martes, 13 de marzo de 2012

THE BEAT - THE BEAT (1979)

Publicado el  2/9/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Lo has escuchado verdad? Dime que si, por favor, y si no, no pierdas ni un segundo y corre a buscarlo. Es más, si te gusta el power pop, ese pop rock entusiasta, vibrante y vital, repleto de arrogancia juvenil y guitarras vigorosas, que sin embargo modulan increíbles y adictivas
melodías rebosantes de emoción, no debes dejar de escucharlo. No lo dudes, te quedarás prendado de este auténtico antidepresivo sonoro, publicado a finales de 1979, en plena eclosión de la new wave, y que significó el debut discográfico de The Beat , el grupo que Paul Collins formó en Los Angeles, tras la separación de esa otra imprescindible banda para el devenir del power pop que fueron The Nerves, de los que seguro hablaremos otro día.


Bien, te gusta el viejo pop de guitarras y ya veo que te has hecho con él. Pues venga, que la ansiedad no te devore. Sácalo de la funda, déjalo caer en el plato y que suene la música. Ves, no te engañaba, con los primeros acordes de Rock ‘n’ roll girl ya te ha subido la adrenalina y te has puesto a saltar, con su eléctrica aceleración y su pegadiza melodía de desbordantes coros. Beat vigoroso tocado por la urgencia del punk, que repetirá efectividad y poderío con las demoledoras y pegadizas Don’t wait up for me, You won’t be happy, USA, Let me into your life, Walking out on Love, la más pausada y desgarradaDifferent kind of girl, y la heredada del repertorio de los Nerves, Working too hard, repletas todas de guitarrazos adherentes y entusiastas armonías vocales. Efervescente y radiante pop, realizado con pasión, que desprende sentimiento y emoción por todos los lados, que no defraudará a todos aquellos que se emocionan con esa conjunción mágica de contundentes guitarrazos y demoledores estribillos.
Es curioso, pero a pesar de que hay pocos discos de power pop o de pop rock, tan redondos y efectivos como éste, la imagen de Paul Collins y sus Beat parece permanecer en un discreto segundo plano, en la estela de Elvis Costello, Nick Lowe, o Joe Jackson. Cierto es que no gozaron del éxito que merecieron, pero eso no es óbice para reconocer la calidad y frescura de sus composiciones que sin duda alguna forman parte de los mejores y más gloriosos momentos de la new wave. Un talento que queremos resaltar en Sensaciones Sonoras y que quedó patente en el espléndido segundo disco de la banda, y en menor medida a lo largo de los discos que Paul Collins ha ido publicando durante los últimos años.
Como curiosidad comentaros que debido a la coincidencia de nombre con los ingleses Beat, de Birminghan, los siguientes discos tuvieron que publicarlos bajo el nombre de Paul Collins' Beat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada