domingo, 2 de octubre de 2011

THE CHIFFONS - Doolang doolang doolang..

Publicado el 09/10/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera

Que os parece si hablamos un poco de los grupos de chicas, ese aluvión fresco y juvenil de voces femeninas y canciones pasionales e ingenuas, a veces no tan ingenuas, que triunfó e impregnó las ondas musicales de finales de los 50 y primeros 60, hasta que los chicos del beat inglés , y el soul ya catalogado como soul las relegaron a un papel menor a mediados de los 60.
Grupos de chicas entre los están nombres tan ilustres como The Ronnettes, The Crystals, y The Shirelles, siempre rodeadas de los mejores compositores y productores de la época, Phil Spector, Carole King y G. Goffin, E. Greenwich y Jeff Barry, entre otros.

Y de entre estos grupos, voy a empezar por hablaros de The Chiffons, no tan conocidas como las citadas, pero igual de deslumbrantes y con un buen puñado de temazos de soul vocal, que han perdurado y perdurarán para siempre en nuestro recuerdo como One Fine Day o He’s so fine.

The Chiffons, las reinas del doo-lang doo-lang a comienzos de lo 60, las formaban 4 chicas de color, Patricia Bennet, Barbara Lee, Sylvia Peterson y su vocalita principal Judy Craig, Neoyorkinas del Bronx ,que estaban apadrinadas por The Tokens, grupo vocal de éxito en aquellos días, y que fueron lanzadas por el sello Laurie como contrapunto a las Shirelles y las Crystals, los dos grandes grupos de chicas del momento.



En 1962 lanzaron su primer éxito en las listas, el maravillosos He’s so Fine, que meses más tarde en el verano del 63 fue refrendado por otra maravilla de poco más de 2 minutos One Fine Day. Aquí iniciaron su período más exitoso hasta el 65 donde sacaron a la luz gemas de soul vocal del calibre de My Boyfriend’s back, Stop Look & Listen, Oh My Lover, When the boys Happy (The girls happy too), I Have a boyfriend, Sweet Talking Guy y la extravagante Nobody Knows what’s going on in my mind but me, puro anticipo de psicodelia soul en pleno 1965
En definitiva un grupo de soul vocal, que rellenó una parte muy importante de aquella época, en la que grandes compositores y productores creaban verdaderas joyas de pop que interpretaban al inicio del soul los llamados grupos de chicas. Pura delicia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada