domingo, 2 de octubre de 2011

OCEAN COLOUR SCENE - A Hyperactive workout for the flying squad (2005)

Publicado el 08/10/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


Ocean Colour Scene son ya como esos viejos amigos que nunca fallan. Me acompañan desde el 96 cuando salió el espléndido Moseley Shoals, y desde entonces y por méritos propios se han hecho un hueco entre mis infalibles, al lado de gente como Paul Weller, Elvis Costello, y Van Morrison, gente que sabes con certeza que cuando sacan un nuevo disco, no van a fallar y va a merecer la pena volver a invertir en ellos.

En este 2005, allá por Abril, Ocean Colour Scene sacaron su nuevo disco, “A Hyperactive Workout for the Flying Squad”, disco de extraño título, y horrible portada, que hace el séptimo en su discografía y que sigue fiel al clásico sonido de la banda, ese rock inglés que bebe de los grandes de los 60 como los Small Faces, The Kinks, Beatles, The Who y Traffic.

“A Hyperactive....”, aunque no es el mejor disco de la banda, y a mi parecer está por debajo de North Atlantic Drift, que sacaron el año pasado, mantiene un buen nivel y si te gustaron sus anteriores discos, no te defraudará. El disco arranca con potencia y fuerza de la mano de tres de los temas más fieros que han hecho últimamente, Everything Comes At The Right Time, Free My Name y Wah Wah, esta última, versión del tema que Geoge Harrison incluyó en su disco All things Must Pass. De las tres, me quedo con Free My Name que salió como single en las islas y que recupera en cierta medida la fuerza del Moseley Shoals.



Tras este vibrante comienzo, se dan un respiro, y pisan el freno, entregándonos una de las mejores canciones del disco, la emotiva Drive Away, precioso tema que comienza casi únicamente con la voz de Simon Fowler, subrayada por una bella guitarra y un ritmo cadencioso que va explotando según se desarrolla el tema. I Love You, es la continuación del disco, tema a medio tiempo, y demasiado plano, que es la que menos me gusta del disco, llegando casi a aburrirnos. Afortunadamente, el tema se acaba y llega otra de mis favoritas, This Day Should Last Forever, todo un homenaje a Ronnie Lane, con el sabor añejo y bucólico de los primeros 70, matizado por un sorprendente violin, muy en la línea de los Slim Chance de Ronnie.Después de este tema, retoman su lado más melódico con Move Things Over y Waving Not Drowing , donde Simon Flower , acompañado de una desnuda guitarra, una bluesera harmónica y mínimos arreglos nos demuestra porqué es uno de los mejores intérpretes de las Islas Británicas. Emoción es lo que transmiten en estos dos temas que siguen elevando la puntuación final del disco, que se adentra en su tramo final con otro gran tema (y van....) , más aguerrido que los anteriores y lleno de guitarrazos de Cradock, God’s World, que nos deja vibrando para caer suavemente en la melodía de Another Time To Stay, nueva balada acompañada de violines, pero que esta vez salvamos de la quema, porque la melodía engancha y no es tan plana como I Love you.
Tras Another Time To Stay, tomamos aire porque llegan otros de los temazos del disco, Have You Got The Right y Start Of The Day: el primero, un tema a medio tiempo, casi tocado a pelo con una guitarra y la emotiva voz de Fowler, y el segundo, el típico tema del grupo que empieza suave y casi susurrado por la voz de Simon para explotar posteriormente con unos guitarrazos típicos de la casa. Y para finalizar, otra maravilla, My Time, otro medio tiempo con una cristalina guitarra, y una melodía arrebatadora, cantada espléndidamente por Simon.
Conclusión: otro gran disco de Ocean Colour Scene a los que espero ver pronto en directo, donde tampoco nunca defraudan (o al menos así ha sido hasta ahora)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada