domingo, 25 de marzo de 2012

JOE JACKSON - I'm the man (1979) - New wave en estado puro

 Publicado el  17/10/2007 en  Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Irresistible. Este disco es una auténtica bocanada de frescor nuevaolero capaz de cortocircuitar tus emociones. Efervescente pop de guitarras con algún ligero toque jamaicano, que combina descarados e impetuosos arrebatos de energía vital con melódicas viñetas de irónicos desencuentros emocionales. Pegajosos acordes, que en pleno 1979 recuperaban la sencillez e inmediatez melódica del mejor pop de los 60, con algo de la arrogante urgencia de punk. 

No lo dudes, Joe Jackson fue uno de los personajes que mejor definieron y abanderaron el renacimiento del pop británico a finales de los 70, en aquel batuburrillo mediático y sonoro al que denominaron new wave, con sus dos magníficos primeros discos, Look Sharp! y nuestro protagonista de hoy, este I’m the man , ambos publicados por el sello AM en 1979. La verdad es que cualquiera de los dos hubiera servido para destacar la poderosa irrupción de este desgarbado muchachote en el frenesí musical de aquellos años, pero particularmente me quedo con el que fue su segundo disco, I’m the man . ¿Por qué? Si bien no hay grandes diferencias en el sonido de ambos discos, y los dos incluyen grandes canciones, I’m the man me parece que es más completo y redondo en cuanto a las melodías, aunque globalmente pierda algo de intensidad respecto a su predecesor. 




Si amigos, aunque hoy nadie parezca reconocerlo, este disco es uno de los mejores baluartes de aquel sonido directo y efectivo de pegajosos estribillos y contundentes melodías que popularizaron la new wave. ¿Quién, con sangre en las venas, puede resistir ese impetuoso y arrollador arrebato de adrenalina pop que es I’m the man , el tema que da título al disco? Creo que no exagero si os digo que esta anfetamínica bofetada pop está entre mis diez temas favoritos de aquella época. Y cuidado, que estamos hablando de una de las épocas más brillantes del pop de guitarras. Pero es que no queda ahí la cosa, los frenéticos uoooooss y el brioso ritmo de Don’t wanna be like that , fácilmente te pondrán al borde de la extenuación si los asocias con esas otras píldoras de adherente energía saltarina, que son la fibrosa Get that girl , la arrogante On your radio , que abre el disco con su carácterístico toque de armónica, y la acelerada Friday que lo cierra contundentemente. Y no acaba aquí la cosa porque en medio de todo este arrebato juvenil, nos encontramos además con dos preciosos y sutiles medios tiempos de cuidadas melodías, que te pondrán el vello de punta, It’s different for girls y Amateur hour , además de con un cadencioso e irónico ejercicio de pop con toques jamaicanos cercanos al reggae titulado Geraldine & John , y con la que fue durante mucho tiempo mi tema favorito del disco, la irresistible Kinda Kute , un exuberante ejercicio de pop por la cara, con un irresistible ritmo, e inolvidable estribillo, en la que también nos deslumbra un contagioso y chispeante teclado.

Tras este disco, Joe Jackson abandonaría el pop efusivo y directo, en busca de otras experiencias sonoras algo más complejas, que a un servidor le llegaron bastante menos. Pero sin duda, sus dos primeros discos lo sitúan en el olimpo del pop británico de finales de los 70, junto a otras debilidades de quien escribe estas palabras como Elvis Costello, Graham Parker, y Nick Lowe.
Nota: La foto está tomada de a web The Joe Jackson Archive

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada