martes, 11 de octubre de 2011

SAM PAGLIA- Sonidos sesenteros y rebosantes de hammond desde Italia

Publicado el 25/10/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


El otro día leí en un post del foro de Supernova Pop, que Sam Paglia estaba entre los invitados al próximo Purple Weekend de León, que por cierto aún no tiene locales donde celebrar los interesantes conciertos y allnighters que tienen programadas , ¡suerte, os lo mereceis!, y me dije que quizás fuera el momento oportuno de hablar un poco a este loco italiano del hammond, que descubrí hace no muchos años y que no deja de sacar interesantes y excitantes discos, llenos de hammond y regusto sesentero.

A Sam Paglia le definen algunos como el padrino de la escena Lounge italiana, pero creo que más que a la música Lounge y al Easy Listening, Sam Paglia se ha dedicado a lo largo de estos últimos años (desde el 98) a realizar discos repletos principalmente de instrumentales rebosantes de alma y pasión con un profundo sentimiento groovy, liderados por un hammond exquisito, donde unas veces ha rememorado el estilo y el sonido de las excelentes bandas sonoras de los años 60, y otras se ha dejado  llevar por ese jazz-funk- soul que puso tan de moda la etiqueta y el sello Acid Jazz en los 90 y que bebía en sus orígenes de jazzmen tan emblemáticos y reputados como Jimmy Smith, Johnny McGriff, West Montgomery, etc...

Además de todas estas influencias, Sam Paglia no se olvida de su tierra, y refleja en algunos de sus instrumentales su admiración por la era dorada de la música groovy y ligera  italiana de mitad de los 60 y primeros 70, reflejada en fantásticas recopilaciones como la serie Easy Tempo, de la que hablaremos otro día, y en la que se pone de manifiesto el excelente gusto y la exquisita sensibilidad que tenían compositores como Piero Umilani, Bruno Niocolai, y Piero Piccioni entre otros, a la hora de realizar perfectos instrumentales de ambiente jazz-funk con elevadas dosis de sensualidad.



En su discografía y desde el 98 nos encontramos hasta la fecha 3 interesantes discos: B Movies heroes (1998),  Night Club Tropez (2000) y  Killer Cha cha cha (2003). Todos estos discos constituyen un excitante deambular entre sonidos que se adentran en el jazz-funk más bailable y exquisitos sonidos con sabor a martini con hielo que nos deleitan, al igual que aquellas viejas sintonías de inolviodables series y películas de mitad de los 60, que aún hoy perduran en nuestro recuerdo.
B Movies heroes, incluye uno de los grandes clásicos de la escena lounge italiana de los últimos años, After Pizza, un delicioso y zizzagueante tema que se adhiere a nuestros sentidos como los mejores adhesivos y en conjunto es un disco variado de musicalidad sesentera.

Night Club Tropez es quizás el disco más italiano de los tres, un disco más cercano al típico sonido  descrito anteriormente, festivo en ocasiones como en Night Club Tropez (dedicado a Alberto Sordi) y delicado y sensual otras muchas como en el sensual Strip Tease Organ, lleno de referencias cinéfilas como Love Trap y que además incluye preciosos cortes vocales cercanos al soul más elegante, como Continental 70, Night Club Reprise o Saturday Morning TV. Un disco de 18 temas, al que quizás le sobra alguno de ellos para llegar al sobresaliente, pero que tiene un buen ramillete de grandes canciones.

Killer Cha cha cha es quizás un disco más cercano al acid jazz o al jazz funk, y mucho más groovy y bailable que los anteriores. Incluye temas tan intensos, y pletóricos de hammond como Orgasm y tan bailables como Room 26. Además vuelve a quedar patente su pasión por las bandas sonoras de los 60, rememorando en este disco el tema principal de Bullit, la espléndida película protagonizada por Steve Mcqueen, y cuya música fue compuesta por Lalo Schifrin. del que días atrás nos hablaba Nicolas de Modernistas , en un comentario sobre Henry Mancini y su Desayuno con diamantes.

Sin duda alguna merece la pena escuchar a este intrépido italiano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada