lunes, 14 de noviembre de 2011

THE MINUS 5 - The gun album (2006)

Publicado el  24/03/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
En estos días que corren, algo confusos en cuanto a eso que llaman tendencias musicales, siempre es una alegría encontrarse con uno de esos discos de pop imperecedero, realizado con jugosas guitarras, que parecen hechos exclusivamente para el disfrute sonoro, al margen de modas, y sin ningún tipo de pretensión grandilocuente. Discos que son auténticas lapas para los sentidos, con un potencial melódico sobresaliente, que llenan de bienestar sonoro aquellos momentos que protagonizan. Discos como este The Gun Album (conocido así por la pistola de la portada, ya que el disco no tiene definido título alguno) de The Minus 5 que hoy protagoniza este espacio en Sensaciones Sonoras.Hace un par de años, quizás tres, que me topé por primera vez con esta curiosa banda que cada día se hace un hueco más y más grande en mi discoteca. Un grupo, que más que un grupo, parece una reunión de viejos amigos, grandes músicos todos, que organizan cada cierto tiempo, para disfrutar pasando un rato tocando juntos, esas melodías inolvidables de puro pop que quizás no tienen cabida en sus formaciones habituales. Siguiendo con el símil, podríamos decir que la reunión la organiza Scott McCaughey, autor de la casi totalidad de los temas, padre de la criatura y antiguo líder de Young Fresh Fellow, y que a ella acuden personajes tan ilustres como Peter Buck de REM, Jeff Tweedy de Wilco, Colin Meloy de The Decemberists, y Ken Stringfellow de The Posies, además de otras lumbreras de la escena americana, menos conocidas por estos lares.



¿Y que puede salir de semejante reunión? Pues cuando los chicos se aplican y se ponen las pilas, discos de maravilloso pop- rock-folk-country de aromas sesenteros, deudores de los Beatles, Byrds, Lovin’ Spoonful y Beach Boys de finales de la década de los 60, como es el caso de este The Gun Album que acaban de editar, a comienzos de este 2006 en el sello Yep Roc Records. Un conjunto de perfectas melodías, que discurren por caminos paralelos que sin embargo debieron converger un día, allá en los lejanos 60, y que podríamos definir como:
  • la excelencia del pop rock más emotivo, y vitalista, deudor de los 60 pleno de grandes melodías y armonías vocales, y repleto de matices e inteligentes arreglos, como Rifle called goodbye, Out There on The Maroon, My life as a creep, o All Worn Out que parece sacada del Surf’s up de los Beach Boys.
  •  la frescura del pop rock más acelerado, casi nuevaolero pero en la vertiente americana de la brillante With a gun.
  •  La inmediatez del garage a través de arrebatos primarios e iracundos como en los trepidantes Aw shit man o Original Luke 
  •  la atracción misteriorsa de atmósferas más intrigantes y psicodélicas como la sinuosa Hotel Senator y la crispante Leftover life to kill, y su perturbador órgano
  • la delicadeza melódica del pop con sonoridades de country folk, de la bella Cemetery Row, la saltarina Cigarettes coffee and booze o la nostálgica Twilight distillery con un intenso sonido Byrds con trasfondo dylaniano o Bough a rope muy cercana al sonido de Wilco


Un disco que se disfruta desde la primera canción, realizado por veteranos geniecillos de esto de la música, y hecho simple y llanamente para saborear con deleite diferentes paladares sonoros, sin grandes pretensiones trascendentales. Digamos que esto es pop, “This is pop”, que dirían XTC a finales de lo 70.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada