domingo, 23 de octubre de 2011

DAVE PIKE - Jazz for the Jet Set (1966)

Publicado el  3/01/2006 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


Atrás quedó el 2005. Otro año más para recordar con sus cosas buenas y malas. Y hoy vamos a comenzar el recorrido por este flamante recién estrenado 2006, hablando de otro gran disco de jazz instrumental, repleto de vibes, marimbas y hammond, grabado en Nueva York por el vibrafonista Dave Pike y publicado en los años 60, más concretamente en el mágico 1966: Jazz for the Jet Set

Jazz for the Jet Set es uno de esos discos cuya música genera la atmósfera perfecta para acompañar esos últimos momentos de la noche, donde se entrecruzan esperpénticos bailes y maliciosas miradas que coquetean o batallan por un placentero final. O al menos, eso es lo que me sugieren a mi estos excelentes 8 temas que conforman un espléndido disco de soul jazz y latin jazz, de poco más de media hora que debería ser, si es que no lo es, un auténtico clásico de la escena groovy de los 60. La verdad es que el disco me parece arrebatadoramente atrayente desde su deliciosa portada sixty, de tonos rosados, en la que aparece una preciosa modelo ataviada con el elegante uniforme, de aquellos días, de las azafatas de las líneas aéreas Pan-Am. Pero una vez que sacas el disco de su espléndido envoltorio, la aguja entra en contacto con el disco, empieza a sonar la música, y una dulce agitación se apodera de ti, empujándote a bailar sin parar, mientras un exceso de color ilumina tu imaginación repleta en ese momento de imágenes pop de diversa índole.

Suena Blind Man, Blind Man, el tema que abre el disco, un tema de indudable toques latinos donde descubres la delicada elegancia del vibráfono, que lleva el peso del ritmo, arropado en esta ocasión y en casi todo el disco, por una vibrante trompeta y un humeante hammond. Sólo puedo decir dos palabras: excitante sonido.  Pero esto es sólo el comienzo, por delante tenemos casi 35 minutos más de embriagadores momentos. Tras Blind Man, llega otro trepidante tema, esta vez de algo que podríamos llamar soul jazz o mod jazz como lo denominan los chicos de Kent Records, el visceral y agotador Jet Set, que no podrás dejar de bailar de principio a fin. Otra vez vibráfono, vientos y hammond en trepidante sintonía que afortunadamente para nuestro ritmo cardíaco, aflojan el frenesí en el siguiente tema, una correcta versión del clásico Sunny, aterciopelada por la insinuante y fría belleza del vibráfono. Momento ideal para el relax, para saborear esa copa y otear las posibilidades de la noche. Tregua que finaliza junto con el tema, ya que inmediatamente nos sumergimos en otra entrega de excelente de soul jazz, de la mano de When I’m Gone. Más soul y más baile si cabe, que se suaviza y rellena de aromas latinos con el siguiente tema, You’ve Got Your Troubles, un tema que se baila más pausadamente y que se escucha con enorme deleite, y que además contiene una de las melodías más bellas del disco, cercana a los ritmos del boogaloo, referencia que se refleja igualmente en el intenso y groovy tema siguiente, el titulado Sweet Tater Pie, uno de los temas más sudorosos y bailables del disco, que no te dará respiro mientras tus piernas aguanten, pero que dará paso a la reposada y nostálgica Just Say Goodbaye (en el vídeo), donde el ritmo decrece y la atmósfera se relaja, para darnos un último momento de descanso fuera de la pista, hasta la llegada de Devilette, el tema que cierra y despide el disco con un ritmo y un hammond arrebatador.



Un disco excelente con dos peculiaridades: Dave Pike, protagonista principal del disco y excelente vibrafonista, sólo toca las marimbas en este disco, y Herbie Hancock, habitual del piano, toca el órgano hammond, algo que no repitió en exceso ni con antelación a este disco ni durante los años siguientes.
Sin duda seguiremos hablando de Dave Pike (ignorado en su día, y justamente recuperado hoy a raíz de la explosión del acid jazz), de vibes , y de soul jazz y latin jazz, ya que son muchos los excelentes discos que se cobijan bajo este excitante tipo de música.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada