jueves, 22 de marzo de 2012

THE CORAL - Roots & echoes (2007)

 Publicado el  25/9/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Siempre he sentido una especial debilidad por esas canciones de adherentes melodías, de tono evocador y poso nostálgico, con armazón acústico y ligero aderezo psicodélico de chispeantes o brumosos hammonds. Tiernos medios tiempos o arrebatos de energía contenida, da igual. Canciones atemporales que brotaron por primera vez en la segunda mitad de los 60, pero que cuatro décadas después siguen floreciendo con la misma belleza y capacidad para emocionar. Y amigos, Roots & echoes, el quinto disco de la banda británica The Coral, publicado en este 2007 por el sello Deltasonic, es un perfecto ejemplo de esto.


Excelente en su conjunto, con canciones de un exquisito poder melódico, Roots & Echoes es el disco que siempre supuse que The Coral podrían hacer, y aún no habían hecho. Un disco donde por fin priman su enorme capacidad para crear melodías rotundas, frente a esa, a veces absurda, búsqueda de los más intrincados e impactantes recovecos sonoros, y donde la tensión emocional y la belleza sonora despuntan una y otra vez entre surco y surco.



Roots & Echoes es un disco emotivo y cálido, aunque igualmente intenso y arrebatador, que nos muestra el lado más pop, y el que a mi más me gusta, de una de las bandas británicas con más talento y buen gusto a la hora de recuperar el espíritu sonoro de aquellos añejos 60. Un disco que sin embargo, casi nos quedamos sin disfrutar, y que recupera a The Coral de oscuras turbulencias motivadas por crisis nerviosas y nefastas adicciones tóxicas, que tuvieron al grupo al borde de la desaparición tras la publicación de su anterior disco, el algo disperso The Invisible Invasion.



Sin duda, este Roots & Echoes es mi disco favorito de The Coral hasta la fecha. Un disco de grandes canciones, donde hay temas primorosos de una delicada textura acústica, cercana al folk más pop, con ligeros arreglos orquestales, como la preciosa Not so lonely. Tremendos ejercicios de candoroso pop británico pos-psicodélico como las nostálgicas y arrebatadoras Put the Sun Back, Rebecca You y Jacqueline, con esa encantadora mandolina, que ya es una de mis canciones favoritas del año. Momentos de beat saltarín algo aterciopelado y puesto al día, como la fantástica Cobwebs, arrebatadora psicodelia de ritmo acelerado, revoltosas guitarras y chispeante hammond como los que desprenden los temas más enérgicos del disco, In the Rain, Remember me y la pegajosa Who’s gonna Find Me, y cómo no, esas canciones marca de la casa, de psicodelia crepuscular y atmósfera de spaghetti western como son Fireflies y la tremenda She’s got a reason, cuyo explosivo y poderoso riff de guitarras y hammond final deja bien claro la fuerza de esta banda.

Señores, estamos ante una de las joyas más refrescantes y sorprendentes, por lo inesperada, de este 2007. No se la pierdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada