miércoles, 30 de noviembre de 2011

Ray Davies y su banda - Domigo 7 de Mayo, 21 horas, La Riviera (Madrid)

Publicado el  10/05/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


Memorable, emocionante, entrañable y apoteósico podrían ser las palabras, que de alguna manera definieran el concierto que Ray Davies dio el pasado domingo en Madrid.
Llegó sin su hermano Dave y sin sus imprescindibles Kinks, pero aún así, demostró la clase y el talento que atesora, acompañado por una excelente banda que sonó espléndidamente en todo momento, compuesta por guitarra, bajo, batería, teclados y una sosa corista, muy mona ella y con vestimenta country, que intervino en un par de canciones.
Elegante y comunicativo, con la ilusión de los primerizos y con las tablas de quien lleva más de 40 años encima de los escenarios, al frente de una de las bandas más emblemáticas de todos los tiempos, Ray Davies ofreció un concierto memorable donde fue intercalando con maestría viejas maravillas de los Kinks con algunas de los mejores temas de su disco en solitario que acaba de publicar, Other People's Lives, siempre ante un público entusiasmado que no paró de tatarear y cantar las canciones que se iban sucediendo.
Un concierto que comenzó de un modo algo soprendente, con un cierto toque de autoafirmación, con dos fantásticos temas de los Kinks que sin embargo no son de lo que se suelen nombrar en las reseñas del grupo: I’m not like everybody else, cara b de Sunny Afternoon en 1966, y Where have all the good times gone, que abría la cara B de su LP, también del 66, The Kinks Kontroversy.
El concierto quizás tuvo uno de sus momentos más álgidos y entrañables en el bloque acústico que se montó Ray Davies con el guitarrista de la banda, y en el que interpretó tres clásicos atemporales de los Kinks, como son The Village Green, Dead End Street y Sunny Afternoon. No faltaron tampoco salvajes interpretaciones de sus clásicos All day and all of the night, Till the End of the day, Set Me free, y Tired of waiting for you, cuatro de mis momentos favoritos del concierto, conjuntamente con la interpretación de Days.
También hubo una mención especial para su hermano Dave, al que le dedicó el tema A Long Way From Home, incluido en el LP de los Kinks, Lola, y sorpresas como la inclusión en el repertorio de la sosegada y preciosa Oklahoma U.S.A. del LP del 71, Muswell Hillbillies.
Entre tanto clásico de los Kinks, Ray Davies también fue desgranando con inteligencia canciones de su último disco, entre las que destacaron las preciosas melodías de Next Door Neighbour y Creatures Of Little Faith, además de la fuerza de The Tourist, Run Away From Time y la bella guitarra de Other People's Lives. Eché en falta de este disco la excepcional Is There Life After Breakfast? que no se porqué extraña razón Ray Davies obvió.
Y tras casi dos horas de excepcional concierto, y después de tres bises, el espectáculo irremediablemente se acabó, dejándonos a todos un grato sabor de boca y las ganas de volver a verle pronto por aquí.
A continuación os dejo la relación de canciones que recurdo que sonaron en el concierto. Es posible que me deje alguna en el tintero.
I’m not like everybody else Where have all the good times gone After the fall All she wrote Next Door Neighbour The Village Green Sunny Afternoon Dead End Street Days Oklahoma USA A Long Way From Home 20TH Century man Creatures Of Little Faith Run Away From Time Tired of waiting for you Set me free Lola Celluloid Heroes All day and all of the night You really got me Over my head The Getaway (Lonesome Train) Stand Up Comic Other People's Lives David Wats

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada