martes, 14 de febrero de 2012

BOSSA NOSTRA - Solaria (1996) - Jazz, soul y funk con aromas de bossa

Publicado el 17/2/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Que siento una gran debilidad por la escena acid jazz o nu jazz italiana, es algo que creo habréis podido descubrir, si os habéis dado alguna que otra vuelta por este rincón musical. Pues bien, hoy os traigo, uno de mis discos preferidos de esa escena, este Solaria de Bossa Nostra , publicado en 1996 por el sello boloñés Irma Records. Un disco repleto de jazz imbuido de soul o de soul bajo estructuras de jazz, rebosante de grooves especiados con incisivos aromas brasileños, que se acercan al funk, enardeciendo el espíritu e invitándote a bailar, eso si, acompañados de algún que otro momento de suprema y sensual elegancia. Pero cuidado, no estáis ante un disco de nu jazz o acid jazz aderezado de bases y ritmos electrónicos. No. Bossa Nostra, en este maravilloso Solaria nos entregan un colorista muestrario de aquel clásico sonido, que fusionaba jazz, soul, funk con sonidos latinos y brasileños, y que devolvió al jazz a las pistas de baile a finales de los 60 y primeros 70.



Solaria es un disco eminentemente instrumental, donde también deslumbran sus dos temas vocales, Message from a Soul Sisters y Home is where the hatred is, dos exuberantes retazos de aquel soul de profundas raíces negras, sentido y sudoroso, con inclinaciones funk, que son dos auténticas demostraciones del poderío vocal de Maysa Leak, integrante de Incógnito e invitada de lujo en este disco (otra de las buenas bandas de la escena acid jazz), así comodel poderío rítmico e instrumental de Bossa Nostra, formados por Adriano Molinari a la bateria, Vincenzo Muré en el piano y teclados, Luigi Storchi con el saxo, Massimo Mussini a la guitarra y Stefano Carrara con el bajo y teclados.
Pero bueno, si sus temas vocales son excepcionales, ¿qué podemos decir de sus sinuosos, vibrantes y cálidos instrumentales? Bien, si empezamos por su lado más groovie, mezcla de jazz-soul y funk, ahí tenemos esa maravilla titulada Faces, que abre de forma majestuosa el disco con un ritmo entrecortado y punzante, sobre el que cabalga una serpenteante melodía, dibujada por un espléndido piano eléctrico y un tórrido y abrasivo saxo, ingredientes que vuelven a aparecer de forma brillante en ese intenso medio tiempo titulado Groupin’, donde además la guitarra de Massimo Mussini, aporta si cabe una mayor calidez al tema.

Bien. Vale. Hasta aquí hemos hablado de jazz, funk, y soul, interpretados con mucha convicción y frescura, pero ¿que hay de esos toques latinos y brasileños de los que hablábamos al principio? No desesperéis, ahora vienen, ya que forman parte de lo mejor del disco. Cálidos temas, recubiertos por el sensual aroma de la bossa y el trepidante ritmo de la samba. Y como muestra ahí está esa jugosa versión del clásico de Marcos Valle, Crickets Sing for Anamaria, vital, soleada e impetuosa, al igual que las maravillosas Solaria que da título al disco, y Kontaminazione II, con sus trepidantes y saltarines pianos, adornados por esos tórridos saxos, que parecen simular el poder del arrogante sol playero. Y para acabar este rápido repaso del disco, no nos podemos olvidar de sus momentos más suaves y sensuales. Blooming (en el vídeo) es una delicada y acústica joya, donde la guitarra de Massimo Mussini vuelve a mostrarnos toda su capacidad emotiva, en su precioso dueto con el saxo de Luigi Storchi. Un tema sugerente y perezoso, ideal para perderte en la profundidad de una hamaca, mientras la brisa mece tus pensamientos. Y algo más tórrido, latino y menos perezoso, aunque igual de sugerente es ese bocado de sensualidad que se titula Scream, donde piano y saxo construyen un efusivo diálogo en la línea de los mejores temas de Gato Barbieri.
Un disco excelente que tuvo continuidad en 1999 con el segundo disco de la banda titulado, Kharmalion, menos instrumental y algo más pop, del que seguro que hablaremos otro día por aquí. Desgraciadamente tras ese segundo disco no hemos vuelto a tener noticias de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada