miércoles, 30 de noviembre de 2011

LOU DONALDSON - Everything I play is funky (1970)

Publicado el  7/05/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera
¿Jazz? ¿Funk? ¿Soul? Un poco de todo eso es lo que nos presenta Lou Donaldson en este soberbio disco. Everything I play is funky , editado en 1970 por el sello Blue Note,es un perfecto ejemplo de como el jazz, el funk y el soul se fusionaron a finales de los 60 y primeros 70, conformando una mezcla perfecta de ritmo, excitación y sensualidad sonora.
Lou Donaldson (1926), maestro del saxo alto, es uno de esos genios del jazz , que de alguna manera, a principios de los 60, sucumbieron a la atracción de otros sonidos negros de aquella época, “más comerciales”, como el soul y el funk, generando un nuevo y excitante sonido, híbrido de los estilos mencionados, que a pesar de no convencer a los puristas del jazz, si llegó a entusiasmar en su momento a los amantes de la música soul y posteriormente en los 90, a todos aquellos devoradores de rare grooves del jazz-funk soul de los 60.

A pesar de lo que su nombre indica, Everithing I Play is Funky, no es únicamente un disco de vibrante y sudoroso funk. Hay momentos suaves e intimistas de una tremenda calidez sensual, como la preciosa balada Over the Rainbow, donde el tórrido saxo alto de Lou Donaldson, y el tierno y chispeante hammond de Lonnie Smith te envuelven en una atmósfera ideal, para dejarte llevar y disfrutar de tus instintos más pasionales. Pero también hay momentos más festivos, con un toque entre caribeño y latino, como la saltarina y divertida West Indian Daddy, que te invita a bailar de una forma desenfada mientras el saxo, la trompeta y el órgano hammond se van cediendo el protagonismo en la interpretación de esta dicharachera melodía, de ritmo sabrosón y constante. Y como no, momentos de jazz soul o más bien jazz que se puede bailar, como la espléndida Minor, que cierra el disco y donde bajo un fuerte ritmo marcado por un trepidante bajo, un hammond expléndido, vibrantes trompetas y como no el saxo de Lou Donaldson intercalan excitantes sólos que hacen que no puedas dejar de moverte.

¿Y que hay de ese jazz-funk? Ese jazz-funk reluce con todo su esplendor en varios temas del disco. En el excepcional tema que lo abre y que casi da título al disco, el trepidante Everything I Do Gonna Be Funky (From Now On), con ese ritmo sudoroso que hammond, trompetas y saxo explotan al máximo, acompañados de una contagiosa guitarra y esos coros repetitivos que insisten en el carácter funky del tema. Pura energía funk para no parar de bailar, al igual que ocurre en Donkey Walk o Hamp’s Hump, con una sinuosa línea de bajo, que marca ese irresistible ritmo funky, donde sobresale con luz propia un desgarrado y excepcional sólo de guitarra, que dota al tema una fuerza arrolladora.
Un excelente disco para escuchar y bailar, realizado por Lou Donaldson en el saxo alto, Blue Mitchell, y Eddie Williams a la trompeta, Lonnie Smith y Charles Earland con el órgano, Melvin Sparks a la guitarra, Jimmy Lewis al bajo, e Idris Muhammad a la batería. ¿Quieres funk? Aquí lo tienes, y del bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada