miércoles, 29 de febrero de 2012

PULP FUSION - Vol. 1 - Funky Jazz Classics & Original Breaks from the Tough Side (Rec 1970-1974)

Publicado el  20/5/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
No puedo parar de moverme. El plato desprende un descarado torrente de sudorosos ritmos sincopados de explícita sensualidad a los que no puedo resistirme. Un auténtico aluvión de arrogantes vientos, hilarantes y cálidos hammonds, insinuantes pianos eléctricos, y profundas voces negras que cabalgan impetuosamente a lomos de una impresionante base rítmica, dominada por un endiablado y sensual bajo, una poderosa e imperturbable batería y unos afilados fraseos de guitarra rítmica. Sí, hablamos de funk, de jazz funk y soul-jazz, si lo prefieres, de auténtica música negra procedente del guetto, de música profundamente racial que desprende autenticidad y emoción por los cuatro costados. Hablamos de Pulp Fusion , una excelente recopilación que rescata piezas raras y difíciles de encontrar del mejor jazz-funk, y soul jazz con mucho, mucho, groove de los primeros 70.



Un disco editado en 1997 por el sello Harmless, que abría de forma espectacular esta imprescindible serie Pulp Fusion , de la que se llegarían a editar siete volúmenes, imprescindibles para todo amante de estos sonidos. Música urbana, de luces púrpuras, y ambientes de terciopelo rancio.
¿Y qué nos encontramos en este primer volumen de la serie, protagonista de hoy en Sensaciones Sonoras? Pues bien, espléndidos ejercicios de soul-jazz instrumental donde un órgano hammond chispeante e incisivo desata impactantes melodías de trepidante y contagioso ritmo, como la fabulosa Melting Pot que Booker T. & The MGs publicaron en 1971, o la más sudorosa Inner City Blues que el organista Rueben Wilson publicó en 1972 dentro de LP The Sweet Life; excelente latin jazz con alma soul, de la mano de Pucho & His Latin Soul Brothers en su pegadiza y pegajosa Chitterlings Con Carne, donde una deliciosa flauta marca de una forma sorprendente su infecciosa melodía; sensuales ejemplos del mejor soul vocal de ritmos funkies como el fantástico Don't It Drive You Crazy de Pointer Sisters o la igualmente sensual pero más ácida y guitarrera Every Time He Comes Around que Minnie Riperton publicó en 1974 dentro de su álbum Perfect Angel; y más contagioso soul jazz instrumental de inquietas flautas, ritmo funk y chispeantes guitarras como la irresistible Burning Spear que S.O.U.L. publicaron en 1971; y cómo no funk sudoroso y bailable repleto de wah wah como las excitantes The Bump de George Freman, y Crab Apple de Idris Muhammed donde el efecto del wah wah deja paso a una arrolladora guitarra de poderoso trasfondo blues, arropada por unos arrogantes vientos, y un susurrante hammond.

A mi me costó llegar al funk y al jazz funk desde el soul, pero discos como éste eliminaron de mi cabeza la idea preconcebida de la pesadez del funk, y me convencieron de su profunda autenticidad y vigoroso e irresistible ritmo. Atreveros con él, seguro que no os arrepentiréis.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada