sábado, 7 de enero de 2012

MARVIN GAYE - I want you (1976)

Publicado el 07/09/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Que Marvin Gaye es uno de los grandes monstruos sagrados que ha habido dentro de la historia de la música soul, es algo que creo que muy pocos amantes de la música podrán poner en duda. Era capaz de modular su voz a su antojo, como si de un instrumento más se tratara, con una enorme sensualidad e intensidad, parejas a las del mismísimo Sam Cooke. Su larga e intensa carrera, truncada inesperadamente por su padre, a mediados de los 80, tras pegarle éste tres tiros, al parecer por no estar de acuerdo con su estilo de vida, comenzó en la primera mitad de los 60, al amparo de Berry Gordy, dentro de esa perfecta factoría de soul-pop para todos los públicos que fue el sello Motown. Allí, Marvin Gaye fue desarrollando su particular estilo, dejándonos discos maravillosos en solitario, así como memorables dúos, principalmente con la también tristemente desaparecida Tammi Terrell. Discos donde se encuentran pequeñas joyas del soul de todos los tiempos como Baby don't do it, versioneada por los mismísimos Small Faces, Stubborn Kind of Fellow que luego hicieron entre otros los Roulettes, Hitch hike que interpretaron los Stones , Wherever I lay my hat, y un largo etcétera de grandes temas hasta llegar a ese clásico del soul, lanzado en 1968, y titulado I Heard it through the grapevine, que para mi, supuso un nuevo y trascendente paso hacia delante, en la evolución del soul.

Pero aunque como habéis podido apreciar, Marvin Gaye gozó de éxito y popularidad en la década de los 60, desde mi punto de vista no fue hasta los 70, cuando al intensificar el control sobre su obra y salirse de los parámetros marcados por Bery Gordy, consiguió modelar un estilo y sonido propio, elegante, sofisticado y muy sensual que lo mismo valía tanto para lanzar duras críticas contra la situación racial del momento, como para ensalzar de la manera más excitante los placeres más carnales y primarios, que le llevarían a la cima del soul, convirtiéndole en unos de los artistas negros más influyentes en los años siguientes. De esta época, de comienzos de los 70, son sus discos más afamados, discos maravillosos, y excepcionales obras maestras, como What’s going on (1971) y Let’s get it on (1973) que marcaron un cenit a la hora de componer e interpretar soul.

Pero no, tras este amplio preámbulo, no vamos a hablar de ninguna de estas dos obras, ampliamente conocidas de Marvin Gaye, sino de un disco, que algunos catalogan de menor, pero que es una auténtica debilidad de quien escribe estas palabras. Estamos hablando, o mejor dicho, vamos a hablar de I Want You, el disco que Marvin Gaye publicó en 1976, dentro del sello Motown, y tras un largo retiro de tres años sin pisar un estudio.

Y bien, para que os hagáis una idea, si Let’s get it on , es un disco,sensual, cálido y tórrido en muchas de sus fases, I Want You no lo es menos. El erotismo y la pasión carnal están presentes en todos y cada uno de sus surcos, que quizás disfrutan de una mayor variedad sonora que su predecesor, ya que encontramos junto a tórridos temas de alcoba, intensos y sensuales invitaciones al baile. I Want you es el disco que pone música a una obsesión, la obsesión posesiva de Marvin Gaye sobre Jan, la mujer 17 años menor que él, con quién compartía lecho en aquellos días. Su desaforada pasión por una mujer a la que dedica el disco y a la que habla sensualmente a lo largo de todo él, con su omnipresente y cálida voz, junto a ese característico falsete, acompañado siempre de una bella y cuidada instrumentación, donde elegantes saxos parecen cortejar a delicados acompañamientos de cuerda, salpicados de sugerentes teclados, dominados siempre por el poderoso influjo de un bajo espléndido y unos espaciales wah wah de guitarra, y donde sorprenden y embriagan algunos perezosos ritmos latinos aderezados por ensoñadores bongos y congas. Difícil destacar temas de un disco tan completo. Pero puestos a ello, ahí está I want You, el tema que abre y da título al disco, que es una apasionada declaración de amor. Un medio tiempo exquisito, con un sonido exuberante y una desgarrada interpretación vocal que eleva tu temperatura corporal a cotas insospechadas. O, After dance que es un espectacular y crepuscular instrumental y un sensual tema vocal, con un cálido ritmo latino y una asombrosa demostración de cuanta distorsionada belleza se podía conseguir en aquellos días con los efectos del famoso wah wah. O esa sugerente, y cortísima I wanna be where you are, cuya estructura y ritmo se le debió quedar marcada al bueno de Weller. O ese otra melodía, más rítmica y bailable que es All the way ‘round, con esos lujosos arreglos y vientos rimbombantes, tan cercana al sonido Philadelphia de aquellos días. O las deliciosas y persuasivas Come Live with me Angel y Soon I’ll be loving you again. En definitiva, uno de esos discos que si consiguen atraparte no te abandonarán jamás y que merece la pena descubrir.

Como curiosidad final, deciros que este arrebato pasional de Marvin Gaye, fue escrito casi en su totalidad inicialmente por Leon Ware, que con sus canciones (I want you entre ellas) convenció a Marvin Gaye a salir de su retiro y adaptar su obra.


Nota: Las fotos están tomads de la página sobre Marvin Gaye de Soulwalking

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada