sábado, 10 de septiembre de 2011

THE LINK QUARTET – Beat.It (2002)

Beat it es una trepidante incursión en el excitante alboroto del soul-jazz más frenético, y pegajoso, dominado por arrogantes impulsos de hammond y sudoros guitarrazos de descarnado R&B. Un elocuente y demoledor guiño a los 60, que recupera todo el descaro y la frescura de aquella época, con una intensidad casi malsana, conjugando con maestría la fiereza de los Small Faces, el vigoroso ritmo de Booker T & The MGs, el intenso groove de Jimmy Smith, y la jovialidad pop de aquellas oscuras gemas instrumentales, de librerías musicales, que poblaban las sintonías de los telefilmes y programas de TV de la época. Un disco explosivo, que la banda italiana The Link Quartet, publicó en el 2002 para el sello americano Hammondbeat Records.






Fue su segundo disco grande, y es para mi uno de los mejores ejercicios de vibrante hammond instrumental que han aparecido en los últimos años. Una pequeña maravilla a la altura de los mejores discos de The James Taylor Quartet, The New Matersounds o The Diplomats of Solid Sound, que demuestra el verdadero talento y la destreza a los teclados de Paolo “Apollo” Negri, el líder de la banda, que aquí es acompañado por Giulio “Link” Cardini a la guitarra, Renzo Bassi al bajo y Tony “Face” Bacciocchi a la batería, sin olvidarnos de la dulce y seductora voz de Betty Quartieri que aparece en el único tema vocal del disco, el delicioso If I Could Only Be Sure, pop soul de altos vuelos, y de la flauta de Mauro Sbuttonique, que apreciamos en la espectral y delicada Little Italy Serenade, que comparten protagonismo con un buen puñado de desenfrenados instrumentales de abrasivo hammond, hirientes guitarras y ritmo trepidante entre los que destacaría esas festivas e impetuosas Strudel Girl, Be Yourself, Beat it, Somebody Stole My Thunder, Marshall Jim 100, y una acertada versión del Happy Boys Happy de los Small Faces, aunque posiblemente ninguna de ellas llegue al grado de excelencia que The Link Quartet consiguen con la excitante An Evening With Linda Lovelace, de tierno y sinuoso comienzo.


Altamente recomendable si eres de los que disfrutan con el abrasivo hammond B3.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada