miércoles, 12 de octubre de 2011

THE EYES - Energía mod en mitad de los 60

Publicado el  10/11/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


The Eyes fueron uno de esos grupos que cultivaron el lado más enérgico y vitalista, así como la urgencia pop más colorista, de la escena musical británica de mediados de los 60. De inclinaciones netamente mod, The Eyes supieron impregnar a sus canciones, al igual que clásicos como Small Faces, Who, Kinks, y en menor medida Creations, el sentir vitalista y efervescente, que aquella generación de jóvenes mods quería imprimir a sus vidas.

Sus canciones transpiran pasión, y energía. Esos guitarrazos melódicos llenos de feedback, que marcan el ritmo del que fue su primer single, When the Nights Falls, o las guitarras entrecortadas al estilo de los Kinks de la cara b del single, I’m Rowed out, te incitan a la acción, al movimiento, a revelarte contra lo establecido, a disfrutar de cada momento como si todo se fuera a acabar un minuto más allá. Dos fantásticas canciones de un single explosivo y genial, que curiosamente pasó desapercibido en su momento, pero que hoy en día tiene un lugar de honor entre los que amamos aquella música y aquel momento.

Tras su espléndido arranque del 65 con el single mencionado, The Eyes probaron fortuna de nuevo en el 66 con otras dos buenas canciones, aunque algo menos contundentes. The Inmediate Pleasure y My Degeneration, que constituyeron respectivamente las caras A y B de este single. The Inmediate Pleasure es una acelerada pincelada pop, que nos vuelve a sumerger en esa visión anfetamínica de energía multicolor que dominaba el momento, y que podría perfectamente formar parte del A quick One de los Who, mientras que My Degeneration es un curioso homenaje a los Who con cierto toque humorístco, que sigue en algunos tramos la estructura del clásico My Generation, himno de toda una generación.
Tras el nuevo fracaso comercial del single y del EP The arraival of the Eyes, que incluía los dos primeros singles de la banda, se les comienza acabar el crédito que su compañía (Mercury) les había dado, de forma que el desánimo empezó a hacer mella en la banda, que a pesar de todo, todavía tendría tiempo y ganas de regalarnos otra tremenda explosión de energía pop-art, el fantástico You’re Too Much, que se inicia con un torrente de guitarrazos espectaculares, que desemboca en una melodía de sonoridades garageras, cantada con una garra y fuerza apabullantes. De veras, de lo mejor,de lo mejor.



Finalmente en el 67, tras el fracaso comecial, y cansados de las presiones comerciales de su compañía, que les obligaba a realizar insípidas versiones de temas del momento (por ejemplo Goodday Sunshine de los Beatles), The Eyes desaparecieron de la escena musical.

The Eyes protagonizaron uno de esos casos insólitos y paradójicos que de vez en cuando se dan en la escena músical, ya que a pesar de tener aparentemente todo lo necesario para triunfar y vender un montón de discos(buena imagen y buenas canciones), allá en 1965, se quedaron sin el reconocimiento que seguramente merecieron


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada