jueves, 22 de diciembre de 2011

MOJO CLUB – DANCE FLOOR JAZZ volume 7 – Give me your love (Rec. 60s/70s)

Publicado el  6/06/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Quieres saborear un excitante cóctel de soul, jazz, música latina, funk, bossanova y samba, y disfrutar de una espléndida sesión musical donde la pasión y el sudoroso baile están en perfecta sintonía, con la elegancia y el saber hacer? Sí, pues no lo dudes, y deja que la aguja o el láser de tu reproductor recorran los surcos de este exuberante disco, el volumen 7, de la serie Mojo Club, editado en 1998 por el sello Universal & Mojo Club Records y que lleva el apropiado título de Give Me Your Love.
Mojo Club, es un ya legendario club alemán, creo que ubicado en Hamburgo, donde no he tenido el placer de estar, pero donde a tenor de los maravillosos 12 discos que han publicado, se debe destilar con una sorprendente maestría parte del mejor jazz-soul-funk-bossa de finales de los 60 y primeros 70. Una mezcla exquisita de rare grooves de esta época, con poco conocidas piezas de los maestros de aquellos sonidos. Discos camaleónicos de múltiples tonalidades, perfectamente combinadas, como este volumen 7, denomindado Give me your love, donde sin darte cuenta pasas de bailar un excitante y sudoroso tema de soul- funk, que parece provenir directamente de lo más profundo del guetto, como la vibrante Somebody Got Soul Soul Soul de The Wild Magnolias, a bailar, saborear y disfrutar con cada acorde del vibráfono de la elegante y jazzística Take Us Down To The River de los alemanes Michael Naura Quintet, para posteriormente dejarte caer en lo más profundo del África negra, con ese espectacular lamento, que es la desgarrada Calypso Blues de Nat King Cole, aquí versioneada por Marvin Gaye acompañado únicamente de unos descarnados bongos.

Hay mucha intensidad en este disco, que desprende ingentes cantidades de pasión sonora. The sister love, combo californiano de cálidas y expresivas voces de los primeros 70, abren el disco versioneando el clásico de Curtis Mayflield, Give me your love. Arreglos exuberantes de vientos y cuerdas, para un tema de soul sofisticado y elegante, al que sigue el fantástico instrumental Strange Games & Things de los Love Unlimited Orchestra de Barry White (en el vídeo de arriba), una ampulosa melodía de ritmo contenido con profundo aroma funk, muy del estilo de las bandas sonoras de las blaxplotation de los primeros 70. Soul y funk que se funde suavemente con esa explosión rítmica brasileña, de aquella musa indomable que era Elis Regina, con esa fabulosa voz empujando esa especie de samba-soul que es su Mundo Deserto, además de con esos arrebatos de bossa-samba que son esos trepidantes instrumentales, Sambao y Nao Bate o Coracao, a cargo de aquellos protagonistas estelares de los primeros tiempos de la bossa que son Walter Wanderley y Eumir Deodato, cuyo Nao Bate o Coracao es quizás el momento más desesfadado y sesentero del disco, y uno de mis favoritos con ese maravilloso aroma a brisa marina que desprende.

Y tras ese impactante impás brasileño, se produce un nuevo giro al soul, pero esta vez al soul más clásico y sesentero al estilo de Stax, de la mano del camerunés afincado en Francia y casi desconocido (para mi) Manu Dibango, y su arrollador Wouri, que se funde en soul más sofisticado y setentero de la mano de Gladys Knight and the Pips y su interrogante e intenso medio tiempo titulado Who is She, que se diluye en el ritmo frenético de In Memory, un tema de vibrante jazz soul con unos teclados desbocados y unos abrasivos vientos a cargo del pianista de jazz Randy Weston.
Como veis, ecléctico, impactante y agotador, pero a su vez sofisticado y estiloso. Y llegados a este punto, y tras el impetuoso tema de Randy Weston, el disco continua su vigorosa alternancia estilística, con los tres magníficos temas con los que iniciamos este recorrido, a cargo de The Wild Magnolias, Michael Naura y Marvin Gaye, tras los cuales se encamina hacia su espléndido final de la mano del latin soul del incombustible Wilie Bobo, con su demoledor Roots, dominado por el ritmo de las marimbas y la energía de unos poderosos vientos, el irresistible mod-jazz de Mary Lou Williams y su agotador Praise The Lord ,que no podrás dejar de bailar, al igual que el soul vitaminado de Certain Lions and Tiger con su El soul Condor. Y para acabar, el estupendo jazz soul sesentero, con toques latinos y reminiscencias a Mancini de Michel Legrand y su Maracaibo.
Llegados hasta aquí, algo agotado y abrumado por lo escuchado, sólo se me ocurre un comentario: FABULOSO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada