lunes, 17 de octubre de 2011

Los Secretos – Melodías popperas en el Madrid de los 80 - 2ª parte

Publicado el  19/11/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


La efervescencia musical de un momento determinado, como pudo ser el Madrid de los 80, quedó perfectamente reflejada en la música que se hizo en aquel entonces, reflejo del bullicio juvenil y cultural que se vivió en aquellos días. De aquella eclosión musical, ya hablamos en su día de Mamá, y su pop descarnado y descarado, desaprovechado y maltratado por las discográficas, que lo desfiguraron y desnaturalizaron de alguna manera, con una producción desafortunada, sobre todo en su segundo disco.

Y hoy le toca el turno a Los Secretos. Precisamente hoy que hace 6 años que nos dejó Enrique Urquijo, o precisamente por ello, hoy me apetece hablar de ellos, del grupo de los hermanos Urquijo.
Los Secretos me acompañaron aquellos años, en los que empezaba a descubrir y saborear esto de la música, en un lugar preferente entre todos los grupos que empezaba a oír, pero aún hoy, sus dos primeros discos me parecen de lo mejor que se ha hecho por estas tierras. Pop por la cara en estado puro.
Su primer disco, titulado Los Secretos y publicado por Polydor en 1981, es una joya. Canciones certeras, repletas de estribillos y melodías que se adhieren como una lapa a tu epidermis. De fácil absorción y asimilación, pero que no cansan, no saturan y te atrapan. Ah! Y con una producción, si no perfecta, si muy adecuada a su sonido, un sonido limpio donde todo está en su sitio y suena perfectamente. Es pop, pop por la cara, sin grandes ambiciones ni comeduras de tarro, pero es perfecto. Ojos de perdida, Que puedo hacer yo, Me siento mejor, No supe que decir, Me aburro, Niño Mimado. Bufff ¡! Se acaba la primera cara y casi no me he enterado. Me llega, sí me sigue llegando y han pasado casi 25 años.



Déjame, Fuertes emociones, Otra Tarde, Se fue como llegó, No me digas nada, Sobre un vidrio mojado...Realmente no sé que decir, son fuertes emociones las que me traen a la memoria otra tarde más este disco. No me digáis nada, ¿babosos? ¿porqué? ¿por que hablan de chicas y se lamentan de su mal rollo con ellas? Venga ya... El rock & roll está repleto de historias de estas, cantadas por muchos de los que hoy llamamos grandes grupos de la historia de la música pop. Este disco es una auténtica explosión pop en el Madrid de los 80, y como dije antes uno de los mejores discos que se han hecho en castellano.

Tras esta joya, una joyita: Todo sigue igual, su segundo disco, publicado un año después. Y casi sigue igual..., el disco continuaba la línea del primero, más pop por la cara, aunque esta vez menos certero, menos inmediato, y con una producción menos brillante, pero repleto de buenas canciones. Sirvan como muestra, Problemas, Cuando las luces se apagan, Todo sigue igual, Ha llegado el fin, Aunque ahora corras, Trae en tu cara y su tan criticada versión del Ráfagas de los Bólidos. Joder, si casi las he nombrado todas... Dos discos, para mi cruciales dentro del pop nueva olero que se hizo a comienzos de los 80 en Madrid. Tras estos dos discos, Los Secretos dieron un giro a su sonido, empezando a incluir matices de aromas demasiado countrys para mi gusto, que les hicieron salir de mi órbita musical. Pero eso es otra historia y ya me estoy enrollando demasiado.
Si no los has escuchado, pasa de prejuicios y escúchalos, a lo mejor te sorprenden.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada