miércoles, 25 de enero de 2012

THE ANIMALS – Animalism (1966)

Publicado el 21/11/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
Grata sopresa y de las grandes, la que me he llevado semanas atrás al descubrir este explosivo disco de The Animals, titulado Animalism, que se editó en Noviembre de 1966 para el sello Decca, justo en el momento en que se producía la separación definitiva de la banda de ese indomable animal del R&B blanco, que fue y es Eric Burdon. The Animals fueron una de aquellas grandes bandas británicas de la primera mitad de los 60 que profesaron con entusiasmo y buen hacer su admiración por el blues y R&B negro, que les llegaba del otro lado del Atlántico.

Capitaneados por una de las voces más intensas y salvajes que han dado las islas, el incombustible Eric Burdon, junto a uno de los teclistas más talentosos y personales de aquellas tierras, el genial Alan Price, The Animals conseguieron ser uno de las bandas más exitosas de la época, e incluso discutir la primacia de los Beatles en las listas americanas e inglesas gracias a temas como su paticular versión de House of the Rising Sun, ese pegadizo "We've Gotta Get Out of This Place o la intensa Don’t let me be Misunderstood, todas ellas grabadas para EMI en su período estelar entre 1963 y 1965.



Vaya, ¿he dicho período estelar? Sí, eso es lo que cuentan las enciclopedia y biografías que te encuentras por ahí, basándose entre otras cosas en que a partir de ese momento la formación original de la banda empieza a resquebrajarse, sufriendo pérdidas tan importantes para el sonido del grupo como la baja del teclista Alan Price, por desavanencias con Eric Burdon y su miedo a volar, además de la del batería John Steel, que abandonaría el grupo meses más tarde. Razones, además del bajón de ventas, por las que creo que este último período de la banda, al que pertenece este fantástico Animalism, ha quedado casi relegada al olvido.

Pero la verdad es que tras escuchar una y otra vez el disco, uno se da cuenta de que estos Animals sin Alan Price no desmerecen en absoluto a los de la formación original. Desprenden pasión, entusiasmo y energía, con un sonido tremendo y arrebatador. El hammond de Dave Rowberry, sustituto de Price, suena bullicioso, chispeante y desgarrado, acercando más el sonido de los Animals al de bandas como los Small Faces o Artwoods, y Eric Burdon berrea y se desmelena con más energía si cabe, mientras la guitarra de Valentine y el bajo de Chass Chandler cabalgan con poderío sobre cada una de las notas de los espléndidos temas aquí incluidos. Todos versiones de temas de soul y el R&B negro, junto a un par de temas con la firma de un, aún casi desconocido Frank Zappa, que además produce y arregla en Los Angeles para The Animals. Un disco muy intenso donde encontramos arrebatos de soul frenético como la versión del Shake de Cooke, o el Hit the road Jack de Ray Charles. Un disco con momentos de excitación ascendente y primaria como la del espléndido Hey Gyp, con esas palmas y hammond desmadrado, o momentos de pop soul que desprenden el festivo aroma del swinging london como ese pegajoso y vibrante Outcast y cómo no, por supuesto momentos de R&B y blues que parecen brotar directamente desde las entrañas de sus intérpretes, como esas desgarradas versiones del Rock Me baby de BB King y Lucille de Little Richard, además de temas más personales como ese All night long que abre el disco de un modo arrollador, R&B salvaje con toques orientales a cargo de una guitarra, que al parecer tocaba un tal Frank Zappa, o ese otro tema de R&B fronterizo con el pop, que es The Other side of this life, con su trepidante y embriagador piano.
Todo un descubrimiento que se ha colocado estos días en lo alto de mi “hit parade” de los 60 y cuya excelente portada ya invita a degustar.

Notas:las fotos están cogidas de la página del grupo de All music guide

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada