jueves, 17 de mayo de 2012

DJAVAN – Aria (2010)


¿Te gusta la bossa? Si, pues entonces no lo dudes, acepta un consejo y apunta este disco entre tus futuras preferencias. Corre, búscalo, y hazte con él. No te defraudará. Es una auténtica gozada que no dejo de degustar con una atolondrada adicción en los últimos tiempos. Un sensual destello de elegancia melódica, en el que no dejan de embaucarme su aparente sencillez y el encanto con el que fluyen esa delicadas y hermosas melodías de tonos perezosos y cierto sabor agridulce, que lo pueblan, y que acaban conformando un atractivo collage de bossanova y samba, desprovisto de todo artificio sonoro.

Porque Aria es una reconfortante vuelta a los orígenes de estos seductores sonidos, donde la bossa y la samba muestran su vertiente más íntima y emotiva, gracias a esa sugerente desnudez sonora tan típica de sus inicios, protagonizada por envolventes acordes de guitarra, sinuosas melodías, suaves percusiones y voces más o menos susurradas. Un sonido directo y sencillo, que agiganta el poder adictivo de sus melodías y que engancha y emociona desde la primera escucha.


Un sonido deudor de aquellos discos con los que Luiz Bonfá, Joao Gilberto y Paulinho Nogueira, entre otros, comenzaron a perfilar la bossanova, y al que Djavan rinde un elocuente homenaje en este fantástico disco. Algo que resulta cuando menos curioso, ya que aunque la carrera de este laureado compositor brasileño discurre desde 1975 hasta nuestros días, por lo que he podido oír de sus extensa discografía, la bossa y la samba no han sido precisamente las grandes protagonistas de sus discos, si exceptuamos quizás su excelente debut, A voz e o violao. Razón ésta, por la que casi me atrevería a considerar Aria como una maravillosa rareza dentro de su discografía, en la que nuestro protagonista se permite el capricho de interpretar con toda la emoción e intensidad algunas pequeñas gemas ocultas de la música brasileña junto a algún que otro inolvidable estándar, que a él le tocaron la fibra en su día y que hoy gracias a él ya forman parte destacada de nuestra discografía particular.

Temas como esa sensual bossa que abre el disco con la firma de Cartola e Dalmo Castello, titulada Disfarça e Chora, o ese quejumbroso bolero, Sabes Mentir, que lleva la firma de un compositor brasileño de los 50 llamado Othon Russo, o esa otra irresistible y seductora samba titulada Apoteose ao Samba fechada en los 50 y firmada por unos desconocidos, al menos para mi, Silas de Oliveira y Mano Décio, o ese otro irresistible clásico de la bossa de Jobim y Vinicius de Moraes titulado Brigas Nunca Mais, o esa deliciosa adaptación en clave bossa, de Romeo Nunes, del estándar de Wayne Shanklin, Nada a nos separar, o aquella delicia de tono lastimoso que se titula Valsa Brasileira, que firman Edu Lobo y Chico Buarte y data del 88. Y así podríamos seguir uno por uno hasta completar los 12 temas de este fantástico disco que abraza con total desparpajo y convicción la esencia de la bossanova y la samba brasileñas, y que sin embargo finaliza sin ningún pudor con un inesperado y pegajoso toque jamaicano de la mano de esa versión que Djavan nos entrega de aquel tema del 81 de Gilberto Gil titulado Palco. Una sorpresa final para un disco que sin duda se ha convertido en una referencia obligada en Sensaciones Sonoras.

El disco está disponible en Spotify puedes escucharlo entero en los enlaces siguientets:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada