren el disco. Rotundos y elegantes temas de ajustados pero efectivos arreglos, de teclado y viento, con un poderoso tratamiento vocal , llenos de guiños a ese soul clásico que tanto nos gusta a nosotros, y a este músico danés de orgullosa ascendencia mod. Un arranque irresistible que se toma un respiro con esa aceptable balada, algo lánguida, que se titula Will you love me when it rains, pero que inmediatamente recupera el pulso con esos intensos medios tiempos titulados The Loving y Your healing, donde el pop-soul que caracteriza este disco vuelve a brillar con luz propia. Un brillo, que sin duda aumenta su intensidad, y en esto los vientos tienen mucho que decir, con esa pequeña maravilla de pop-soul (de nuevo esta palabreja) que se llama Your love is making me stronger, que podéis oír en el vídeo y que es uno de mis temas favoritos de este disco, que finaliza de una forma algo más pausada con dos bonitos medios tiempos, Was it love y Summer has left too, este último un delicioso lamento de corte acústico.




Lukas Sherfey ya nos había sorprendido con la que fue su anterior banda, los enérgicos y anfetamínicos The Movement, muy en la línea de los Jam, de los que ya hablamos por aquí, pero sin duda ha sido en este disco donde hemos acabado de descubrir a un personaje a seguir, con el talento necesario para hacernos disfrutar hoy en día con un sonido que nunca morirá.
Sin duda, este Soul vacation, del que también habló por aquí nuestro amigo Modgeneration, ha significado una de las sorpresas más gratificantes con las que me he topado en los últimos meses. Un excitante ejercicio de nostalgia sonora, que sigo disfrutando como el primer día, y que me ha devuelto por unos instantes a aquellos gloriosos días de mediados de los 80, tan llenos de música, conciertos, gabardinas, y parkas. ¡ Venga, que alguien se decida a traerlo por Madrid !

MONTE LA RUE – The end of the rainbow (2008)

Publicado el  6/5/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

The end of the rainbow es una exquisita propuesta de envolvente escapismo sonoro, diseñada alrededor de los trazos más delicados de eso que llaman “easy listening”, “lounge music”, o “chill out”. Un embriagador artefacto musical que desprende una cautivadora fragancia melódica. Un radiante arco iris de sensaciones sonoras, sugerente y persuasivo, cuyos destellos revolotean sinuosamente entre dúctiles y evocadoras melodías.
Sin duda sorprende la bella amalgama de sonidos e influencias sobre la que se ha conformado este disco, que abarcan desde el lado más exótico de easy listening de los 60, a la bossa, el swing, o el cool jazz, y que nos recuerdan seductores ambientes del pasado, generados por maestros como Henry Mancini, Ennio Morricone, o Lalo Schifrin.
Un disco de belleza espectral, un tanto crepuscular, modelada por este peculiar personaje, productor y dj belga, de amplio bagaje en el mundo de la música lounge actual, más relajada y embaucadora, que responde al nombre de Monte la Rue. Un productor, que ya nos sorprendió gratamente con esa elegante recopilación de lounge burbujeante y sofisticado llamada Lounge Deluxe, y que ahora vuelve a embriagarnos con esta excelente colección de ensoñadoras sintonías de envoltura electrónica, que lo mismo te sumergen en una axfisiante y polvorienta atmósfera de un inquietante western, aunque eso sí, llena de sensualidad, como la que desprende In the mood, para a renglón seguido trasladarnos sin previo aviso, a tórridos escenarios de glamour espumoso, como los que sobrevuelan la sinuosa Champagne breaffast, o a esas otras paradísiacas playas de tonos ocres y placeres innombrales que se esconden bajo las melodías de Malibu Marina, Key lime pye, o Butterfly belly, donde la bossa revolotea seductoramente.



Ambientes sugerentes para tiempos difíciles. No lo dudes, si estás aburrido de escuchar siempre las mismas propuestas, este puede ser un buen punto y aparte para adentrarte en otros sonidos. Degústalo en la web de Monte La Rue, y saca tus propias conclusiones. Ya me contarás...Puedes descubrir una interesante reseña de este disco en United Recordings

TEENAGE FANCLUB - What You do to me (single,EP, 1992)

Publicado el  1/4/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 

Es todo un arrebato de frescura pop, o rock o como quieras llamarlo. Es un aguijonazo en la columna vertebral de tus emociones. Un lamento indescriptible que se retuerce al compás de una guitarra endiablada, que se alborota sin previo aviso. Un encontronazo rotundo e inesperado con la belleza de lo más simple y directo. Una explosión melódica en el corazón del caos. Es la canción que ahora no se me va de la cabeza, y que te estaría tatareando 24 horas al día, 365 días al año. Son Teenage FanClub y su maravilloso What You do to me. ¿Porqué narices tardaría tanto en dedicaros más tiempo? Esto es una auténtica gozada, que irrumpió en las ondas en 1991 dentro de su LP Bandwagonesque. Simplemente, irresistible.



 Ahí va su "extraña letra"

What you do to me...
I know, I can't believe
There's something about you
Got me down on my knees.

What you do to me...
I know, I can't believe
There's something about you
Got me down on my knees.

What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...


What you do to me...
I know, I can't believe
There's something about you
Got me down on my knees.

What you do to me...
I know, I can't believe
There's something about you
Got me down on my knees.

What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...

What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...
What you do to me...

STEVE CRADOCK – The Kundalini Target (2009)

Publicado el  26/3/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Si, lo sé, este es uno de esos discos a los que no puedo ni quiero resistirme. Uno de esos discos que siempre tendrán un hueco en mi discoteca. Un perfecto compendio de ese pop añejo, algo nostálgico y de rancia autenticidad, que tanto nos gusta por aquí. Esa clase de discos donde las guitarras se tornan otoñales, mientras desmenuzan embaucadoras melodías, arropadas por un mínimo de acertados arreglos: unos teclados, algún pellizco de hammond y pequeñas dosis de elegantes cuerdas.

The Kundalini Target es un disco evocador, pausado, y tierno, donde priman los medios tiempos, y en el que Cradock nos muestra con absoluta naturalidad esa felicidad personal y profesional que le rodea, y anima a realizar discos como éste. No hay urgencia, sino intensidad y emoción. Una pequeña joya, que el menor de los Gallagher ha comparado con el imprescindible All Things Must Pass de George Harrison, y que no deja de ser una estupenda colección de canciones pop, con una respetuosa arraigambre “sixty”. El perfecto eslabón que aglutina su intensa carrera al frente de su banda, los excitantes Ocean Colour Scene, con sus memorables colaboraciones, tanto en disco como en directo, junto al siempre imprescindible Paul Weller, y que nos demuestra su tremenda valía como músico, ya que produce, compone, interpreta y toca todos los instrumentos en todos los temas del disco, con la excepción, en cuanto a la composición, de la que es para mi la gran sorpresa de este LP, la versión que Cradock se marca de ese oscuro tema de Gerry Goffin y Barry Mann titulado Something Better, que Marianne Faithfull interpretó en aquel Rock & Roll Circus, que los Stones protagonizaron en el 69. Excepción, a la que hay que sumar, la guitarra de 12 cuerdas que Paul Weller toca en esa ensoñadora y acústica You Paint your picture, un tema que no desentonaría en absoluto en el reciente 22 dreams de Weller.



Sin duda este The Kundalini Target, publicado en Febero de este 2009 por el sello Moseley Shoals Records, es el disco que esperaba de Steve Cradock, desde que supe de su inminente existencia gracias al blog de Modgeneration, Ritmo, Soul y Otros Modernismos. Un exquisito bocado sonoro que acrecienta las ganas que un servidor tiene de degustar el nuevo trabajo de Ocean Colour Scene, y que nos deja canciones tan redondas como Running Away, Beware of falling Rocks, On and on, The Apple, Still Trying, It’s transcendental o esa fantástica The Clothes They Stood Up In, uno de mis temas de cabecera de los últimos tiempos, tan deudora de los fantásticos Kinks o Small Faces, canciones que podrás escuchar casi en su totalidad en el My Space de Cradock.
Estamos de enhorabuena. El espíritu de Ronnie Lane sigue vivo con discos como éste.

miércoles, 13 de junio de 2012

SAM COOKE - Live at the Harlem Square Club, 1963 (1985)

Publicado el  17/3/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 


Soul es la palabra. Y una auténtica explosión de soul en su estado más puro y primigenio, es lo que se produjo aquella noche de 1963 en el Harlem Square Club de Florida en 1963. Una apoteosis total de poderío vocal e interpretativo a cargo del que posiblemente sea el vocalista más grande que nos ha dejado la música soul, Sam Cooke, acompañado para la ocasión por una banda completamente entregada.
Hacía tiempo que no lo escuchaba, y el otro día, casi por casualidad, ojeando discos en Escridiscos, una de mis tiendas favoritas del centro madrileño, me topé con él y no pude resistir la tentación de atraparlo entre mis manos, y escudriñar minuciosamente cada detalle de su portada y contraportada. ¡Vaya pedazo de disco! Chain gang, Cupid, Somebody Have Mercy, Having a Party,Bring It on Home to Me, Twistin' the Night Away, It's All Right/For Sentimental Reasons...¡Que repertorio!
Pero claro, no era para menos, Cooke en el 63 ya había dejado atrás un buen puñado de grandes LPs, Sam Cooke, Twistin' the Night Away, Mr. Soul, Night Beat entre otros, y había alcanzado el éxito con casi todos los temas incluidos en este disco, además de algunos otros como Wonderful world y You send me.



Pero sin duda, al margen de la calidad de los temas y su maestría vocal, lo que más me fascina de este disco es la energía, la emoción y el desgarro con el que Cooke desgrana cada uno de los temas, todos interpretados con un punto más de agresividad, y ritmo que el que presentan sus exitosas y fantásticas versiones de estudio. Los fraseos casi gospel con los que enlaza los temas, y con los que capta la atención de los presentes. Su complicidad y comunión con el público. La delicadeza y sensibilidad con la que abre ese tremendo medley que incluye It's All Right y For Sentimental Reasons, y la intensidad con la que lo interpreta. El desparrame vocal que impregna a ese fantástico Somebody have mercy, y el increíble comienzo y desarrollo de Bring It On Home to Me. Realmente glorioso. Lo que hubiera dado por estar allí. El soul estaba creciendo y alcanzando su máximo esplendor, y Sam Cooke era uno de los principales causantes de ello.

Curiosamente esta joya, aunque fue grabada para publicarse en el mismo 63, como un disco en directo que se titularía One Night Stand, finalmente tardó 22 años en publicarse, ya que RCA, lo acabó editando en 1985, tras el éxito de la reedición del single Wonderful worl. Cosas de las discográficas. Venga, escúchalo, y luego dime que realmente no te gusta el soul. Do you like soul music?

MOTHER EARTH – The people tree (1994)

Publicado el  12/3/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena. A Mother Earth siempre los traté de lejos, con cierta distancia, a pesar de que grabaran para el sello británico Acid Jazz, un sello que seguía con cierta expectación a comienzos de los 90, gracias a los discos de la James Taylor Quartet y Corduroy, entre otros. Pero sin embargo, por una u otra razón nunca llegué a hincarle el diente a niguno de sus discos. Sabía que su sonido era potente, por alguna versión suya de los Small Faces, que había escuchado, y que no eran precisamente el típico grupo del sello, que se alineaba con aquella etiqueta de acid jazz, tan de moda por aquellos días. Y desde luego, lo que nunca pude imaginar es el impacto que me ocasionaría tantos años después esta pequeña maravilla que se titula The people tree. Amigos, ¡lo que me estaba perdiendo!



Sin duda, una pasión intensa aunque contenida desborda cada uno de los surcos de este disco, que parece la encrucijada perfecta entre el funk, el folk y el rock. Un encontronazo apoteósico entre los Small Faces, Traffic, Sly & The family Stone y Curtis Mayfield, donde los guitarrazos se retuercen sombreados por un envolvente, más que chirriante hammond, entre adictivos medios tiempos de contagioso ritmo funky, y voces apasionadas, que sin embargo dejan algún resquicio para sorprendernos con algunas espléndidos ejercicios de lastimoso soul de aires folkies, como las deliciosas Jesse, y Apple Green que son de lo mejor del disco. Aunque eso si, sin olvidarnos de esos espléndidos e intensos medios tiempos, que aunque parecen desarrollarse perezosamente mantienen una intensa pulsión emocional, como Institution man, The people tree, Time of Future, Saturation 70, Stardust bubblegum o la exagarada A trip Down Brian Lane con sus 11 minutos de requiebros funkies. Una inesperada joya musical, con apariciones estelares de Paul Weller, James Taylor y la maravillosa vocalista Shauna Green, donde no faltan, ni los acertados temas para bailar sin remisión, como Illusions, y Mr Freedom, y que podría ser el perfecto eslabón perdido entre otras dos maravillas de los 90 como son Wild Wood, de Paul Weller, y Moseley Shoals, de Ocean Colour Scene.  Sin duda, tras este maravilloso disco, una de mis prioridades hoy en día es seguir escuchando el resto de su discografía, que ya os adelanto, promete bastante.

domingo, 10 de junio de 2012

THE ZOMBIES – Tell her no (single, 1965)




La he escuchado cientos de veces, y ahí sigue tan fresca y poderosa como el primer día que la escuché, con su ritmo sinuoso, sus perfectas armonías vocales y ése lánguido y delicado desgarro, que desprende su elegante y pegajosa melodía. Fue una de mis primeras experiencias con el beat británico de los 60, y aún hoy me sigue emocionando como en aquellos días. Se publicó en 1965, y fue el tercer single, que esta fantástica banda británica, denominada The Zombies, grabó para el sello Decca. Una pequeña maravilla pop, compuesta por Rod Argent, que curiosamente fue ninguneada en las Islas Británicas, donde no pasó del puesto 42, aunque sin embargo si alcanzó el éxito que merecía al otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos, donde llegó hasta el puesto número 6 en las listas de la época, y que según comenta Spencer Leigh (comentarista de la BBC), en las notas de contraportada de la recopilación de See For Miles, The Zombies / Singles Collection (A-B sides) podría ser una de las canciones más negativas de la historia de la música pop, al citar más de 70 veces la palabra "No" en menos de 2 minutos. Curioso para un tema de tanta belleza.

Pero, bueno, al margen de bromas, creo que este fantástico Tell her no, es una perfecta demostración de que The Zombies fueron algo más, que una de las muchas bandas beat, que poblaron el Reino Unido en la primera mitad de los 60, ya que incluían en su sonido beat, que yo tacharía de pop exquisito, de un novedoso piano eléctrico, que dotaba a sus canciones de una elegancia sonora fuera de lo común para aquellos días. Sin duda, The Zombies deberían estar catalogados entre los grandes de la época, dotados como estaban de una sensibilidad especial para esculpir bellos retazos de exquisito pop, con un excelente vocalista, Colin Blustone y una inspirada pareja de compositores, Rod Argent y Chris White, que entre el 64 y el 67 grabaron para Decca, 2 LP's, diez single's y varios ep's, que están entre lo mejor de la época, y entre los que destacan sus composiciones originales, estupendas canciones, rebosantes de perfectas melodías, acompañadas de un manto de teclados, y unas perfectas voces, con un sonido muy típico y propio, fácilemente identificable entre el resto de grupos, que por aquellos días hacían beat. Temas a los que tenemos que sumar esa obra maestra de la psicodelia pop, que grabaron para el sello CBS en 1968, que responde al nombre de Odessey and Oracle, y de la que tan bien nos hablaban  en En busca del vinilo perdido.

Tell her no - The Zombies
And if she should tell you "come closer"
and if she tempts you with her charms

tell her no no no no no-no-no-no
no no no no no-no-no-no
no no no no no
don't hurt me now for her love belongs to me

and if she should tell you "come closer"
and if she tempts you with her charms

tell her no no no no no-no-no-no
no no no no no-no-no-no
(don't take her love for your arms)
no no no no no
don't hurt me now for her love belongs to me

i know she's the kind of girl
who'd throw my love away
but i still love her so
don't hurt me now, don't hurt me now

if she tells you "i love you"
just remember she said that to me

tell her no no no no no-no-no-no
no no no no no-no-no-no
(don't take her love from my arms)
no no no no no
don't leave her now for her love belongs to me
Fuente: musica.com

jueves, 7 de junio de 2012

STAN GETZ & LUIZ BONFÁ – Jazz Samba Encore ! (1963)

Publicado el  27/2/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Podríamos decir que Stan Getz y el sensual lirismo de su saxo tenor protagonizaron algunos de los pasajes más excitantes y gloriosos de aquella sorprendente y exitosa fusión entre el jazz y la bosanova, que tuvo lugar durante la primera mitad de los 60 que algunos denominaron jazz-samba. Un período que constituyó su momento de mayor esplendor y éxito, y en el que Stan Getz supo rodearse de algunos de los principales creadores e impulsores de ese sensual y cálido sonido, de origen brasileño, como Jobim, Luiz Bonfá y Joao Gilberto, en sesiones de alto voltaje e intensidad emocional, que sin embargo dieron como resultado discos de una insospechada delicadeza y belleza, como el maravilloso Getz & Gilberto, del que ya hemos hablado por aquí, o este otro fantástico Jazz Samba Encore! repletos de envolventes y sinuosas melodías, donde el saxo de Getz parecía revolotear lujuriosamente entre los saltarines y plácidos acordes de la guitarra de Luiz Bonfá, y la susurrante voz de María Toledo, mujer por aquel entonces de Bonfá.


Jazz Samba Encore! se grabó en Nueva York en Febrero en 1963, y significaría un paso más allá de Getz en su fusión con la bossa, tras el éxito que supuso una año antes Jazz Samba, el disco que comenzó a popularizar la bossa, y en el que junto al guitarrista Charly Bird grabó temas de Jobim, Bonfá y Vinicious de Moraes, entre otros reputados compositores brasileños. Jazz Samba Encore! no fue el primer disco que Getz grabó con músicos brasileños, porque en Agosto del 62, ya había grabado otro de nuestros discos favoritos de bossa o jazz samba, Big band Bosanova, con el compositor y arreglista brasileño Gary McFarland, pero Jazz Samba Encore! sí significó el primer y auténtico acercamiento de Getz a la bossa más seductora, a esa bossa minimalista, de bellos tonos melancólicos, actitudes despreocupadas, pero felices, y delicadas voces de sensuales susurros.

Y la verdad es que no podía ser de otra forma, si quién le acompañaba a la guitarra y componía la mayoría de las canciones era el mismísimo Luiz Bonfá, con la ayuda puntual en el piano y los arreglos, de ese otro incunable de la bossa, que es el imprescindible Antonio Carlos Jobim. Y si a todo esto le añadimos la melodiosa y lánguida voz de María Toledo, junto a la producción del capo de Verve, Creed Taylor, ya tenemos el equipo perefecto para realizar todo un clásico de la bossa que no deberíais dejar pasar.
Aunque es cierto, que no consiguió la repercusión mediática que posteriormente alcanzaría el afamado Getz/Gilberto, con Joao y Astrud Gilberto, Jazz Samba Encore! es otra auténtica maravilla, que nos dejó gemas instrumentales, de una gozosa placidez y excitante melancolía como las excelentes Sambalero, O morro Nao Tem Vez, o Ebony samba, bellos pasajes vocales, a cargo de María Toledo, de una desgarradora tristeza, como la preciosa Insensatez, y algo más vitales como Saudade Ven Correndo, además de bailables ejercicios que rondan la samba como So danço samba y Um Abraço no Getz. Una pequeña maravilla, algo olvidada, que podéis oír en la página de Verve del disco y que marcó las pautas de ese rotundo éxito internacional, que un mes más tarde grabarían Getz y Joao Gilberto.

Escúchalo en Spotify en los enlaces siguientes:

martes, 5 de junio de 2012

NICOLA CONTE - Rituals (2008)

Publicado el  17/2/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Quizás sea por la influencia de la inusitada sensualidad de esa maravilla que se titula Karma flower, pero desde luego, una sublime elegancia sobrevuela cada uno de los acordes que brotan de los surcos de este disco. Un disco imprescindible, si has decidido catar las esencias más orgánicas de eso que llaman el nu-jazz. Un apelativo, quizás demasiado moderno, para un disco que se me antoja sorprendentemente clásico y jazzy, sobre todo en su vertiente más íntima y seductora, conformada por una serie de exquisitos ejercicios de sinuoso jazz vocal, trufado de deliciosos matices sonoros, junto a envolventes retazos de atemporal cool jazz, como se aprecia en esa embriagadora y taciturna Awakening, de saxos decadentes, así como en la deliciosas y lánguidas Red Sun y Paper clouds, esta última de indudable ascendencia carioca, donde el propio Nicola Conte nos sorprende con unos delicados acordes de guitarra, que parecen provenir del mismísimo Joao Gilberto.



Una contenida elegancia sonora, que se acrecienta con el contraste con esas vitales, irresistibles y jugosas explosiones de jazz-samba, con toques de bossa y poderosos beats, tan características en la discografía de Nicola Conte, y que aquí adquieren un nuevo matiz, gracias a unas cuidadas interpretaciones vocales que deambulan entre la sensualidad del soul, como en Songs for the season y Love in, y el vigor vocal de aquellos grandes “crooners” de la década de los 40 o 50, como demuestran las excelentes The nubian queens, y Like leaves in the wind (en el vídeo), uno de mis temas favoritos del disco.

Posiblemente, este fantástico Rituals, que el genial compositor y músico italiano Nicola Conte, preparó en varias etapas entre el 2005 y el 2007, y que el sello Schema Records publicó el pasado 2008, carezca de la frescura y de aquel frenesí, de glamurosa estética sixty, que presentaba aquel soberbio y arrebatador Jet Sounds/Bossa per due, que tanto nos deslumbró por aquí. Pero es que Rituals es otra cosa, es la perfecta continuación del anterior y majestuoso disco que Conte publicó para Blue Note, Other Directions. Sin duda, Rituals es menos inmediato, y menos directo, aunque eso sí, es enormemente seductor, y profundamente “jazzy”. Sólo hay que escuchar esa maravilla que da nombre al disco, y que por otro lado lo cierra, para descubrir el espíritu indomable de aquellos monstruos sagrados del jazz, que responden al nombre de Coltrane, Davies, Grant Green, Chet Baker....
Por cierto, no puedo dejar de recomendaros la lectura de las excelentes notas que sobre el disco nos han dejado en la excelente web de Schema records, donde además podréis escuchar fragmentos de todos los temas, además de la interesante crítica del disco que hacen en la web de Acid Jazz Hispano

Puedes escucharlo en Spotify en los enlaces siguientes:

domingo, 3 de junio de 2012

Revisando el 2008 - 15 discos con la etiqueta de pop rock

Publicado el  13/1/2009 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera 
Se acabó el 2008, y por estas fechas siempre surge la misma pregunta: ¿cuáles fueron los mejores discos del año? Un divertimento más, que da mucho juego en los foros musicales, y que confieso seguir desde hace muchos, muchos, años, cuando durante estas fechas esperaba con cierta ansiedad, descubrir si entre las listas de mis locutores de radio favoritos y revistas especializadas aparecía alguno de los discos que en ese año habían ingresado en mi discoteca.
Ahora los tiempos han cambiado, y las listas se han multiplicado, y diversificado tanto a lo largo de la blogosfera, que han pasado a ser una herramienta perfecta para descubrir buenos discos de los que ni siquiera llegaste a oír hablar, además de para intercambiar y descubrir insospechadas complicidades sonoras en otros rincones de la red. Ahí van los 15 discos publicados en 2008, y etiquetados bajo la categoría de pop y rock, aunque con ciertos toques de soul, que más han sonado en el universo particular de Sensaciones Sonoras.

1. Paul Weller - 22 Dreams: Creo que ya lo hemos dicho por activa y por pasiva, aqui y allí. Para mi lo mejor del año con diferencia.
2.Elvis Costello & The imposters - Momofuku: Cuando Costello se olvida de sus ampulosos devaneos orquestales, y se centra en lo que mejor sabe hacer, le suelen salir discos imprescindibles como éste. Fue uno de los grandes impulsores de la new wave, con aquellos fantásticos My aim is true, This year’s model, Armed Forces y Get Happy, a finales de los 70 y comienzos de los 80, y ahí le tienes 30 años después, despachando con la misma energía e inspiración sus ya clásicas viñetas de pop rock afilado de adictivas melodías. Esta vez se acompaña de unos Imposters que suenan rematadamente bien, e incluyen a parte de sus inolvidables Attractions (Steve Nieve y Pete Thomas). American Gangster Time, No hiding place y Go away recuperan la agresividad y el sonido de This Year’s Model, Harri Worth y Mr. Feathers la elegancia pop deSpike, a lo largo de Flutter & Wow sobrevuela su pasión por el soul más clásico, Stelle Hurt tiene la crudeza de Blood & Chocolate o Brutal Youth, y Pardon me Madam, my name is Eve, es sencillamente desgarradora y emotiva. Lo mejor de lo mejor. De nuevo el gran Costello está con nosotros.
3.Dr. Dog - Fate: Dr dog es otro de esos grupos que no hay que perderse. Fate su disco de este año, del que ya hablamos por aquí, confirma esas señas de identidad que los sitúa como auténticos alquimistas de ese pop o rock clasicote, bucólico y algo nostálgico, deudor del sonido post psicodélico de finales de los 60 y comienzos de los 70, que tanto nos gusta por aquí.

4.Van Morrison - Keep it simple: Van Morrison es un clásico entre los clásicos. Y cuando retoma el sendero del soul y el R&B se vuelve imprescindible. Y mucho de eso hay en este Keep it simple, donde su voz, acompañada de una banda impecable, vuelve a sonar profunda y poderosa, retozando alrededor del viejo y emotivo soul.


5.Brian wilson - That lucky old sun: Brian Wilson parece recuperar aquella inspiración que catapultó a los Beach Boys a las más altas cimas del pop de los 60. Ha vuelto a Capitol, el sello donde grabó sus mejores discos, y se ha rodeado de un grupo excelente, con unas voces exquisitas, que parecen haber interiorizado como suyo aquel maravilloso sonido que los Beach Boys alumbraron a partir de Pet Sounds. That lucky old sun es una elegante y nostálgica suite de pop con mayúsculas, donde sobresalen canciones como California Role, Good kind of love y Forever She’ll be my surfer girl.

6.The Kooks - Konk: The Kooks se han convertido en uno de mis grupos británicos favoritos con sólo dos discos. Konk, su segundo disco, del que también hablamos por aquí, sigue la línea de su exitoso primer disco, y posee lo que siempre le he pedido a un buen disco de pop de guitarras: sencillez, intensidad y canciones con chispeantes melodías, que se desvanecen en un abrir y cerrar de ojos, mientras no paras de tararearlas.

7.Oasis - Dig out your soul: Un buen disco de Oasis siempre estará presente en Sensaciones Sonoras, y Dig out your soul es más que eso. Tiene garra y potencia, es poderoso en su conjunto y deslumbra por momentos. Tiene un comienzo arrollador aunque flojea algo en su parte final. Waiting for the rapture, The Turning y High Horse lady son mis momentos preferidos del disco.

8.Lori Meyers - Cronolánea: Me encanta el sonido de este grupo. La elegancia con la que recuperan el mejor pop hispano de los 60, las melodías que bordan, su letras, arreglos y coros. Cronolánea no llega al nivel del Hostal Pimodan, pero con canciones como Cúmulo de propósitos, Luciernagas y mariposas, Funcionará, Luces de neón y Copa para dos, siempre tendrán un lugar destacado por aquí.
9.Paul Collins' Beat - Ribbon of gold: Sólo hay que escucharI still want you para descubrir que los valores de la vieja new wave siguen teniendo vigencia hoy en día. Paul Collins parece haber recuperado lel nervio y la frescura que caracterizó sus dos primeros discos, y por aquí lo hemos celebrado no dejando de bailar temas tan trepidantes como Falling in love, She doesn’t want to hang around with you, y Ribbon of gold, sin olvidarnos de esas baladas de aire campestre, que tanto nos han gustado, Without you, y Flown Away

10.Bryan Estepa - Sunday best: Amigos, os presento a un australiano que acopla como pocos los manidos engranajes del pop rock más clásico. Sunday best es todo un homenaje al mejor pop por la cara, repleto de esos uooouoos y parapapass que tanto nos gustan por aquí. Guitarras, bonitas melodías, buenas voces y adictivos estribillos. Una auténtica delicia. Different with you y I’m going dan buena cuenta de ello.
11.Bart Davenport - Palaces: Bart Davenport ha girado su pop-folk hacia el soul de ojos azules, y le ha salido un disco redondo y encantador, con juguetones momentos que invitan al baile. Palace, Jon Jon y A Young One, que abren el disco y son quizás la parte más soul del mimso son una auténtica delicia para los sentidos, y muy probablemente la razón de que haya escuchado tanto este disco.

12.The Primary 5 - High five. La banda de Paul Quinn, quien fuera batería de Teenage Fanclub en su período más fructífero, ha encontrado el sendero perfecto para recuperar con elegancia y precisión la faceta más melódica de su antigua banda. High five es otra de las perlas del pop rock más melódico que nos dejó el 2008. Es algo más pausado, y con menos nervio que sus dos discos anteriores, pero igual de certero en melodías y voces, como demuestran I wonder why, So much to find y Lost and confused el momento más acelerado del disco.

13.The Explorers Club - Freedom wind: Este ese uno de esos ejercicios de mimetismo sonoro que tanto nos gusta. Estos chicos recuperan el sonido de los Beach Boys post Pet Sounds, o más bien quizás habría que decir que lo calcan. Pero y qué... el disco suena maravillosamente bien y os aseguro que el resultado es de lo más refrescante, apetecible y sugerente.

14.Mike Viola – lurch: Pop-rock americano sin complicaciones, repleto de matices, y certeras canciones de no más de tres minutos, tan directas y llenas de vida como de emoción, y del que ya hablamos por aqui. A medio camino entre Nick Lowe y Marshall Crenshaw.
15.Weezer – The Red Album: Ya nadie parece acordarse de ellos, pero siguen entregando irresistibles fogonazos de pop-rock acelerado y lleno de emoción. Puro chicle blindado. ¿Involución y repetición de esquemas? Puede, pero eso por aquí no nos importa demasiado, mientras nos sigan entregando temas como Dreamin’, Automatic, Pork & Beans y Troublemaker. Pura diversión.

15-bis. Primal Scream – Beautiful Future: Aunque no alcanza ni de lejos al soberbio y grasiento Riot City Blues ni está entre sus mejores discos, lo he escuchado muchísimo. Hay pop saltarín, muy bailable,y tremendamente adictivo como Beautiful Future y The glory of love, enérgicos arrebatos de adrenalina como Can’t go back, rock sudoroso y stoniano como Zombie man y hasta una balada espacial de las suyas, esta vez tomada prestada de los Fleetwood Mac, como Over and over. Suficiente para que una de mis mayores debilidades musicales entren en la lista.