lunes, 6 de febrero de 2012

Algunos de mis discos preferidos de 2006 – Parte I

Publicado el 2/1/2007 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Se fue 2006. Otro año más. Trescientos sesenta y cinco días llenos de buenos y malos momentos que ya forman parte del pasado más inmediato. ¡¡ Feliz año nuevo amigos!!, y que este 2007 recién estrenado os traiga todo aquello que más deseáis.
Y para comenzar este flamante 2007, en Sensaciones Sonoras vamos a cumplir con esa tradición no escrita de muchos medios, de recordar los discos que más nos gustaron del año recientemente terminado. De algunos ya hemos hablado por aquí, pero a partir de este momento vamos a comenzar un breve repaso por esos discos publicados en el 2006, que a pesar de embaucarnos de una forma muy especial, aún no habían pasado por este rincón. Vamos allá.

Grandaddy - Just Like the Fambly cat
Un epílogo perfecto, la despedida ideal de estos chicos que han sabido como pocos compaginar con maestría y precisión, la ruidosa algarabía indie con unas maravillosas y ensoñadoras melodías. Psicodelia pop ,celestial ,de adherentes estribillos, con algún que otro violento arrebato lisérgico envuelto en un esplendoroso muro de sonido. Algo así como la ELO puesta al día. Dijeron que éste seria su último disco. Esperemos que no sea así y que podamos seguir disfrutando de esas sugerentes, bellas y enigmáticas atmósferas musicales, que desprenden temas tan redondos como Summer... it’s gone y The animal world, Skateboarding save me twice o Where i’m anymore.
Darren Hayman – Table for One.
Pop directo, fresco y efectivo de sencillas guitarras, arropadas por ingenuos efectos electrónicos y descuidadas cajas de ritmos. Diversión y emociones primarias a base de pegadizos estribillos de pop-indie, para la reaparición entre nosotros del que fuera líder de Hefner. Una delicia de disco proveniente del Reino Unido, donde destacan canciones tan redondas como Caravan Song, Thats not what she’s like, You Choose me, y Doug Yule’s Velvet Underground.



Rhett Miller – The Believer
Uno de los descubrimientos del año. Clásico pop rock de guitarras, del de toda la vida, procedente del otro lado del Atlántico, con un pie en la nueva ola y otro en el rock americano de mediados y finales de los 70 ,con algún toque country, que se ha hecho un hueco en mi discoteca gracias a sus irresistibles y elegantes medios tiempos. Pose a lo Willy de Ville, para otro romántico del rock, que deslumbra con su segundo disco en solitario. La contundencia melódica de Help me Suzanne, Meteor shower, I’m with her, The Believer y la energía power-poppera de Delicate y Singular girl, entre otras, harán que te enamores irremediablemente de este disco, si lo tuyo son las guitarras y el atemporal aroma del pop rock.
 
Belle and Sebastián – The Life Pursuit.
Nunca fueron mi grupo favorito, ni entendí la pasión que desataban en determinados círculos, pero he de reconocer que desde que se volvieron más vitales y alegres se están ganando un merecido hueco en mi discoteca. The life pursuite ha ido creciendo con cada escucha hasta convertirse en uno de mis discos favoritos del año. Su pop vitalista y efectivo, de rotundas melodías de aromas sixty, se vuelve irresistible en temas como White Collar Boy, Sukie in the Graveyard y Funny little frog (¡como me recuerdan esos arreglos al sonido del sello Fontana de mitad de los 60!), y tremendamente pegajoso y sensual en ese The Blues are still blue.
 
Elvis Costello & Allen Toussaint – The River in Reverse

Elvis Costello es una debilidad personal. Pocos discos suyos me han defraudado y muchos me han encantado. A lo largo de su carrera ha flirteado alguna que otra vez con el soul y el R&B (por aquí ya hemos hablado de las excelencias de Get Happy ), pero creo que nunca había llegado en este estilo, al grado de autenticidad y emoción que transmite en este disco, de la mano de las maravillosas composiciones de Allen Toussaint. Un disco, descarnado, sudoroso e intenso con dolorosos arrebatos de emoción, con una poderosa sección de viento, un magnífico piano a cargo de Allen Toussaint, un chispeante y seductor hammond B3 en las manos de Steve Nieve (el viejo colega de los Attractions), y un espléndido Costello en la voz. Nearer to you, Tears, Broken Promised Land e International Echo rezuman auténtico soul sureño por todos los lados. Un sentido homenaje al pueblo de New Orleáns tras la catástrofe del huracán Katrina, que seguramente merecerá un artículo propio en Sensaciones Sonoras Continuará...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada