jueves, 5 de abril de 2012

DELICATESSEN - Jazz + Bossa (2007)

 Publicado el  4/1/2008 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Hay discos que te pertenecen desde la primera escucha. Discos que desde el principio se revelan imprescindibles en tu discoteca, y te deslumbran con el irresistible influjo de aquellos sonidos que sabes que jamás te abandonarán. Discos como este fantástico Jazz + bossa , que el cuarteto brasileño Delicatessen publicó el pasado 2007 para el sello Bebel Arte.

Un disco pausado, elegante e intimista, repleto de delicadas y nostálgicas melodías de tenues tonalidades, que uno se imagina degustando en la mejor de las compañías, en uno de esos cinematográficos antros de decadentes y humeantes atmósferas. Si amigos, porque he de reconocer que este exquisito conjunto de viejos standards de jazz, más o menos conocidos, que componen el disco, y que están tocados e interpretados con la extrema delicadeza del jazz más cool, y la calidez de la bossa más seductora, podría constituir el repertorio perfecto, que siempre quise degustar, en alguno de esos cafés donde aún hoy reina el jazz.



Y todo esto, sin haberla nombrado aún, sin haber hecho mención de ella. De esa sugerente y delicada voz, que da cuerpo a todas esas fantasías emocionales, que sugiere este disco. Sensual, en ocasiones, y carnal y arrogante en otras, Ana Krüger, es sin duda el descubrimiento femenino del año pasado, con su delicada y tierna voz, perfectamente acompañada por ese excelente combo de jazz, formado por la elegante guitarra, con cierta inclinación a la bossa, de Carlos Badia, el sinuoso contrabajo de Edu Martins y la batería de Mano Gomes, acompañados para la ocasión por el piano de Chico Ferreti y la trompeta de Fernado Rocha. Un conjunto que ha conseguido un sonido, clásico y al mismo tiempo actual, limpio y cristalino, que dota de un mayor magnetismo al disco. 

 Un disco en el que es difícil, si no imposible, destacar una canción, y que te envolverá desde los primeros acodes de Angel Eyes en una placentera, aunque algo nostálgica nebulosa sonora, que irrumpirá de forma serena pero contudente, en el centro neurálgico de tus emociones. Ahí quedan esos delicados y tiernos susurros que son The very thought of you e In a sentimental moods ; el ritmo vital y evocador con cierto sabor a bossa  de Do it again , e In a mellow tone, aquel clasíco de Duke Ellington; el oscuro misterio de Black Coffe ; la extraña luminosidad de esa irresistible Todos os dias, que supura jazz clásico por los cuatro costados con sus irresistibles juegos sonoros entre bajo y guitarra; y cómo no, la nostálgica belleza de melodías tan memorables e imperecederas como That's all o I love the way you're breaking my heart, por citar algunas de las pequeñas maravilas que incluye este disco, que es sin duda, una exquisita invitación a la pausa y al disfrute de los sentidos.

Nota: las fotos están tomadas de la interesante web del grupo donde podréis escuchar los temas del disco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada