jueves, 6 de octubre de 2011

BILLY STEWART – Sensibilidad, elegancia y emoción dentro del soul de los 60.

Publicado el 20/10/2005 en Sensaciones Sonoras en La Coctelera


Billy Stewart es dentro del soul de la primera mitad de los 60 sinónimo de elegancia, emoción e innovación vocal. Y diréis...bueno como muchos. Sí, es cierto, si te gusta el soul es fácil encontrar vocalistas negros de la época que cumplen ese binomio de emoción y elegancia en sus interpretaciones y desde luego Billy Stewart es uno de ellos. De acuerdo, no es Sam Cooke, ni Otis Redding, ni Marvin Gaye, ni James Brown, ni...., la lista es larga. No aparece con letras de oro en las enciclopedias de soul, sino más bien en un discreto segundo plano, pero da la casualidad que algunos de sus temas me tocan de una forma muy especial la fibra sensible, de forma que esos temas me enganchan de igual manera que muchos de los interpretados por los clásicos citados inicialmente.

Me acerqué a Billy Stewart a través de temas suyos incluidos en recopilatorios del estupendo sello Kent Records, donde siempre se colocaba dentro del top 5 de esos recopilatorios en los que se incluían sus temas. Esto me arrastró a buscar sus discos (difícil tarea) hasta que conseguí hacerme con un recopilatorio Billy Stewart: The Millenium Collection, que confirmó mis sospechas: con sólo 16 canciones Billy Sterwart pasaría a estar dentro de mis vocalistas de soul favoritos de todos los tiempos.
Calidad vocal llena de matices, fuerza emocional, buen compositor y arreglos muy bien escogidos y apropiados a su peculiar tono y forma de cantar y cercanos al elegante estilo de Chicago, además de una selección perfectamente equilibrada entre los temas más bailables y los momentos más íntimos, hicieron que este disco y Billy Stewart se colaran en el grupo de mis elegidos.



Su rasgo más característico era su peculiar manera de cantar ya que según dicen fue el creador de algo denominado “word doubling”, que como indica Luis Lapuente en su libro Historia Guía del Soul, que os recomiendo,es una técnica interpretativa que combinaba el atropello silábico con un dominio milimétrico del melisma (una sola sílaba cantada sobre varis notas).
Si escuchas su versión del Summertime de Gershwin entenderás perfectamente de que se trata, y la energía con la que lo desarrolla.

 Este voraz soulman conocido Billy “Fat Boy” Stewart, que pesaba más de 100 kilos, desarrolló sus mejores años musicales entre el 1962, año en que sacó su espléndida balada Reap What You Sow, y el 70, año en el que desgraciadamente a la vuelta de una actuación, perdió la vida junto a tres de sus músicos en un accidente de tráfico, al despeñarse por un río helado. De nuevo un triste final para un gran soulman. Pero bueno, afortunadamente siempre nos quedarán sus maravillosas canciones:
-Fat Boy, precios medio tiempo en el que una simple guitarra y su inmensa voz, al estilo del mejor Cooke, nos ponen los pelos de punta
-Do I love You, preciosa balada soul orquestada, tipo crooner inmenso
-Reap What You Sow, su primer éxito, y un increíble tema vocal a medio camino entre las ultimas composiciones de los grupos vocales de finales de los 50 y el comienzo del soul, eso que llamaron bird -Sitting on the Park, inmenso tema del propio Stewart popularizado entre otros por Georgie Fame, que desborda emoción y elegancia. Es uno de esos temas que llevaron hasta él.
-Secret Love y Every day I Have the blues, vibrantes y bailables temas soul, donde hace muy patente su típico estilo vocal
-Cross My Heart, Strange Feeling, perfectas baladas soul don de la sensibilidad aflora con emoción por todos los rincones.
Y  así podríamos seguir citando muchos de los temas de Billy Stewart, un grande dentro de mi modesta colección de discos de soul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada