viernes, 23 de marzo de 2012

THE CRYSTALS - La excelencia de los girl groups II (1961-1964)

 Publicado el  8/10/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
The Crystals fueron uno de los ejemplos más gratificantes de ese emotivo y glorioso soul primerizo, de desatada inocencia juvenil y desbordante emotividad, que floreció a comienzos de los 60 alrededor de la etiqueta de los girl groups. Grupos de chicas con un exuberante poderío vocal, criadas en las escuelas del gospel y R&B, capaces de generar tanto emocionantes torrentes de visceralidad adolescente, como trémulos lamentos de una inusitada ternura y fragilidad.

Y sólo hay que escuchar temas del calibre de esas atemporales e inolvidables There’s no other like my baby , Then he kissed me o Da doo ron ron , para enamorarnos sin remisión de este cuarteto, formado en New York a comiezos de la década de los 60, alrededor de dos maravillosas vocalistas La La Brooks y Barbara Alston. Dos voces tremendamente cautivadoras y sentidas, con un ligero poso nostálgico, que supieron plasmar con intensidad toda la fuerza emocional que necesitaban esas pequeñas y rotundas tragedias de amor juvenil, que pusieron a su disposición compositores del calibre de Phil Spector, Barry Mann and Cynthia Weil, Gerry Goffin and Carole King o Ellie Greenwich and Jeff Barry, envueltas por aquel fantástico muro de sonido con el que ese mago de la producción, que es Phil Spector, asombró al mundo durante la primera mitad de los 60, el período más fructífero y creativo de su carrera.



Un espectacular y ampuloso muro de sonido, realizado en base a alborotadas percusiones, saxos descarriados, frenéticas palmas, lujosas cuerdas, y pianos enfebrecidos, sobre los que deslumbran las emotivas y cálidas voces de The Crystals con su nostágico tono de desgarro y esa ligera fragilidad, todo ello envuelto en una atmósfera llena de novedosos e incisivos ecos, que conforman un buen montón de radiantes canciones, de una extraordinaria capacidad para emocionar.
Canciones realmente sugerentes e imprescindibles como There’s no other like my baby (1961) con Barbara Alston como cantante solista, que es un delicioso arrullo, que arrasará tu lado más sensible y que comenzaba a definir lo que posteriormente sería el muro de sonido de Spector, que brillaría en todo su esplendor en temas como la encantadoras y envolventes Then he kissed me (1963), Girl can tells (1963) y Little Boy ya con La La Brooks en la voz solista, al igual que en la trepidante y arrolladora Da doo ron ron (1963), todo una bofetada de entusiamo y vitalidad juvenil, imprescindible en cualquier guateque que se precie, al igual que esas maravillas que incluyeron en aquel indispensable disco navideño de 1963 tituladoA Christmas gift for you , Santa Claus is Coming to town , Rudolph the red nosed reindeer , y Parade of the wooden soldiers , o ese R&B pegajoso lleno de “eeiieiesss” que es Heartbreaker (1963) o las impetuosas y soberbias He’s a rebel (1962) y He's sure the boy i love (1962), que aunque fueron publicadas bajo el nombre de The Crytsals contaban en su voz solista con la también imprescindible Darlene Love. Perfectos ejemplos todas ellas del mejor sonido Spector.

 

The Crystals fueron el gran grupo vocal de la factoría Spector hasta que aparecieron las maravillosas Ronettes. Phil Spector configuró con ellas el que sería su gran sonido, dejándonos por el camino curiosidades de sabor latino como Uptown (1962), con su atrayente guitarra española, o conflictivas escenas como las descritas en la censurada He hit me (It felt like a kiss) .
Grupos de chicas hubo muchos, y muchos fueron fantásticos. Sin duda, The Crystals están entre las mejores Nota: todos los temas mencionado se incluyen en la fantástica caja Back to the Mono de Phil Spector.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada